Desenterradores es el nuevo oficio en México, el país de las fosas

Ante la ineficiencia de las autoridades ahora pagan un sueldo a personas para que se dediquen por completo a rastrear, excavar y encontrar a sus seres queridos.


Hace algunos días, el gobierno de México presentó el primer informe oficial de fosas clandestinas halladas en el país. Este registro está contemplado en el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, que opera en México desde enero de 2018.

Por ahora, los datos se refieren únicamente a los hallazgos que se han tenido de diciembre de 2018 al 13 de mayo de este año. Se encontraron 222 fosas clandestinas, en 81 sitios distintos: cerros, páramos y terrenos pantanosos a lo largo y ancho de todo el país.

En estos 81 lugares, investigadores y familiares de las víctimas ubicaron 337 cuerpos. Los estados de Colima, Tabasco, Sonora, Zacatecas, Guerrero y Jalisco representan el 72% del total de las fosas encontradas. Veracruz es la entidad en donde se localizaron mayor número de fosas con una cifra de 76. 

Diferentes estudios e investigaciones periodísticas ofrecen una imagen desoladora del país, convertido en una enorme tumba.

De 2006 a 2016, se encontraron al menos 2.884 cuerpos en 1.978 fosas, de acuerdo a los datos de organizaciones civiles. Y faltan las de 2017 y 2018.

Así, ante el aumento alarmante de personas desaparecidas en el país y la inacción e ineficacia de las autoridades por resolver la grave crisis de Derechos Humanos en México, ha surgido un nuevo oficio: los desenterradores.

“Amigo, le dijo, yo no vengo a hacerte mal. Perdóname si te lastimé, tengo que escarbar porque tengo que encontrarte”. Es la manera en que un desenterrador habla con los muertos, con los restos de seres humanos escondidos debajo de la tierra.

“No son padres detrás del rastro de sus hijos, tampoco voluntarios. Son jornaleros que rascan la tierra a cambio de un sueldo pagado por los familiares de desaparecidos, en un país que tiene arriba de 40 mil desaparecidos y más de 240 mil muertos en 12 años”, detalla la crónica publicada en la revista Gatopardo: Los Jornaleros forenses.

La guerra contra el narco que el expresidente Felipe Calderón declaró en 2006, lejos de acabar con el narcotráfico y la criminalidad derivada de los actos ilícitos,  la estrategia de seguridad dejó a México sumido en una espiral de violencia, que de acuerdo con fuentes oficiales, existe evidencia documental de al menos 250.547 homicidios en el país entre diciembre de 2006 y abril de 2018. Y un número no preciso de desaparecidos. “México es una gran fosa”, dijo el subsecretario de Derechos Humanos. 

Son 500 dólares los que se ocupan cada semana para pagar los sueldos de la brigada. La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas las dota de algunos recursos pero no son suficientes.

Para solventar los gastos hacen rifas, venden cosas, tienen bazares... han financiado los trabajos de búsqueda en el predio Colinas de Santa Fe, hasta la fecha les ha costado aproximadamente 1 millón 300.000 de pesos.

El Colectivo Solecito ha encontrado 70.000 huesos y 302 cuerpos en Colinas de Santa Fe, algunos de estos restos son solo diminutos fragmentos, sin embargo, para las familias que esperan noticias de sus desaparecidos son lo único que podrían recuperar.

NOTICIAS DESTACADAS