viernes 24 de enero de 2020
Santa Fe | Ministerio de Salud | Salud | Santa Fe

Una mujer está en estado reservado por un caso de fiebre hemorrágica

Se trata de una mujer oriunda de Rosario que habría contraído la enfermedad en una zona endémica. Actualmente se encuentra internada y su pronóstico es reservado.

Desde el Ministerio de Salud de la provincia confirmaron el diagnóstico en el exterior de un caso probable de Fiebre Hemorrágica en una paciente oriunda del departamento de Rosario. La paciente habría contraído el cuadro en una zona endémica de la provincia.

Actualmente la mujer se encuentra internada en cuidados intensivos y su pronóstico es reservado.

¿Qué es la fiebre hemorrágica?

La fiebre hemorrágica argentina, también conocida como “mal de los rastrojos”, es una enfermedad infecciosa endémica en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, sur de Córdoba, sur de Santa Fe y norte de La Pampa. La produce el virus Junín, que tiene su reservorio en roedores silvestres de la especie Calomys musculinus (conocida como laucha manchada, laucha del maíz, ratón maicero).

La transmisión a los humanos ocurre principalmente por la inhalación de pequeñas partículas aerosolizadas de secreciones de roedores infectados o por el contacto directo con roedores.

Esta enfermedad la contraen principalmente personas que trabajan, viven o visitan el campo o estuvieron en contacto con sitios invadidos por roedores del campo, los cuales eliminan continuamente el virus a través de su saliva y orina, contaminando el medio ambiente en el que viven.

Los primeros síntomas se evidencian a través de fiebre, decaimiento y dolor de cabeza. Luego pueden presentarse dolores musculares, de articulaciones, detrás de los ojos, mareos, náuseas y vómitos. Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas es importante consultar al médico ya que existe un tratamiento que, si se administra a tiempo, aumenta las posibilidades de curar la enfermedad.

Fiebre hemorrágica.jpg

¿Cómo se trata?

El tratamiento consiste en la administración de plasma inmune específico. Es extremadamente efectivo y reduce la mortalidad al 1% si se administra dentro de los 8 días del comienzo de la enfermedad. Por eso es muy importante no demorar la consulta.

¿Cómo se previene?

Si bien el control de los roedores o el control del contacto humano con los roedores es dificultoso, se recomienda para prevenir la enfermedad:

• Mantener una higiene cuidadosa, principalmente de las manos y cambio de ropas, cada vez que se hayan frecuentado zonas con roedores.

• No introducir tallos, hojas o granos en la boca.

• No acostarse sobre bolsas o en el suelo.

• Comer y dormir en habitaciones limpias.

• Usar calzado cerrado.

• Mantener desmalezados los alrededores de la vivienda para evitar que las lauchas se acerquen a ella; disponer de lugares libres de maleza para los juegos de niños.

• No destruir la fauna depredadores de roedores, tales como lechuzas, lechuzones, chimangos y gatos.

¿Existe una vacuna para prevenir la enfermedad?

Existe una vacuna, Candid #1, que previene la Fiebre Hemorrágica Argentina, se aplica a partir de los 15 años en una dosis, en áreas endémicas de la enfermedad (Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y La Pampa). Es la única disponible a nivel mundial y tiene una eficacia del 95%.

Debe realizarse por lo menos un mes antes de que se realicen actividades de riesgo a fin de asegurar la protección.

La vacunación es la principal forma de prevenir la Fiebre Hemorrágica Argentina, es altamente eficaz y se encuentra en el calendario oficial desde el año 2007, y disponible en los efectores públicos del Ministerio de Salud de la Provincia. La implementación de la vacuna logró reducir significativamente los casos de FHA en las poblaciones afectadas.

Es recomendable que tanto hombres como mujeres mayores de 15 años que residan o desarrollen actividades en zonas endémicas reciban la vacuna. Sin embargo para hacerlo deberán cumplimentar una serie de requisitos entre los que destacan: no haber recibido Candid #1 previamente. En el caso de las mujeres, no deben estar embarazadas o amamantando. No estar recibiendo corticoides sistémicos o presentar cuadros de inmunosupresión congénitos o adquiridos.

No haber recibido otras vacunas y/o gammaglobulinas, cualquiera sea, en el mes previo, ni recibirlas en el mes posterior a recibir la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina.

Dejá tu comentario