lunes 10 de agosto de 2020
Internacionales | pandemia | Coronavirus | cuarentena

Por qué el coronavirus plantea una "nueva normalidad" en occidente

El doctor en Ciencias Politicas y Sociales, Andrés Malamud, que se desempeña como investigador del Instituto de Ciencias Sociales (ICS) de la Universidad de Lisboa, analizó en Aire de Santa Fe la situación social, política y económica de la pandemia en el mundo. ¿Qué pasa entre Estados Unidos y China? ¿Hay esperanza con la vacuna?

La pandemia del coronavirus llegó por sorpresa para gran parte del mundo y avanzó rápidamente llevándose miles de vidas y destrozando las economías de los países que pronto se enfrentaron a la dicotomía entre la “salud” y la “economía”. Una dicotomía que “es verdadera porque salud y economía significan vidas y vidas”, según dijo en una entrevista con Aire de Santa Fe, el politólogo e investigador del Instituto de Ciencias Sociales (ICS) de la Universidad de Lisboa, Andrés Malamud.

En una charla con Luis Mino en Ahora Vengo, Malamud dijo que el mundo se enfrenta a una gran crisis económica y social. “Tanto la salud como la economía significan vidas. Una economía rota significa pobreza. Con una cuarentena infinita nos morimos todos de hambre. Hay que hacer la cuarentena que sea necesaria y salir lo antes posible”, analizó el especialista.

“Tanto la salud como la economía significan vidas. Una economía rota significa pobreza. Con una cuarentena infinita nos morimos todos de hambre. Hay que hacer la cuarentena que sea necesaria y salir lo antes posible”, analizó el especialista. “Tanto la salud como la economía significan vidas. Una economía rota significa pobreza. Con una cuarentena infinita nos morimos todos de hambre. Hay que hacer la cuarentena que sea necesaria y salir lo antes posible”, analizó el especialista.

La realidad de todos los países es distinta. A cada uno, la pandemia lo está afectando de forma distinta. Países que tienen un porcentaje inferior de pobreza, como un 10%, probablemente sientan el impacto en sus economías de una manera más significativa. Pero las naciones que están acostumbradas a tener altos porcentajes de pobreza, podrían sentirlo menos.

inglaterra-coronavirus
Inglaterra flexibiliza de a poco la cuarentena.

Inglaterra flexibiliza de a poco la cuarentena.

En Argentina, el alto nivel de asistencialismo a los sectores más vulnerables dejó en los últimos años al menos, a la clase media más desfavorecida en cada crisis. Esta vez, no será diferente. Los sectores que tenían un negocio o trabajaban en relación de dependencia y sus empleadores cerraron la empresa, se quedarán repentinamente sin ingresos. Según Malamud, “esto tiene consecuencias psicológicas y políticas, llamamos anomia que es la falta de ley, de normas”. Estas personas, “no saben cómo comportarse ante esa situación. ¿Cómo hacemos para coordinar una sociedad que no sabe a dónde pertenece?”, reflexionó.

Leer más ► Cómo están los países más afectados por la pandemia del coronavirus

La nueva normalidad

Malamud explicó que lo que sucedió en occidente es que “habíamos tenido suerte por 20 años”, de no sufrir una epidemia de coronavirus o similar. “Este es el séptimo coronavirus que salta de los animales a los humanos. Sólo que este es más contagioso y relativamente letal. En occidente nos agarró por sorpresa. En cambio, en Asia y África están súper acostumbrados a vivir con epidemias, como el ébola o el sida que viene e África también, y los coronavirus que vienen de Asia”, contó.

“En occidente tuvimos 20 años de suerte, por eso pensamos que no nos iba a tocar nunca. En Asia pacífico ya tenían la costumbre de la distancia y los protocolos para cuando hiciera falta, no necesariamente hicieron la cuarentena como nosotros”, explicó el especialista.

“Este es el séptimo coronavirus que salta de los animales a los humanos. Sólo que este es más contagioso y relativamente letal. En occidente nos agarró por sorpresa. En cambio, en Asia y África están súper acostumbrados a vivir con epidemias, como el ébola o el sida que viene e África también, y los coronavirus que vienen de Asia”, contó. “Este es el séptimo coronavirus que salta de los animales a los humanos. Sólo que este es más contagioso y relativamente letal. En occidente nos agarró por sorpresa. En cambio, en Asia y África están súper acostumbrados a vivir con epidemias, como el ébola o el sida que viene e África también, y los coronavirus que vienen de Asia”, contó.

La nueva normalidad para occidente será el uso del barbijo y el protocolo de distanciamiento social, la normalidad de oriente. “El barbijo llegó para quedarse. En Asia pacífico los barbijos los acompañan desde hace dos décadas. Los usan los que creen que pueden estar enfermos. El protocolo social es usarlo como una muestra de respeto, para no contagiar”, contó el investigador. “La nueva normalidad son los protocolos de distanciamiento social y a seguir la vida adelante”, dijo.

china-coronavirus.jpg
En China sucedió el primer brote del nuevo coronavirus.

En China sucedió el primer brote del nuevo coronavirus.

El problema será para la gente mayor, ya que los más pequeños podrán ir adoptando este hábito desde más temprano. “Los chicos son moldeables, van a acostumbrarse a andar con barbijo”, dijo Malamud.

“La nueva normalidad son los protocolos de distanciamiento social y a seguir la vida adelante”, explicó Malamud. “La nueva normalidad son los protocolos de distanciamiento social y a seguir la vida adelante”, explicó Malamud.

Los comportamientos de la normalidad que viene no tendrían muchos más cambios. “Mi impresión es que a nivel micro habrá cambios. Seremos menos consumistas, más higiénicos y tendremos más conciencia. Pero estoy seguro que la lección sirva a nivel macro”, sostuvo el investigador. “Van a quedar cosas en la vida cotidiana como la distancia social, el protocolo cuando tosemos o bostezamos. Esas cosas llegaron para quedarse. Sobre la solidaridad y el cuidado del ambiente no estoy seguro”, dijo.

Leer más ► Brasil superó el medio millón de contagios y Sudamérica es el nuevo epicentro

“Van a quedar cosas en la vida cotidiana como la distancia social, el protocolo cuando tosemos o bostezamos. Esas cosas llegaron para quedarse", contó el investigador. “Van a quedar cosas en la vida cotidiana como la distancia social, el protocolo cuando tosemos o bostezamos. Esas cosas llegaron para quedarse", contó el investigador.

¿Y qué hay del consumismo? Según estimaciones, después de la salida de la pandemia, las personas consumirán entre un 5 y un 10% menos que antes.

La dependencia de la tecnología si bien aumentó en estos meses de crisis, occidente aún no tiene la obligación de usarla. Malamud explicó que hay países en oriente donde es obligatorio el uso de los teléfonos celulares, que son la billetera y el traductor de las personas. “En occidente no tenemos obligación de usar tecnología. Si no la uso, al costo lo pago yo porque no estoy comunicado. En oriente y Asia el teléfono sí es obligatorio. Es el dinero porque pagan con el teléfono y es el traductor. La tarjeta de crédito no se usa más en China. Ahí son evaluados por el gobierno. En occidente es diferente, todavía usamos el celular porque nos gusta, porque nos conviene”, explicó el politólogo.

China vs. Estados Unidos

La polémica sobre cómo se desató la pandemia es otro de los temas con el que el mundo está lidiando. ¿Quién es el paciente cero? ¿Dónde se originó el virus? ¿Por qué se tomaron las medidas que se tomaron? Las respuestas no existen. Para el investigador, ni China ni Estados Unidos le darán a la población una respuesta “real”.

Estados-Unidos-Donald-Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“No le creo a las autoridades chinas ni a Donald Trump. No son los chinos ni los norteamericanos. Son los gobiernos de China y Estados Unidos que mienten por intereses. Fue el gobierno provincial de China el que engañó al Nacional”, interpretó el especialista.

“No le creo a las autoridades chinas ni a Donald Trump. No son los chinos ni los norteamericanos. Son los gobiernos de China y Estados Unidos que mienten por intereses. Fue el gobierno provincial de China el que engañó al Nacional”, interpretó el especialista. “No le creo a las autoridades chinas ni a Donald Trump. No son los chinos ni los norteamericanos. Son los gobiernos de China y Estados Unidos que mienten por intereses. Fue el gobierno provincial de China el que engañó al Nacional”, interpretó el especialista.

Sobre las medidas adoptadas por los países más afectados, y también de los más poblados del mundo, como Brasil y Estados Unidos, Malamud dijo que ambos países se parecen en otros aspectos. “Son dos países muy parecidos en varios aspectos como la tradición, la religiosidad y el liderazgo. Son líderes muy parecidos que gobiernan sobre la división y basan su reelección en el crecimiento económico. El crecimiento económico se termina con la pandemia. Están aplicando la ley y el orden ahora. Vienen gobiernos de derecha mucho más duros. Los disturbios sociales les convienen a los presidentes para gobernar con la mano dura”, comentó.

Leer más ► Chile superó los 1.000 muertos y los expertos pidieron un cambio de estrategia

¿Hay esperanza?

La esperanza para que la pandemia se termine también es foco de discusión en el planeta. Hay quienes han optado por la autoinmunidad, dejando que la curva de contagios se dispare y hay quienes han puesto restricciones duras esperando que llegue la “bendita” vacuna.

Para Malamud, tal vez la vacuna no sea necesaria el próximo año. “No tengo expectativas de que la vacuna llegue. Quizá el año que viene no haga falta porque iremos inmunizándonos y el virus no va a encontrar personas susceptibles”, sostuvo.

Para Malamud, tal vez la vacuna no sea necesaria el próximo año. “No tengo expectativas de que la vacuna llegue. Quizá el año que viene no haga falta porque iremos inmunizándonos y el virus no va a encontrar personas susceptibles”, sostuvo. Para Malamud, tal vez la vacuna no sea necesaria el próximo año. “No tengo expectativas de que la vacuna llegue. Quizá el año que viene no haga falta porque iremos inmunizándonos y el virus no va a encontrar personas susceptibles”, sostuvo.

Y cerró diciendo que su optimismo es a largo plazo, no a corto plazo. “Antes habrá un derrumbe, aunque no en todos los países será de la misma dimensión. Hay países exitosos que habrá que estudiarlos como el caso de Alemania o Nueva Zelanda”.