domingo 25 de octubre de 2020
Internacionales | Vaticano | Coronavirus | Papa Francisco

El Vaticano en alerta tras conocerse que once guardias suizos tienen coronavirus

Ya son once los guardias suizos del Vaticano que dieron positivo por coronavirus y que debieron aislarse. El Papa Francisco avisó a los fieles que suspendería los contactos cercanos por un tiempo para evitar las aglomeraciones de personas y la posible difusión del virus.

La Guardia Suiza, el cuerpo militar que custodia al Papa Francisco en el Vaticano, informó siete nuevos contagios de coronavirus entre su personal, lo que eleva a once los positivos y que llevaron a la institución a adoptar nuevas medidas de seguridad para evitar la difusión de la enfermedad.

"Tras los controles efectuados en los últimos días, se obtuvieron otros siete resultados positivos entre los guardias suizos, con lo que el número total de pacientes identificados ascendió a once", planteó el cuerpo anoche en un comunicado.

"Los casos positivos fueron aislados inmediatamente y se están realizando ulteriores controles", agrega la nota del cuerpo de seguridad fundado en 1506 y que custodia los ingresos al Vaticano y los desplazamientos del pontífice.

vaticano.jpg
"Se han tomado las medidas más útiles, también en lo que respecta a la planificación de los servicios de la Guardia", dice un comunicado de la custodia Pontificia.

"Se han tomado las medidas más útiles, también en lo que respecta a la planificación de los servicios de la Guardia", dice un comunicado de la custodia Pontificia.

"Mientras tanto, además de lo que ya ha ordenado la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano para contener el contagio de Covid-19, se han tomado las medidas más útiles, también en lo que respecta a la planificación de los servicios de la Guardia, para excluir cualquier riesgo de contagio en los lugares donde la Guardia Suiza Pontificia presta sus servicios", planteó el comunicado.

"Los casos positivos fueron aislados inmediatamente y se están realizando ulteriores controles", dice la nota de la Guardia Suiza.

Entre marzo y junio, el Vaticano decidió cerrar sus museos como primera forma preventiva contra el coronavirus, y luego suspendió, hasta agosto, los encuentros del Papa Francisco con fieles durante meses.

Desde agosto, las audiencias generales que encabeza el pontífice se trasladaron a un patio interno del Vaticano en lugar de la tradicional Plaza San Pedro, y se dispuso un número máximo de 500 personas y la obligatoriedad del uso de barbijo.

Esta semana, Francisco, de 83 años, avisó a los fieles que suspendería los contactos cercanos por un tiempo para evitar las aglomeraciones de personas y la posible difusión del virus, pero que mantendrá, por el momento, las audiencias.