domingo 15 de diciembre de 2019

Internacionales | Gritos de la Tierra |

Cumbre del clima: una agenda urgente en un mundo sin liderazgos claros

La cita en Madrid busca comprometer a los países a redoblar esfuerzos para detener la marcha del calentamiento global

La Cumbre del Clima que comenzó hoy en España expone tanto los límites como las urgencias que la acción climática mundial demanda para ponerle un freno al calentamiento del planeta: en un mundo sin liderazgos claros que cruje por todos lados, enfocarse en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero no parece estar en el radar de las mayores potencias como Estados Unidos o China, enfocadas en su propia guerra comercial.

El problema es que, según el conocimiento científico generado durante los últimos 40 años, las naciones deben multiplicar por cuatro sus esfuerzos para reducir las emisiones contaminantes y lograr así que la temperatura global no suba más de 1,5 o 2 grados para el fin de siglo. Algo que, en teoría, debería quedar plasmado con planes concretos de acción en la próxima cumbre que tendrá lugar en Escocia. Ahora, en Madrid, es tiempo de (intentar) acelerar la transición para que en 2020 ya no haya excusas.

Leer más ► Qué se discute en la Cumbre del Clima 2019 que se celebra en Madrid

A pesar de las urgencias, el contexto es preocupante: mientras que a nivel global los últimos cinco años han sido los más calurosos desde que existen registros, Donald Trump decidió sacar a su país del Acuerdo de París (el convenio internacional que establece de qué manera los países pueden y deben contaminar menos) al considerar que la crisis climática “es un invento de los chinos”.

A favor, hay que decir que este año como nunca antes hubo masivas movilizaciones en muchos países pidiendo políticas urgentes para la crisis climática, en todos los casos lideradas por jóvenes que claman fuerte y claro que “no hay planeta B”. Bajo la inspiración de la adolescente sueca Greta Thunberg en todo el mundo floreció el movimiento “Viernes por el Futuro”, que también se consolidó en Argentina donde a lo largo de 2019 hubo tres marchas masivas con consignas ambientales.

Leer más ► Identifican las tres grandes corporaciones que generan más contaminación con plásticos a nivel mundial

Una cumbre “de transición”

Según informó la ONG argentina Periodistas por el Plantea, se reunirán en Madrid cerca de 50 Jefes y altos dirigentes de Estado, entre ellos los presidentes de Argentina, Bangladesh, Uganda, Ecuador y Honduras. Por su parte el Secretario General de la ONU, António Guterres, dijo que 70 países se han “comprometido con la neutralidad de carbono para el año 2050”, una cifra que la ONU espera que aumente para la próxima semana.

EL MUNDO on Twitter

La COP25 girará en torno a tres grandes cuestiones: ambición, mercados de carbono, y pérdidas y daños. En el primer punto se espera que Chile, España, el Reino Unido y la ONU convenzan a más países para que refuercen sus planes de reducción de emisiones.

En relación a los mercados de carbono las claves serán los artículos relativos al comercio entre países, a la creación de un nuevo mercado global y a la manera en la cual los mercados deben conducir a la reducción de emisiones.

Mauricio Macri on Twitter

Leer más ► Macri: "En el 2040, la producción eléctrica de Argentina será libre de emisiones"

Finalmente, en relación a las pérdidas y daños hay que señalar que los países en desarrollo buscan un mayor apoyo financiero de las grandes potencias, mientras que las naciones más ricas temen un futuro de desembolsos crecientes en compensaciones.

Argentina y la región, en crisis

América Latina tampoco tiene demasiado para festejar: si bien este año la cumbre debía tener lugar en el continente, la negativa en primera instancia del Brasil de Jair Bolsonaro a organizar un evento sobre algo que niega como el cambio climático y la posterior crisis social de Chile (el país que iba a acoger a la reunión tras el desaire brasileño) demuestran que, como decía Mafalda, lo urgente muchas veces no deja lugar a lo importante en la región más desigual del planeta.

Leer más ► Un habitante de Santa Fe contamina más la atmósfera que un francés o un español

Argentina merece algunos párrafos en particular: por un lado el país acaba de celebrar la sanción de una ley de presupuestos mínimos para luchar contra el cambio climático, lo que institucionaliza algunos programas de acción y les pone más presión a las provincias para encarar medidas concretas de adaptación y mitigación.

Por otro lado, el grado de debate en las capas altas de decisión política todavía es escaso o, pero aún, cuando aparece va en sentido contrario a la sustentabilidad. Un ejemplo de ello es el consenso que existe sobre Vaca Muerta, a la que oficialismo y oposición ven como un nuevo El Dorado a pesar de las evidencias que existen sobre la necesidad urgente de abandonar los combustibles fósiles e ir hacia una matriz de energías renovables.

Dejá tu comentario