lunes 24 de enero de 2022
Economía Maíz | Soja |

Proyectan fuertes pérdidas en la cosecha de maíz por la sequía extrema

La falta de lluvia en las provincias productoras de maíz complica el panorama de un cultivo que al principio de la temporada tenía buenas previsiones. Se estima que la pérdida en los rindes puede llegar al 50%.

La sequía generalizada que la cuenca del Plata viene padeciendo desde 2019 se agravó en el último mes con el recrudecimiento de La Niña y esto impacta directamente en la situación de los cultivos de maíz, que se encuentran en un momento clave de su crecimiento. Desde la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) advierten que la caída en los rindes puede llegar al 50% y que hay campos donde las pérdidas ya son totales.

El ingeniero agrónomo Cristian Russo, responsable de la Guía Estratégica para el Agro de la BCR, habló en Creo, el programa que conduce José Curiotto en la primera mañana de Aire de Santa Fe, y dijo que el campo atraviesa momentos de mucha preocupación por las inclemencias climáticas: "Otra vez estamos con temperaturas muy altas, el panorama es realmente complicado", lamentó.

La situación cambió en menos de un mes. "Hasta hace dos o tres semanas estábamos hablando de una súper cosecha de trigo y los cultivos venían bien, las lluvias de la primavera le habían ganado a La Niña, pero a partir de la segunda quincena de diciembre cambió todo y empezamos a sufrir estos calores y la falta de agua", precisó Russo y contó que entre los productores había muchas expectativas en torno a las precipitaciones pronosticadas para principios de año, pero que las mismas no fueron suficientes: para mantener la condición de los cultivos se necesitaba que llueva unos 50 milímetros, pero la mayoría de los campos recibieron alrededor de 15 milímetros únicamente. "Las lluvias no sirvieron para calmar la necesidad de agua del maíz", aclaró.

MAíz Sequía NA 002 _9x16.jpg
Entre los productores había muchas expectativas en torno a las precipitaciones pronosticadas para principios de año, pero las mismas no fueron suficientes.

Entre los productores había muchas expectativas en torno a las precipitaciones pronosticadas para principios de año, pero las mismas no fueron suficientes.

Russo explicó que La Niña es un evento que ocurre cuando baja la temperatura del agua en el Océano Pacífico: "Esto hace que llegue mucha menos humedad a la Argentina y en especial a la zona pampeana, lo que se traduce en años con lluvias por debajo de lo normal. Ahora este fenómeno se repite por segundo año consecutivo y cuando esto sucede el pronóstico es muy malo para nuestro país", detalló.

Leer más ► La Niña seguirá por lo menos hasta marzo y pone en riesgo las proyecciones en las cosechas

Para dar un ejemplo concreto de la rapidez con que cambió el panorama, Russo contó que en el sur de Santa Fe, en el área de influencia de Cañada de Gómez a El Trébol, hasta el 28 de diciembre todos los lotes de maíz estaban en condición buena a muy buena pero hoy, 14 días después, el 70% está en condición regular y el resto ya es malo: "Así de rápido fue el giro en las condiciones de un cultivo que tiene una inversión muy importante. Esto realmente nos preocupa", sostuvo y añadió que en Entre Ríos ya se perdió el 13% de la superficie sembrada con maíz y en el resto el rinde previsto bajó ya en un 50%.

A principios de enero, la estimación de daño en los rindes elaborada por los expertos de la BCR era de un 20% a un 40%: "Ahora estamos elaborando una nueva estimación que se va a dar a conocer en los próximos días, aún no tenemos el número final pero va a ser más importante que lo que estábamos esperando", anticipó Russo y dijo que el daño es "muy fuerte": "Sobre todo considerando que al principio de la temporada los indicadores que incluso nos hacían pensar que la producción podía ser récord tanto en maíz como en soja, pero en pocos días se dio vuelta el partido".

Leer más ► Ola de calor: gran parte del país en alerta por las temperaturas extremas

Maíz Sequía NA 003 _9X16.jpg
Se estima que la pérdida en los rindes de maíz puede llegar al 50%.

Se estima que la pérdida en los rindes de maíz puede llegar al 50%.

El estado de la soja

En torno al estado general de la soja, el ingeniero agrónomo señaló que las expectativas tampoco son alentadoras: "Si bien la situación general de la soja se define más tarde, entre la segunda quincena de enero y la primera quincena de febrero, ya estamos viendo que el cultivo se está quedando muy chiquito. Envejece pero no aumenta de tamaño, y eso afecta el rinde. La soja está aumentando su condición regular en todas las provincias. Salvo en la zona que comprende el oeste de Buenos Aires, el noreste de La Pampa y el sur de Córdoba, el resto de Argentina está muy complicado", describió.

Finalmente, Russo advirtió que la situación no va a mejorar en el corto plazo: "Hasta el fin de semana no tenemos lluvias a la vista y el calor va a ser muy importante. Hay un centro de alta presión instalado en el centro norte del país que agrava la situación de falta de agua, porque impide el ingreso de humedad. El panorama realmente asusta", concluyó.

La entrevista completa

Temas

Dejá tu comentario