menu
search
Economía Banco Central de la República Argentina | Deuda externa | Javier Milei

Milei y otro DNU para sacarle 3.200 millones de dólares al Banco Central

A través de un decreto de necesidad y urgencia, el presidente Javier Milei le ordenó al Banco Central prestarle al Tesoro Nacional, a 10 años, otros 3.200 millones de dólares para el pago de deudas en manos privadas en moneda extranjera.

El Banco Central tiene Letras Intransferibles del Tesoro Nacional por U$S67.214 millones con vencimientos que llegan hasta 2033 que arrancaron durante el gobierno de Néstor Kirchner y luego a través del mal llamado Fondo de Desendeudamiento Argentino, creado por el decreto N° 298 del 1° de marzo de 2010, con Cristina Kirchner y Alberto Fernández.

Ahora, a través del decreto de necesidad y urgencia (DNU) N° 23/2024, el gobierno de Javier Milei aplica lo mismo que los actuales funcionarios entonces en la oposición criticaban de los gobiernos K.

Y le ordenó al Banco Central –pasando por encima de su autonomía e independencia que Javier Milei prometió respetar hasta su eliminación– prestarle al Tesoro Nacional, a 10 años, renovables (o sea, impagables) otros U$S3.200 millones para el pago de deudas en manos privadas en moneda extranjera.

LEER MÁS ► El Tesoro se apropia de "la plata de los jubilados" para el pago de la deuda

A cambio de obtener esas divisas, el Tesoro Nacional emitirá Letras Intransferibles con vencimiento en 2034, elevando el total a más de U$S70.000 millones.

Este año vencen Letras Intransferibles por U$S13.542 millones que serán renovadas por el Tesoro Nacional seguramente por otros 10 años.

Según el vocero presidencial, Manuel Adorni, “el fin de esta emisión es afrontar vencimientos con acreedores privados. Efectivamente, el Ministerio de Economía va a emitir su comunicación al respecto, darán las explicaciones que son simplemente repetir los considerandos, porque ahí está todo explicado. De todas maneras, esta operación empezó el 26 de diciembre, en un proceso de adquisición de dólares por parte del Tesoro, precisamente para hacer frente a esto, donde entendemos que no hay ningún perjuicio patrimonial –como se escuchó por ahí- para el Banco Central”.

banco central dolares.jpg
Con el nuevo decreto de Milei, el Banco Central pasa de tener activos líquidos a tener activos ilíquidos.

Con el nuevo decreto de Milei, el Banco Central pasa de tener activos líquidos a tener activos ilíquidos.

Esto no es así. El Banco Central pasa de tener activos líquidos (reservas cash) a tener activos ilíquidos (Letras Intransferibles, que tiene que conservar hasta su vencimiento (10 años) y que luego vuelven a ser renovadas). Hay un evidente deterioro patrimonial del Banco Central.

Además, la deuda pública no disminuye si no se da un cambio de acreedor, ya que se reemplaza el endeudamiento con los acreedores privados por el Banco Central.

Por su parte, toda esta operación tiene un efecto monetario porque los dólares que cede el Banco Central al Tesoro Nacional fueron adquiridos con emisión monetaria, fundamentalmente a los exportadores que liquidaron una mayor cantidad de divisas aprovechando la devaluación del peso.

LEER MÁS ► Javier Milei y un decreto que va más allá de la "necesidad y urgencia"

En otras palabras, el Banco Central dispone de U$S3.200 millones porque emitió para comprarlas. Y ahora el Tesoro toma esos dólares, pero los pesos emitidos siguen dando vueltas incentivando la inflación y el valor del dólar.

En tanto, durante enero y hasta el 1° de febrero, los vencimientos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) suman unos U$S2.800 millones. Y el Gobierno buscará renegociarlos mediante un nuevo acuerdo con el organismo financiero internacional.

En 2024, los vencimientos con el FMI suman unos U$S8.000 millones, de los cuales casi U$S3.000 millones son intereses.