menu
search
Economía devaluación | Economía | dólares

El escenario después del 22 de octubre: la devaluación poselectoral

A días de las elecciones generales, los datos económicos permiten establecer que el peso argentino volvería sufrir una caída ante una eventual suba del dólar. ¿Qué dicen los números?

Unificación cambiaria, modificación de los precios relativos, sinceramiento del tipo de cambio, bimonetarismo o dolarización –consignas que enarbolan las principales fuerzas políticas de cara a las elecciones– preanuncian una fuerte devaluación o megadevaluación del peso una vez que se cierren las urnas.

LEER MÁS ► Recta final de la campaña electoral: la "semana negra" de Sergio Massa, la apuesta de Patricia Bullrich y el exitismo de Javier Milei

La devaluación de “apenas” el 22% en agosto provocó un desbarajuste económico con la trepada a dos dígitos de la inflación mensual y una suba del dólar alentada por las mismas fuerzas políticas que deberían impulsar la estabilidad económica-financiera.

Según el Gobierno, fue una concesión al FMI que exigía una devaluación mayor, como mínimo, del orden del 60%. Por razones electorales, el Gobierno "solo" devaluó en un 22%.

Una vez que se conozca la fuerza política vencedora, la devaluación estará a la orden del día, más aún porque hay vencimientos con el FMI a fin de mes por U$S 3.500 millones que el organismo financiero renovara solo si se concreta la maxidevaluación del peso.

El peso argentino quedó primero en el ranking de las monedas que más se devaluaron a nivel mundial
El peso argentino quedó primero en el ranking de las monedas que más se devaluaron a nivel mundial.

El peso argentino quedó primero en el ranking de las monedas que más se devaluaron a nivel mundial.

La devaluación del peso se concretará en un contexto más que crítico: con un Banco Central sin reservas, con una inflación mensual del 13%, caída del salario y de las jubilaciones y una pobreza que supera el 40%.

Tras la devaluación de agosto, el Gobierno tomó distintas medidas de compensación de ingresos -con fines electorales- que resultaron insuficientes y tardías. La realidad indica que el llamado Plan Platita resultó ser un recurso electoral opositor que no se sustenta en la realidad de las cifras.

LEER MÁS ► Inflación sin control: septiembre fue récord del 12,7% y en solo 9 meses superó el 103%

Aun con la caída real en los ingresos de la Administración Nacional, en los nueve primeros meses del año el déficit fiscal primario se redujo un 10%, pero por el incremento de los pagos de intereses, el resultado financiero se redujo 2,9% interanual en términos reales.

Así lo indica el Informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) que marcan que los ingresos cayeron 4,5% en términos reales por un retroceso del 9,5% en la recaudación de impuestos y una suba de 1,4% en los recursos de la Seguridad Social.

Alerta ANSES: el trámite CLAVE que deben hacer los jubilados para cobrar el aguinaldo, bono y jubilación

El gasto primario tuvo un recorte del 5,5%, con caídas más pronunciadas en asignaciones familiares (-27,4%), en subsidios energéticos (-24,1%), y en programas sociales (-12,6%).

En sentido contrario, las principales subas reales de gastos se registraron en subsidios al transporte (14,0%), en transferencias a universidades (12,5%) y en intereses de la deuda (11,5%).

El Informe destaca que las jubilaciones pagadas por ANSES cayeron 4,4%. Y explica: “Los haberes actualizados únicamente por la fórmula de movilidad (no alcanzados por los bonos) mostraron una reducción del poder de compra de 13,8%, mientras que los haberes mínimos prácticamente equipararon la inflación (0,5%).

LEER MÁS ► Alerta Plazos Fijos: para frenar al dólar y la inflación el Banco Central subió fuerte la tasa

“Las asignaciones familiares ($1.064.102 millones) cayeron 27,4%, principalmente aquellas vinculadas a los trabajadores activos ($409.482 millones, -42,0%), producto de la actualización del valor de las prestaciones por debajo de la inflación, la disminución del complemento mensual dispuesto en octubre de 2021 (Decreto 719/21) y la política de actualización de topes máximos para acceder al beneficio (comenzó en el mes de marzo). Además, las transferencias por la Asignación Universal por Hijo (AUH) ($483.872 millones) se redujeron 14,4% “, señala el Informe de la OPC.

El Plan Potenciar Trabajo se redujo el 1,6% y Políticas Alimentarias cayó un 6,2%, mientras la AUH tuvo un retroceso del 14,4%. Los intereses de la deuda sumaron $ 2.300.638 millones, un incremento en términos reales del 14,5% “explicado principalmente por los mayores pagos de intereses por los préstamos del exterior, en un contexto de suba de tasas de interés internacionales. Los pagos al FMI acumularon $514.921 millones en el año”.

Los pagos de intereses equivalen al total de los pagos de la AUH, Potenciar Trabajo, Políticas Alimentarias, Becas Progresar y el resto de los Programas Sociales.