sábado 30 de mayo de 2020
Deportes | Boxeo | Argentina | Carlos Monzón

Luto y epopeya, las dos caras de una jornada histórica: a 44 años del asesinato de Ringo Bonavena y la cita con la gloria de Víctor Galíndez

El 22 de mayo de 1976, el país amanecía con la noticia de la trágica muerte de Ringo Bonavena, asesinado en la puerta del burdel "Mustang Runch". Esa misma noche, Víctor Galíndez retenía su título mediopesado de la AMB venciendo en un combate infernal a Richie Kates en Johhanesburgo, con la cara literalmente partida. El repaso de una de las jornadas más impactantes del boxeo nacional.

El boxeo nacional está repleto de anécdotas que serían el pie de los mejores guiones de largometrajes dramáticos. Gloria, epopeya, drama y tragedia serían algunos de los momentos que atravesarían una práctica que, en su modalidad rentada o amateur, han brindado grandes campeones a través de diversos pesos a lo largo de la historia.

El 22 de mayo de 1976, es una de esas fechas que esta disciplina quedó marcada a fuego en nuestro país. Por las casualidades del destino, por la intromisión de la tragedia o bien, por lo que significó en medio de una noticia que estremeció a todo el país, la victoria de un hombre que durante quince rounds se convirtió en un verdadero “leopardo indomable”.

image.png
Galíndez (izquierda) y Bonavena (derecha) eran grandes amigos. El destino le tendría aparejado cartas distintas el 22 de mayo de 1976.

Galíndez (izquierda) y Bonavena (derecha) eran grandes amigos. El destino le tendría aparejado cartas distintas el 22 de mayo de 1976.

El asesinato de Ringo

image.png

A las 6:30 de la mañana -del horario de la costa oeste de los Estados Unidos-, Ringo Bonavena 58-9-1 (44 KO), era asesinado en la puerta del Mustang Runch mediante un escopetazo que le atravesó el corazón. Willard Ross Brymer, guardaespaldas del mafioso siciliano Joe Conforte, fue el autor material del homicidio. Bonavena había llegado a las manos de Conforte por medio de un acuerdo que había establecido mediante otro promotor, el puertorriqueño José Montano. El 26 de febrero de ese año había peleado por última vez, al GPP 10 ante el estadounidense Billy Joiner.

Esta pelea -que rozó el circo-, y la relación cercana que Bonavena mantenía con Sally Burguess Conforte (la esposa de Joe), hicieron que no sea más bienvenido en las inmediaciones del Mustang Runch, anticipando un final trágico ante una gente que el mismo Bonavena pensó que podría “cancherear”. De esta forma absolutamente absurda, se apagaba a los 33 años la vida de un púgil multifacético, que pasó del ring al espectáculo y no se le movió ni un pelo.

Tras fuertes intermediaciones del Gobierno Nacional, el cuerpo de Bonavena llegó siete días más tarde al mítico Estadio Luna Park, donde fue despedido por más de 150 mil personas en una de las movilizaciones más impactantes para despedir a un hombre destacado en la historia no solo del boxeo, sino de todo el deporte nacional. Entre las personalidades que despidieron a Ringo, se encontraba nada más y nada menos que Carlos Monzón, en ese momento vigente campeón mundial de los medianos.

La noche más icónica de Bonavena

image.png

Si bien “Ringo” nunca fue campeón mundial -lo fue argentino y sudamericano de peso pesado-, se dio el lujo de enfrentar entre otros grandes rivales, a Joe Frazier – en dos ocasiones, en la primera lo “tumbó dos veces”, y en la segunda peleó por el título del mundo pesado AMB- y también al mismísimo Muhhamad Alí, en una exhibición en el Madison Square Garden que alcanzó los 79.3 puntos de rating en la televisación argentina, siendo uno de los eventos más vistos en vivo en la historia -solo superado por el Argentina – Italia, con picos de 82 puntos en 1990-.

image.png
Ringo Bonavena ante Joe Frazier. 21 de septiembre de 1966. (pelearon dos veces: -en la foto, derrota por MD- y el 10 de Diciembre de 1968 -por título mundial, derrota por UD-)

Ringo Bonavena ante Joe Frazier. 21 de septiembre de 1966. (pelearon dos veces: -en la foto, derrota por MD- y el 10 de Diciembre de 1968 -por título mundial, derrota por UD-)

En la previa al combate, Bonavena fue absolutamente inteligente, generando atención en la prensa estadounidense – Ringo, además, fue un pionero del “marketing”- desafiando y menospreciando continuamente al boxeador norteamericano, al que se le había retirado su cetro mundial AMB tras su negativa a pelear en la Guerra de Vietnam.

La pelea fue más que interesante. Ringo rompió todos los pronósticos y casi mete una mano milagrosa promediando el noveno asalto que hizo que “Su Majestad” caiga en la lona. Tras un intercambio de golpes en el último round, terminó derrotado por TKO15.

Muhammad Ali vs Oscar Bonavena # Highlights # HD

Al final de la contienda, ambos charlaron con un grado de caballerosidad inmenso. Se pudo ver al argentino realmente arrepentido con los dichos de la previa en una faceta realmente humilde, seguido de unas palabras de Alí que muy pocas veces se le ha podido escuchar a lo largo de su carrera deportiva.

“Perdón por haberte dicho gallina, de peleador a peleador: gracias”.

Diálogo entre Ali y Bonavena post combate

Horas más tarde, el combate inmortal

image.png

En la tarde argentina – y la noche en Johannesburgo-, se realizó un pacto periodístico: nadie iba a notificarle a Víctor Galíndez, acerca de la muerte de Ringo -su gran amigo e ídolo-, en la previa del combate ante Richie Kates, ante la 5° defensa de su cetro mediopesado AMB a disputarse en la capital sudafricana.

Galindez vs Kates recordada por Tito Lectoure

En una de las noches de oro de nuestro boxeo, Galíndez GKO15 a Kates en una pelea impactante, donde se limpiaba la sangre en la camisa del árbitro debido a un corte que comprometió de manera importante su arco superciliar derecho. Juan Carlos “Tito” Lectoure, fue el encargado de suministrarle los anticoagulantes necesarios para que no le pararan la pelea, y que, además, permitieron las imágenes que recorrieron todo el mundo y son fiel reflejo de una epopeya que difícilmente podrá ser igualada. Al finalizar el combate, y mientras le estaban suturando la herida, la anestesia fue la noticia. Las lágrimas del campeón fueron el ocaso de una celebración que jamás se olvidará.

image.png

La vida de Galíndez también se vio truncada por la tragedia: murió el 26 de octubre de 1980, a los 31 años, atropellado durante una competencia el mismo día que debutaba como acompañante de Antonio Lizeviche en una carrera de Turismo Carretera.

image.png
El anuncio de la noticia en el Diario Crónica.

El anuncio de la noticia en el Diario Crónica.

Fue el tercer argentino en ingresar al Salón de la Fama del Boxeo de Canastota- Nueva York, aquel lugar de privilegio en el que también se encuentran entre otros íconos del boxeo argentino, los santafesinos Carlos Monzón y Amílcar Brusa.

image.png
El mánager "Tito" Lectoure, junto a Carlos Monzón y Víctor Galíndez. Foto: Revista El Gráfico.

El mánager "Tito" Lectoure, junto a Carlos Monzón y Víctor Galíndez. Foto: Revista El Gráfico.

Dejá tu comentario