domingo 23 de febrero de 2020
Deportes | Unión | Superliga |

La paciencia de Madelón a prueba: el autoboicot de Unión en el mercado de pases

La partida de ocho futbolistas en seis meses refleja un verdadero desafío para el entrenador tatengue que tiene por delante varios desafíos por encarar.

El mercado de pases intermedio en la temporada actual del fútbol argentino –que acompaña el calendario europeo-, arroja un resultado adverso en la mayoría de los clubes de Primera División. El contexto que envuelve al fútbol nacional en una desventaja debido a la desvalorización de la moneda contribuye a la competencia desleal por parte de los clubes de otros países.

De acuerdo a esta situación, algunos equipos han intentado sostener lo máximo posible a sus futbolistas, y los préstamos con opción han sido la estrella del mercado en el comienzo del 2020.

Leer más► Se desarma Unión: Damián Martínez será refuerzo de Rosario Central

image.png

El caso de Unión es -al menos- preocupante desde las pérdidas en lo futbolístico. Las incorporaciones de Sebastián Assis, Javier Cabrera, Ezequiel Cañete, Mauro Luna Diale y Fernando Elizari no representaron adquisición patrimonial por parte de la institución, es decir; todas a préstamo. La situación en un principio no es negativa, ya que las estadísticas marcan en los uruguayos Assis y Cabrera buenos rendimientos previos a su llegada al conjunto tatengue, además de conllevar una regularidad que podría inyectar más recambio al conjunto de Leonardo Madelón.

Resumen de Talleres vs Unión SF (0-0) | Fecha 16 - Superliga Argentina 2019/2020

Los inconvenientes llegan de la mano del último movimiento del plantel profesional, confirmado el día lunes: la cesión de Nelson Acevedo a préstamo sin cargo a Defensa y Justicia por un año, argumentando razones familiares, tan solo a cuatro días del debut oficial ante Argentinos en este 2020.

Unión pierde a su único jugador con más de 100 partidos en la actualidad del plantel profesional, con el único beneficio económico de abonar un sueldo menos. A esta situación, se le suman la idas de Juan Ignacio Cavallaro a Tigre, Damián Martínez a Rosario Central y Yeimar Gómez Andrade a Seattle Sounders.

image.png


Todo esto, agregado a una tendencia poco convincente desde el punto de vista dirigencial y que arroja una realidad durísima en torno al patrimonio perdido en torno a lo táctico durante los últimos dos mercados de pases: la dirigencia de Luis Spahn tras ganar las elecciones con el 64% de los votos, ha retirado del plantel profesional casi 20.000 minutos de juego en menos de seis meses, repartidos en diez futbolistas.

Si lo dividimos de varias maneras, esto puede reflejarse en más de 300 horas, o dos semanas completas de juego. Diez hombres “de la partida” del equipo rojiblanco, abandonaron la institución desde el análisis propuesto por Aire Digital, publicado el día 24 de julio del año pasado: Once mil minutos de fútbol: la apuesta a la renovación de Madelón en Unión. Este análisis está contabilizado con minutos únicamente del torneo local, por lo que la situación es más grave en torno a la pérdida de ritmo futbolístico.

image.png

El dato: minutos jugados por los futbolistas de Unión que han salido del club en los últimos dos mercados

image.png

Nereo Fernandez 2520´
Bruno Pittón 1834´
Mauro Pittón 2039´
Diego Zabala 2191´
Franco Fragapane 2340´
Augusto Lotti 643´
Nelson Acevedo 2775´
Yeimar Gómez Andrade 3510 ´
Damian Martinez 3075´
Juan Cavallaro 464´

TOTAL: 21391 minutos de juego -solo Superliga-.

A 72 horas del comienzo del año de manera oficial, y a tres semanas del choque ante Atlético Mineiro por la Copa Sudamericana, el entrenador aún no sabe con qué futbolistas contará durante al menos este semestre, porque las ausencias pueden aumentar. También puede engrosarse esta lista, si se tienen en cuenta los futbolistas que abandonaron la institución durante el comienzo de 2019.

image.png

Situación patrimonial en torno al plantel profesional

image.png

Los números y las incorporaciones dan cuenta de uno de los peores mercados de pases de Unión en los últimos años teniendo en cuenta la cantidad de futbolistas, y el peor de la era Madelón.

El gran desafío radicará en la posibilidad de ejecutar un rendimiento competitivo de un equipo que ha sido diezmado en salidas, pero que también es corto en cantidad de futbolistas y que solo ha incorporado cuatro en este período de transferencias, de los cuales dos son juveniles y tendrán otro proceso de preparación, según lo que ha dado a entender la dirigencia técnica rojiblanca.

El tiempo determinará las acciones y si la cantidad no infiere en la calidad de juego; aunque los minutos ya se hayan restado...