jueves 28 de enero de 2021
Deportes | Juan Martín del Potro |

Juan Martín Del Potro en su peor momento: falleció su padre a los 63 años

Juan Martín Del Potro recibió un duro golpe en el inicio del 2021 con el fallecimiento de su padre, Daniel Horacio, a los 63 años luego de permanecer en un estado delicado de salud por una cirugía cardíaca que se practicó a finales del año pasado.

Juan Martín Del Potro atraviesa horas durísimas luego de que su padre, Daniel Horacio, falleció hoy en una clínica de la Ciudad de Buenos Aires a los 63 años a causa de un estado de salud frágil a causa de una operación cardíaca realizada en diciembre pasado.

Leer más Emanuel Olivera dejó Colón para tener su primera experiencia en el exterior

Del Potro regresó de Porto Alegre, Brasil, poco después de un tratamiento de células madres en la rodilla derecha y estuvo con su progenitor a partir de la intervención quirúrgica en Tandil del 18 de diciembre pasado.

El ex número tres del mundo también lo acompañó en el traslado a una clínica porteña junto con su madre, Patricia. El actual 157 del ranking ATP recibió el apoyo de periodistas y medios de comunicación en las redes sociales por la muerte de su padre.

Daniel Horacio Del Potro era médico veterinario y apoyó a su hijo en sus primeros pasos en el tenis con el entrenador Marcelo Gómez. Tiempo después se involucró en la faz comercial y contractual del excampeón del US Open (2009) y administró las finanzas de la familia en los campos de Tandil.

Del Potro estaba en plena recuperación física en busca de la vuelta a la actividad. El integrante del equipo campeón de Copa Davis en 2016 no compite desde junio del año pasado.

Daniel Horacio Del Potro estaba casado con Patricia Lucas y fue padre de Juan Martín y Julieta.

Leer más Cristiano Ronaldo se convirtió en el máximo goleador del fútbol mundial

A mediados del 2020, Del Potro reconoció que le quedaron cosas pendientes por cumplir con el tenis y que estaban relacionadas a sus padres: "Por ahí me quedó pendiente lo de convencer a mis viejos de que se tomen un tiempito y vengan a verme jugar. Nunca me vieron en un torneo, sí en la Copa Davis acá. Es algo que no me deja estar tranquilo, y está para no bajar los brazos. Siento que yo tengo que volver a jugar, y tengo que ir con mi mamá y mi papá, y decirle cuando esté: 'Roger (Federer), saluda a mi viejo'. Es algo que a me motiva".