¿En qué lugar de la Vía Láctea estamos?

via láctea

La Vía Láctea es una galaxia entre millones. Es difícil imaginarnos el universo sin ubicarnos repentinamente en el medio de todo, con galaxias y más galaxias alrededor. Pero ¿estamos realmente en el centro del universo? ¿cómo podríamos saberlo si nadie ha viajado nunca hasta los confines del espacio observable?


Por Astrid Galetti

Entre las 300.000 millones de estrellas que se calcula que hay en nuestra galaxia materna, la Vía Láctea, es difícil aceptar que somos incluso 100 veces más pequeños que un grano de arena en el desierto. Imaginarlo, incluso, sería imposible si no utilizamos ejemplos como éste.

granos-de-arena-en-el-desierto
En el universo, somo como un grano de arena en el desierto.

 

Pero de todos esos granos de arena… ¿cuál somos nosotros? Bien. Para empezar, debemos saber que en el centro de nuestra galaxia, como en todas, hay un agujero negro. Este monstruo gravitatorio que destruye todo lo que está a su paso, es lo que agrupa a las estrellas, el polvo y restos cósmicos alrededor formando una imagen maravillosa como la que vemos en la foto: una galaxia. Las galaxias sin embargo, no tienen todas la misma forma, pero vamos a conformarnos con saber que la Vía Láctea y nuestra galaxia vecina, Andrómeda, si. Ambas tienen forma de disco en espiral, aunque Andrómeda es mucho más grande. Para darte una idea, tiene un billón de estrellas.

Los científicos han creado un mapa de nuestra galaxia que les permitió conocer, con bastante precisión, que el Sistema Solar se ubica a unos dos tercios del centro del agujero negro de la Vía Láctea al que llamaron Sagitario A. Es decir, estamos casi en el límite de los cuatro brazos que lo rodean, puntualmente en lo que se llama el Brazo de Orión.

 

brazo de orion region de la via lactea
La imagen señala la ubicación del Sistema Solar en el Brazo de Orión, el extremo de la Vía Láctea.

 

Si miramos al cielo, veremos siempre estrellas de nuestra galaxia. Nunca de otra. Todo lo que observamos pertenece a uno de los brazos de la espiral. La franja de polvo brillante que solemos apreciar en fotos es sólo una parte de la Vía Láctea y las estrellas que allí no se encuentran, también.

Evidentemente, en donde más estrellas hay es en el centro de cualquier galaxia.

 

Entonces: ¿hacia dónde hay que mirar para ver más de ellas? ¿en dónde el cielo es más oscuro?

Los que habitamos en el hemisferio sur tenemos una enorme ventaja contra los que viven en el hemisferio norte. Resulta que la inclinación del eje de rotación de la Tierra terminó por favorecer a los sureños, que siempre miraremos hacia el centro de la Vía Láctea, en donde hay más actividad lumínica, mientras que en el norte del planeta, verán hacia afuera, es decir, un cielo menos estrellado.

De cualquier manera, cualquiera sea la posición que tengamos, somos los privilegiados del universo. Gracias a la exacta ubicación del sol y la fortuna (casualidad o no) de tener una Luna, nadie podrá quitarnos lo más valioso que nos dio el planeta: todas las formas de vida posibles que probablemente nunca hallaremos en ningún rincón del espacio.

 

NOTICIAS DESTACADAS