miércoles 24 de noviembre de 2021
Ambiente | Peregrinación a Luján | Caballos | animales

Luján dijo basta de maltrato animal y puso fin a una tradición de más de 70 años

Por primera vez en 76 años, el Municipio bonaerense prohibió la tradicional peregrinación a caballo al Santuario de la Virgen del Luján. "Una nueva realidad nos exige una decisión histórica", señalaron desde la Municipalidad.

“Ansí todo el que procure/ Tener un pingo modelo/ Lo ha de cuidar con desvelo/ Y debe impedir también/ El que de golpes le den/ O tironeen en el suelo”, escribió José Hernández en el capítulo X de La Vuelta del Martín Fierro.

Como Hernández, para los proteccionistas no hay tradición que valga si existe maltrato animal. En tiempos de empatía y sensibilización por la naturaleza, los defensores de los derechos animales avanzan en una lucha que involucra al Estado como regulador y controlador de quienes ejerzan maltrato, aún si esto significa reformular o reinventar viejas tradiciones.

Con esta impronta, el Municipio de Luján comunicó a mediados de agosto el fin de la llamada “Peregrinación Gaucha” que se realizaba desde hacía 76 años en la última semana de septiembre y una semana antes de la peregrinación a pie.

peregrinacion caballos 2018 2.jpg
Peregrinación Gaucha al Santuario de la Virgen de Luján en 2019.

Peregrinación Gaucha al Santuario de la Virgen de Luján en 2019.

La hazaña que comenzó a celebrarse un 7 de octubre de 1945 implicaba la movilización de cientos de campesinos montados a caballo hasta el Santuario de la Virgen de Luján, en la ciudad bonaerense homónima. Calzando la vestimenta típica del gaucho (figura rural típica de los siglos XVIII y XIX), arribaban al santuario niños, jóvenes, adultos y hasta familias enteras a bordo de un caballo que emprendía horas y días de viaje, también cargando en muchas ocasiones los adornos y herrajes especiales para la ocasión. En 2005, el evento fue avalado por un decreto provincial.

Leer más ► Maltrato animal: más de mil caballos rescatados en Santa Fe en 13 años

“Esta peregrinación contó desde su origen con los centros tradicionalistas de la zona y diversos círculos criollos como El Rodeo y Martín Fierro, dada la cercanía de estos con Luján”, recordaron desde el municipio que encabeza el intendente Leonardo Boto. “Con los años, esta hermosa tradición se fue propagando a zonas más lejanas y convirtiéndose en una muestra de fe nacional, pero con los cambios urbanísticos y sociales también se volvió un riesgo para los jinetes, los animales y aquellos que circulan esos recorridos habitualmente”, explicó el comunicado del gobierno municipal.

“Todos los actores involucrados en la organización de este evento tradicional hemos coincidido en que no podía continuar de la misma manera”, dijo Boto durante la reunión que mantuvo con representantes de los círculos criollos organizadores de la Peregrinación Gaucha, protectoras de animales y fuerzas de seguridad. Para el mandatario local, “era hora de adaptarse a las nuevas demandas y reconvertir la actividad en una propuesta que celebre la fe y las tradiciones, pero que no perjudique ni a los animales ni a los vecinos y vecinas de Luján ”.

peregrinacion caballos 2019 2.jpg
La última Peregrinación Gaucha se hizo en 2019, ya que en 2020 no se realizó a causa de la pandemia.

La última Peregrinación Gaucha se hizo en 2019, ya que en 2020 no se realizó a causa de la pandemia.

Es que en los últimos 30 años, la tradición gaucha “se desmadraba cada vez más”, aseguró Gabriela Rosas, directora de la organización Voluntarios por los Caballos (VPC), con gran presencia en el interior bonaerense. En diálogo con AIRE, la proteccionista recordó las “decenas de caballos muertos o agonizantes que yacen en el camino” recorrido hasta el Santuario de la Virgen.

Desde hace 10 años, grupos de proteccionistas fueron autorizados a emplazar puestos de controles en distintos puntos de acceso a la localidad de Luján durante la celebración de la Peregrinación Gaucha, constatando el estado de los equinos. “Así se comenzó a judicializar casos de caballos maltratados, según la ley Sarmiento (14.346), y obligar a que se hidraten los animales, que se les permita descansar y comer”, contó la mujer que preside la ONG que rescata caballos violentados.

peregrinacion caballos 2018 3.jpg
Los equinos sufren cansancio agudo, deshidratación y lesiones graves, indicaron las organizaciones proteccionistas.

Los equinos sufren cansancio agudo, deshidratación y lesiones graves, indicaron las organizaciones proteccionistas.

Pero lo cierto es que los puestos de control actuaban sobre un animal ya moribundo o maltrecho, en vez de prevenir ese estado. Año tras año “rescatamos caballos heridos, ponis sin herraduras, raquíticos, extenuados, yeguas preñadas, potrillos rengos, mancos, sin ojos…” relató Rosas, a la vez que los voluntarios y veterinarios atendían sin cesar a animales “agonizantes por agotamiento, deshidratados o heridos en accidentes de tránsito”. “Algunos incluso morían en nuestros brazos”, aseguró. Es que el tradicional homenaje se popularizaba en un área geográfica cada vez más amplia, atrayendo la visita de ciudadanos que viajaban a caballo más de 100 kilómetros desde Quilmes, La Plata, Lomas de Zamora y otras localidades del Gran Buenos Aires.

Pero la agonía no terminaba al llegar a Luján. La celebración de más de 70 años indicaba que ya en el escenario cercano al Santuario, los caballos debían ser expuestos a competencias como carreras y cinchadas, pero también eran producto de operaciones de canje, apuestas o compra-venta, según la denuncia de las organizaciones proteccionistas con la que coincidió el gobierno municipal. “Después de eso los caballos tenían que volver hasta los puntos de origen. Aún semanas después, seguíamos encontrando cadáveres...un desfile del horror”, consideró Rosas.

peregrinacion caballos 2018 1.jpg
Un gaucho montado sobre un caballo visiblemente deteriorado, en la Peregrinación Gaucha de 2018.

Un gaucho montado sobre un caballo visiblemente deteriorado, en la Peregrinación Gaucha de 2018.

El final de la Peregrinación Gaucha fue, para los proteccionistas, “el corolario de un desastre crónico”. La ordenanza que suspende la peregrinación a caballo al Santuario de la Virgen de Luján fue “pautado con la curia y los dos centros tradicionalistas organizadores, junto con el Ejecutivo, refrendado luego por el legislativo y aplaudido por todos los municipios que tenían que soportar el desastre”, expresó Gabriela.

Leer más ► ¿Por qué hay tantos rescates de animales en la provincia de Santa Fe?

Desde la entrada en vigencia de la normativa, el Municipio de Luján emitió un comunicado en su sitio web y redes sociales que recibió el rechazo de los sectores más conservadores o tradicionalistas. “A partir de este año no se llevará a cabo la Peregrinación a Caballo al Santuario de la Virgen Luján”, advirtió. Así, el evento que había sido programado como cada año para los días 25 y 26 de septiembre fue suspendido “a fines de cuidar la salud de los animales, así como también resguardar la seguridad de peregrinos y vecinos”. El gobierno que también impuso la prohibición de la tracción a sangre en todo el Partido de Luján (Ordenanza Municipal N° 1285/75), recordó que “no se permitirá” dicha modalidad de traslado “ni en animales montados”. No cumplir las mencionadas normativas implica el labrado de multas y el secuestro de los animales.

predio voluntarios por los caballos 1.jpg
El campo donde viven los caballos rescatados y recuperados por la ONG Voluntarios por los Caballos.

El campo donde viven los caballos rescatados y recuperados por la ONG Voluntarios por los Caballos.

Lejos de reprimir las costumbres gauchescas, el municipio propuso reemplazar el “desfile del horror” por una semana conmemorativa en homenaje a la legendaria primera muestra de fe, con un desfile tradicionalista y actividades culturales.

Adaptarse a nuevos paradigmas implica también una fuerte oposición. De hecho, las ONG’s proteccionistas y el mismo municipio de Luján aseguraron haber recibido amenazas por la suspensión de la marcha animal célebre. Pero la gran mayoría de los vecinos de esa ciudad están dispuestos a erradicar prácticas crueles y anacrónicas, según afirmaron desde la Municipalidad, aún si ello significa replantear y reformular costumbres que hasta el mismo Martín Fierro rechazaría.