miércoles 20 de enero de 2021
Actualidad | Cannabis | consumo | proyecto

Marihuana: el Congreso debatirá el próximo año la regulación del consumo

El próximo año, el Congreso de la Nación tendrá para debatir y tratar cuatro proyectos vinculados al uso del cannabis: uno sobre el aspecto medicinal y tres que buscan regular el consumo social.

Cuatro proyectos de ley vinculados al uso de marihuana tienen estado parlamentario en el Congreso de la Nación y esperan ser debatidos, tratados y aprobados en el período legislativo del año que viene.

Una de esas iniciativas busca ampliar la ley de cannabis medicinal actual –cuya nueva reglamentación se dio a conocer semanas atrás- y las otras tres pretenden despenalizar cualquier uso de la planta y regular su consumo.

La propuesta vinculada al aspecto medicinal o terapéutico del cannabis fue impulsada por la diputada nacional por Entre Ríos, Carolina Gaillard, mientras que las tres relacionadas al consumo social o recreativo fueron presentadas por las diputadas del Frente de Todos, Ayelén Spósito y Gabriela Cerutti, y por el socialista, Enrique Estévez.

Ya a mediados del mes de octubre, Aire Digital adelantaba de forma exclusiva que el diputado socialista –oriundo de la ciudad de Rosario- junto con la agrupación cannábica Aupac estaban elaborando un proyecto de ley que buscaba despenalizar el consumo de marihuana.

Finalmente, el último viernes la iniciativa tuvo ingreso formal a la Cámara de Diputados de la Nación.

En diálogo con Aire Digital, el autor de la iniciativa destacó que uno de los principales propósitos es el de combatir y desfinanciar al narcotráfico. “Para desplazar el mercado ilegal, buscamos que el Estado asuma en forma exclusiva el control y la regulación de las actividades asociadas al cannabis”, sostuvo Estévez.

Aire Digital tuvo acceso a la propuesta parlamentaria que busca eliminar del Código Penal de la Nación Argentina las sustancias vinculadas al cannabis.

El proyecto de ley tiene por objeto establecer un marco regulatorio para el cultivo, producción, distribución, comercialización y adquisición de cannabis y sus derivados en todo el país, con un enfoque basado en los derechos humanos y la salud pública.

Los principales objetivos de la iniciática son erradicar el mercado ilícito asociado al cannabis y sus derivados, reduciendo la incidencia del narcotráfico y los riesgos que conlleva para la salud y seguridad de las personas. Además, busca construir y consolidar un nuevo paradigma en la materia, basado en el pleno respeto a los derechos humanos y los principios y garantías reconocidos en la Constitución Nacional y promover el cuidado de la salud integral y la mejora en la calidad de vida de las personas.

Los enfoques de la propuesta están basados en los derechos humanos, en la salud pública, la reducción de riesgos, daños y vulnerabilidades y la autodeterminación y libre desarrollo de la personalidad. Según solicita el proyecto, los usuarios de cannabis deben ser sujetos de especial protección, utilizando una perspectiva de género y diversidad. Además, se promoverá la justicia social a través de medidas afirmativas, garantizando el acceso a la información y apostando a la protección ambiental.

Leer más ► Autocultivo, clubes de cultivo y cooperativas, las claves del proyecto de regulación del consumo de marihuana en Argentina

En relación al consumo, hay evidencias que muestran que el mismo se incrementa, pese a que se fortalecen cada vez más las políticas represivas. Según un estudio de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) publicado en el 2018, el consumo de cannabis psicoactivo continúa en aumento a nivel país; la población consumidora creció de un 3,2% en el año 2010 a un 8,3% en el 2017.

congreso sesion virtual debate marihuana.jpg
El proyecto de ley tiene por objeto establecer un marco regulatorio para el cultivo, producción, distribución, comercialización y adquisición de cannabis y sus derivados en todo el país, con un enfoque basado en los derechos humanos y la salud pública.

El proyecto de ley tiene por objeto establecer un marco regulatorio para el cultivo, producción, distribución, comercialización y adquisición de cannabis y sus derivados en todo el país, con un enfoque basado en los derechos humanos y la salud pública.

La iniciativa pone al rol del Estado en un lugar central. Según el proyecto, el Estado asume el control y la regulación de las actividades de importación, exportación, cultivo, producción, almacenamiento, transporte, distribución, comercialización y adquisición de cannabis, sus partes, derivados y las semillas.

“El sistema prohibicionista y el abordaje represivo con el objetivo de reducir la producción y el consumo de sustancias han demostrado ser un rotundo fracaso en el mundo entero”, señaló el diputado socialista, quien además denunció que “las prácticas de persecución, criminalización e inicio de causas penales se centraron en los usuarios de sustancias, generalmente de sectores vulnerados, y no en los sujetos y organizaciones encargados de la venta y el tráfico ilícito”.

Además de despenalizar el consumo de marihuana en Argentina, la medida busca garantizar el acceso seguro a la sustancia mediante el autocultivo. “Está permitido a las personas mayores de dieciocho (18) años de edad, sin requerir licencia o autorización alguna, el cultivo de plantas de cannabis de efecto psicoactivo en el ámbito de la vivienda, para uso personal, siempre y cuando no tenga fines de comercialización o lucro”, establece la propuesta.

El autocultivo tendrá un límite por vivienda de hasta seis plantas de cannabis en exterior, o un espacio cultivable de dos metros cuadrados (2 m²) en interior, o el equivalente a 480 gramos anuales.

Sin embargo, para aquellos usuarios de cannabis que no tengan intenciones de cultivar, se contempla la posibilidad de asociarse para conformar clubes de cultivo de cannabis destinado al abastecimiento de sus miembros.

Los clubes de cultivo deberán constituirse como asociaciones civiles, debiendo tramitar la autorización e inscripción correspondientes para funcionar como tales. Los clubes de cultivo podrán plantar hasta noventa (90) plantas de cannabis en exterior, o un espacio cultivable de treinta metros cuadrados (30 m²) en interior.

Asimismo, la normativa propuesta incluye otras opciones para el abastecimiento de marihuana que no sean el autocultivo o los clubes de cultivo: se habilitarán puntos de expendio para su adquisición, ya sea a título gratuito u oneroso, exclusivamente por parte de personas mayores de edad.

Las personas y entidades que cultiven cannabis para su autoabastecimiento podrán producir semillas sólo para ser utilizadas en su propio cultivo, sin necesidad de registro o autorización alguna, o bien adquirirlas de los organismos y entidades autorizados a producir, distribuir y comercializarlas. La producción de semillas para su comercialización, distribución, dispensación o exportación será materia de reglamentación específica por parte del Instituto Nacional de Semillas (INASE).

El proyecto de ley presentado por el diputado Estévez crea el Instituto Nacional para la Regulación y Control del Cannabis (INARCCA), organismo que actuará como autoridad de aplicación y tendrá como funciones regular las actividades de producción, distribución, comercialización y expendio de cannabis, desalentar las actividades ilegales, promover y articular la producción, sistematización y difusión de información.

Leer más ► En 2019, el 89% de las causas iniciadas por drogas en Santa Fe fue por consumo personal

También deberá promover, proponer y articular con las áreas competentes en la materia acciones tendientes a reducir los riesgos y daños asociados al consumo de cannabis.

Espacios libres de humo

El proyecto resalta que las personas menores de dieciocho años de edad no podrán acceder al cannabis, salvo para uso medicinal. Al igual que lo que ocurre con el tabaco, el proyecto especifica que se prohíbe fumar o mantener encendidos productos de cannabis psicoactivo en espacios cerrados, áreas donde se desempeñan actividades laborales, centros de enseñanza, medios de transporte público, entre otros. Asimismo, la iniciativa del Bloque Socialista expresa que queda prohibido estar bajo los efectos del tetrahidrocannabinol (THC) para conducir cualquier categoría de vehículo, equipo o maquinaria peligrosa.

Uso industrial

Por otro lado, el proyecto elaborado por el diputado Estévez y la agrupación Aupac contempla el desarrollo del aspecto industrial del cannabis.

En ese sentido, determina que la plantación, el cultivo y la cosecha, industrialización y comercialización del cáñamo para uso industrial, cuyo nivel de concentración de tetrahidrocannabinol (THC) deberá ser igual o inferior al cero punto cinco por ciento (0.5%).}

Dicha actividad quedará sujeta a las regulaciones de los Ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca, de Desarrollo Productivo y de Ciencia, y de Tecnología e Innovación de la Nación, que deberán promover el uso industrial del cannabis y la investigación en la materia.