martes 2 de junio de 2020
Actualidad | coronavirus | estafas | cuarentena

Las estafas virtuales no cesan en tiempos de coronavirus

La imposibilidad de acceder durante la cuarentena a canales físicos sumado a que las personas están más conectadas, facilitan las estafas on line.

La ciberdelincuencia no entiende de cuarentena así como tampoco de aislamiento, ni de coronavirus. En una época de pandemia en la que las personas se ven impedidas de acceder a los canales físicos como la atención bancaria y obligada a emplear los sistemas on line, el peligro de que los datos personales caiga en las manos equivocadas aumenta.

“Más que ahora estamos todos más conectados que antes aprovechan los canales electrónicos para realizar sus estafas. Por eso hay que estar bien atentos ante las distintas ofertas o beneficios que nos puedan brindar”, aconsejó Maximiliano Macedo, analista en Informática Aplicada.

Leer más► Consejos para evitar una nueva modalidad de estafas telefónicas

Para no convertirse en víctima de los delincuentes de la red, Macedo llamó a prestar atención a la aparición de ofertas y beneficios tentadores. Así como también a las alertas que advierten de accesos remotos a nuestro correo, a la clave fiscal o a la tarjeta de crédito. Por medio de los cuales se recalca la necesidad de acceder dentro de un determinado período de tiempo o modificamos nuestros parámetros nos bloquearon.

“Tenemos que prestar atención a esos alertas que tienen un plazo y urgencia determinada que nos llevan a la acción que como usuarios queremos atender, al mismo tiempo que bajamos la seguridad”, aclara el especialista. Esta práctica más conocida como phishing, consiste en suplantar un sitio con uno gemelo para acceder a datos de los usuarios.

Sin darse cuenta la persona ingresa datos a una página melliza, en donde deja sus datos a los delincuentes. En el transcurso de la operatoria la persona ingresa a una página falsa, desde donde adquirieron la información para luego direccionarla a la página original.

Sin escrúpulos

Ante el importante número de canales y soportes que existen hoy todos somos susceptibles de caer en las redes del ciber delito. Es así que cada público contará con un medio a través del cual será más fácil captar sus datos.

En el caso de los adultos mayores de 60 años son propensos a las estafas por medio telefónico, bajo la metodología del cuento del tío con la excusa de algún sorteo los van llevando a hacer determinada acción como por ejemplo sacar un crédito en el banco que luego es depositado en las cuentas de los delincuentes.

Las personas que van desde los 30 a 50 años están habituadas a trabajar con el correo electrónico,medio por el cual podrán colectar sus hábitos. Mientras que la franja etaria que va desde 25 a 30 que utiliza canales colaborativos son vulnerables a los ataques por redes sociales. “Cada público es vulnerable a distintos tipos de ataque en relación a las herramientas que utiliza”, destacó el especialista.

Leer más►Desbarataron una banda que hacía estafas virtuales desde una cárcel Córdoba

En estos días se difundió una estafa a través de la cual delincuentes usaron la figura de Anses para recolectar datos. Para esto se pudo comprobar que bajo el argumento de estar realizando un censo llegaba vía correo electrónico un mail, a través de formularios que de google doc, lograron reunir una importante cantidad de información que será usada en una nueva oportunidad.

Al momento de brindar recomendaciones para que las personas no caer en la paranoia así como tampoco convertirse en víctima de los delincuentes Macedo instó a estar atentos y a desconfiar de las cadenas que llegan bajo una forma poco habitual.

“Lo primero es desconfiar de la fuente desde donde llega la información, si es a través de whatssapp mucho más”, agrega Macedo al mismo tiempo que aconseja descartar las cadenas de reenvío que se ofrece a través de la app.

Leer más► Las 5 claves para comprar con tarjetas y no ser estafado en el intento

En ocasiones circulan a través de whatssapp anuncios de reconocidas marcas solicitando personal a través de los cuales consultaban la edad y solicitaban reenviar una cadena de mensajes para acceder al trabajo. “El fin de los delincuentes consiste en obtener una base de datos de números telefónicos”, agregó.

Asociarse a los alertas de las tarjetas de créditos de manera tal que en cada oportunidad que hagamos una acción con nuestra tarjeta, nos pueda llegar un mensaje o un mail avisando a nuestros correo de la compra. De esa forma se puede tener un seguimiento de las acciones. En caso de que aparezca una oferta tentadora y surgiera alguna duda durante la propaganda, contactarse a los teléfonos oficiales y no a los que aparecen en la publicidad.

Dejá tu comentario