domingo 17 de enero de 2021
Atentado terrorista | Rosario |

Un profundo mensaje de paz en el homenaje a los cinco amigos rosarinos fallecidos en el atentado terrorista de New York

El 31 de octubre de 2017, el ciudadano uzbeko Sayfullo Saipov atropelló con una camioneta a un grupo de amigos rosarinos que habían viajado a New York, en un atentado que se vinculó con el grupo Isis. En Rosario, esta semana se realizó un acto para recordar a las víctimas.

El recinto del bellísimo Espacio Cultural Universitario (ECU), en San Martín al 700 de Rosario, lució repleto. Allí se congregaron el jueves familiares, allegados y autoridades para rendir un sentido homenaje a los cinco amigos rosarinos que murieron en el demencial atentado terrorista perpetrado en New York el 31 de octubre de 2017. Al cumplirse dos años del hecho, y a pesar de las eternas heridas que causó, el lema que levantaron los organizadores fue “que el amor venza el odio”.

Ariel Erlij, Hernán Ferruchi, Alejandro Pagnucco, Hernán Mendoza, Diego Angelini, Ariel Benvenutto, Juan Pablo Trevisan, Iván Brajkovic Martín Marro eran egresados de la promoción 1987 del Instituto Politécnico Superior “General San Martín”, una escuela secundaria técnica que pertenece a la Universidad Nacional de Rosario (UNR). El don de la buena amistad los mantuvo unidos y decidieron hacer un viaje para celebrarlo, para festejar la vida y los 30 años de graduados.

Rosarinos en aeropuerto
Eran todos compañeros del Instituto Politécnico de Rosario y se cumplían 30 años de que habían egresado del colegio en 1987.

Eran todos compañeros del Instituto Politécnico de Rosario y se cumplían 30 años de que habían egresado del colegio en 1987.

En una de las excursiones que hicieron el martes 31 de octubre de 2017 en las calles de Manhattan, y mientras circulaban por una bicisenda, un ataque terrorista los sorprendió en el lugar. El ciudadano uzbeko Sayfullo Saipov a bordo de una camioneta irrumpió a toda velocidad y les provocó la muerte a Erlij, Ferruchi, Pagnucco, Mendoza, Angelini, y a dos personas más. Del grupo de amigos sobrevivieron Benvenutto, Trevisán, Brajkovic y Marro.

Un sueño que se desvaneció en un segundo por la locura de un fundamentalista que luego fue vinculado al grupo extremista ISIS. De repente, como una pesadilla, un acto terrorista que conmocionó al mundo y parecía no rozar a esta parte del planeta, entró como una daga en el corazón de cinco familias rosarinas.

En el segundo aniversario del hecho, el jueves a las 11.45 se realizó el acto en el ECU para recordar a las víctimas y rendirles homenaje. Fue especial, porque en todo momento se respiró un clima de paz, y quedó claro que el mensaje que transmitieron principalmente los familiares de los cinco hombres que perdieron la vida fue de repudio absoluto a cualquier forma de violencia.

Con la conducción del Gerardo Rozín, primero disertaron Ariel Gelblung, abogado representante del Centro Weisenthal, organismo de Derechos Humanos, y luego lo hizo Juan Marteau, especialista en terrorismo y el crimen organizado. Cuatro de las parejas de la víctimas tomaron la palabra mientras sus hijos y familiares lo presenciaron en las primeras filas. También se hizo presente el rector de la UNR, Franco Bartolacci, que se sentó junto al intendente electo Pablo Javkin.

Paz y repudio a cualquier forma de violencia

Luciana Martínez, la viuda de Angelini, en un momento de su exposición habló de “las estrategias de miedo que nos hace pensar en la gran intolerancia y el desamparo en el mundo”. Mientras se proyectaron en una pantalla gigante de frente al público las imágenes de las filmaciones que las propias víctimas tomaron con sus teléfonos celulares unas horas antes de sufrir el alevoso ataque terrorista mientras circulaban con sus bicicletas por Nueva York. Se los veía sonrientes y felices por la experiencia única que eligieron vivir. De hecho, la presentación del homenaje mostraba un gran cartel cuyo simbología era el dibujo de bicicleta cuyas ruedas eran un 8 acostado, con el contraste de gaviotas y la silueta de la estatua de la Libertad y los rascacielos de la Gran Manzana.

Luego de ese instante emotivo donde se vio el rostro más triste de los familiares de las víctimas, habló Ana Evans, viuda de Mendoza. La mujer agradeció “el cariño de la gente que nos sostiene” y fueron imprescindibles para “seguir adelante”. Antes dijo que “jamás hubiera imaginado tener que conversar con sus hijos de un tema que ella misma no entendía".

Por su parte, Vera Dargoltz, compañera de Ferruchi y que mantuvo un diálogo directo con Aire de Santa Fe, reconoció que aunque hayan pasado dos años “cuesta mucho el día a día”. Y habló sobre la necesidad de mantener la memoria. “Ellos viven en cada persona que los conoció y estamos acá por las huellas que dejaron”, se emocionó la mujer. A su turno, Alejandra Sosa, compañera de Pagnucco, recordó el buen humor de su pareja que “la ayuda a levantarse todos los días a las seis de la mañana”.

“Hay que vivir con amor, es la única manera”

Mientras recibía el abrazo afectuoso del decenas de personas, Dargoltz se tomó unos minutos para dialogar con Aire Digital. “Se tiente dolor y en cierto modo alegría a la vez. Por más que pasaron dos años es muy difícil el día a día. Pero ver tanta gente que vino con el corazón y nos apoya y acompaña siempre, es lo que nos hace seguir adelante. El principal motor son nuestros hijos, pero sin toda esta gente no podríamos seguir”, dijo con sinceridad y transparencia.

Sobre el juicio al principal acusado del atentado, que comienza en abril de 2020, Dargoltz, lo analizó como “un paso más, un capítulo que podríamos cerrar, aunque no nos devuelve a nuestros maridos”. En una entrevista con Luis Mino, la mujer recordó uno de los objetivos del homenaje. “Esta gente tan dañina se maneja con odio, y eso genera más odio. Por eso la hay que vivir con amor, es la única manera. Y poner nuestro granito de arena para prevenir el terrorismo es recordando y teniendo memoria”, recalcó Vera.

Luego explicó que a pesar de “todo el dolor del mundo” el homenaje buscaba concientizar, “para que todos sepan que nadie está exento, le puede pasar a cualquiera, como a nosotros. Chicos sanos, sumamente felices que estaban en su momento de mayor felicidad, y de golpe pasó esto. Cada uno, y como familia, teníamos muchos proyectos. Queremos que se viva con amor, que nadie deje de decirle a alguien que lo quiere, o lo que siente, dar un beso antes de dormir, porque nadie sabe qué pasa al día siguiente”.

Si bien aclaró que busca “justicia”, también apuntó que el mensaje no es de “venganza. ¿Qué mensaje le doy a mis hijas, qué pueden pensar de su vida en un futuro si yo les inculcó el odio?”, se preguntó. “Tienen que pensar que hay un camino por delante, y que a pesar de lo doloroso que pasó, la vida sigue, y tienen que hacer lo posible por ser felices”.

Finalmente Vera advirtió que el atentado se podría haber prevenido. "Los pilares de hormigón en la senda peatonal no estaban, los colocaron después”, remarcó sobre un recurso que se utiliza para evitar la circulación de vehículos (como el del homicida) en sendas peatonales o carriles destinados a bicicletas.

A pesar de la tristeza y el dolor, la particular voz de Juan Carlos Baglietto puso un momento de enorme serenidad y emotividad cuando tomó la guitarra e interpretó “Las cosas tienen movimiento” (Fito Páez), y “El témpano” (Adrián Abonizio). Un cierre acorde, porque las letras de esas canciones sintetizan el mensaje de concordia y paz que impulsaron los familiares de las víctimas y atravesó cada instante del acto.

Del éxtasis a la peor pesadilla

Uno de los amigos sobrevivientes del ataque terrorista estuvo presente a través de una carta que envió a los familiares de las víctimas. Se trata de Martín Marro que envió un escrito a los familiares de sus amigos. Desde Boston, Estados Unidos, donde vive con su mujer y sus dos hijos, pidió condenar el terrorismo y la violencia “en todas sus formas, donde sea y como sea” y “que nunca más nadie pierda cinco amigos en un ataque terrorista”.

escena atentado rosarinos en Nueva York.jpg
En abril comenzará el juicio en los tribunales de New York. La Fiscalía y el FBI solicitaron pena de muerte para el terrorista.

En abril comenzará el juicio en los tribunales de New York. La Fiscalía y el FBI solicitaron pena de muerte para el terrorista.

En el escrito dice que se trataba de un “grupo maravilloso de diez amigos celebrando una amistad de décadas” que se vio “atacado por una persona que decidió hacer el mal al azar. Como lo describiera mi hermano, fue un tobogán emocional donde pasamos del éxtasis a la peor pesadilla".

También dedicó una párrafo a las mujeres de los fallecidos. “Admiro la valentía con la cual las esposas de nuestros amigos se han puesto al hombro a sus familias tratando de educar y guiar a sus hijos por el mejor camino posible, como lo hubieran hecho Ariel, Hernán, Alejandro, Diego y Hernán”.

Pena máxima

Por el atentado que se cobró la vida de los rosarinos y dos personas más, está detenido un hombre de origen uzbeko identificado como Sayfullo Saipov. El terrorista conducía la camioneta que ingresó a la bicisenda de la avenida West Side Highway atropellando a los ciclistas. Saipov se encuentra detenido a la espera del juicio que comenzará a ventilarse en los tribunales de Nueva York a partir del 19 de abril de 2020. La Fiscalía General de New York, al igual que el FBI, solicitaron la pena de muerte para el terrorista.

Dejá tu comentario