miércoles 24 de febrero de 2021
Sociedad género | Tendencia | Santa Fe

Más allá de lo masculino y femenino: porqué la ropa sin género es cada vez más elegida

Son muchas las marcas que se suman a este movimiento que intenta dejar atrás la diferenciación binaria y, por el contrario, permitir que cada uno sea libre de elegir la prenda que lo haga sentir más a gusto.

De un tiempo a esta parte son muchos los cambios sociales que se dieron respecto de la igualdad de género y la identidad, sobre todo entre los más jóvenes. En la moda, la respuesta a estas transformaciones tiene un nombre: ropa sin género o "genderless". Detrás de esta tendencia hay todo un sistema de pensamientos y valores que tienen que ver con abandonar la cuestión binaria hombre-mujer y que promueven la libertad de elección en cuanto a la prenda como lo fundamental.

Hace 20 años, Camila Milessi junto a Emiliano Blanco creó Kostüme, que con el correr del tiempo se volvió una de las marcas referentes de esta tendencia en Argentina. En conversación con Aire Digital, Milessi explicó que las prendas las diseñan a partir de figuras geométricas, de manera abstracta, y ese es el puntapié inicial para crear indumentaria sin género.

En Kostüme lo que justifica el diseño está vinculado a una idea y no al género de las personas: piensan en arquitectura antes que en formas humanas. El género es para sus diseñadores una cuestión secundaria, lo importante de la persona es qué le gusta, qué piensa, que película vio, qué la apasiona y crean a partir de esas bases. "No hace falta ser gordo, flaco, alto, bajo, sino tener estilo y seguridad en uno mismo. Nos imaginamos qué nos gustaría hacer con esa prenda, a dónde nos gustaría ir, todo lo que tiene que ver con la identidad persona", detalló la diseñadora.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kostüme (@kostumeba)

Cuando Coco Channel lanzó su línea de pantalones para mujeres a comienzos del siglo XX, abrió el camino para cuestionarnos quién define el género de la ropa, las imposiciones sociales y las prohibiciones respecto de los géneros, los estampados, los colores y las formas de la ropa, encasillada en el binarismo genérico. Desde ese momento a hoy, el género identitario pasó a ser tan flexible y fueron tantos los cambios, que su condición binaria ya parece algo retrógrado.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FCulturaColectiv%2Fstatus%2F1323661213037850626%3Fs%3D20

En un futuro van a ser cada vez más marcas las que se sumen al movimiento de la ropa sin género. Algunas lo harán por el reconocimiento de la valoración de las personas más allá de los géneros y otras porque es una cuestión comercial. Para Milessi, "en Kostüme hacemos un trabajo de autor desde hace años, y esa es la diferencia".

Su marca fue fundada el 8 de marzo del 2001, y al principio solo algunos entendían lo que hacían. Después la diseñadora consideró que a su marca comenzó a consumirla gente con una "mentalidad más libre, asociada al arte, o que piensan de otra manera", y eso los hizo darse cuenta de que tenían receptores válidos para ideas y prendas de ese tipo.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kostüme (@kostumeba)

Leer más ► Batahola y sus prendas con las que madre e hija hacen ruido

Respecto de las ventas, Milessi explicó que se incrementan en la marca porque hace 20 años que persisten en la misma idea. "Ese tipo de diseño hace que subsista el proyecto y que podamos seguir creando cosas que nadie sabe para quien son, sino para el que las sienta", concluyó.

La moda sin género en Santa Fe

En Santa Fe son varias las marcas que apuestan al diseño andrógino, una de ellas es Ay! Proyecto, que lanzó colecciones en esta línea. Geo Cecotti, su diseñadora, habló con Aire Digital y explicó que "en la moda se están rompiendo las concepciones establecidas, y eso potencia la libertad de expresión y el dejarse llevar por los sentimientos".

La ropa “agénero” no es un reemplazo al viejo y conocido “unisex”, porque no hay prendas de hombre ni de mujer. Lo que hay es ropa que gusta, que calza bien y se desea, sin importar el género de quién la compre y use. Cecotti consideró que el genderless "es una forma de no condicionar al usuario en su elección".

ropa sin género.jpg

En una era millennial donde los jóvenes se esfuerzan por promover las libertades individuales sin etiquetas y la igualdad de género, la tendencia de lo andrógino tarde o temprano iba a llegar, y parece que va a quedarse. "El cambio social que empezó en los jóvenes impulsó a la moda a cambiar y ajustarse a ellos", aseguró la diseñadora.

Leer más ► Emprendedores en Santa Fe: Dai Lerman y su vitrofusión

Para Cecotti, lo genderless "no implica travestir a los hombres ni masculinizar a las mujeres, sino encontrar un punto donde ambos sexos confluyan y cada uno se sienta libre". Dicho en otras palabras, se trata de una reinterpretación de los conceptos de hombre y mujer, femenino y masculino.

ropa sin género2.jpg

Las propuestas que sacó en su marca tuvieron mucha aceptación en el público santafesino, y fueron las mujeres las que más eligieron estas prendas. Además Cecotti consideró que la pandemia y el aislamiento ayudaron en la venta de esta colección, porque era ropa cómoda y relajada.

Son muchas las marcas que trabajan en colecciones sin género desde hace décadas. Además, los referentes de la nueva generación -como Harry Styles- promueven cada vez más esta libertad de elección y expresión. Styles fue primer hombre que consiguió ocupar en solitario la portada de 'Vogue USA', pero no sólo eso, lo hizo con un vestido de Gucci.

En la misma línea, Gucci usa como estrategia para mostrar su línea de maquillaje diferentes modelos tanto hombres como mujeres. Además utilizan faldas, tacos y certeras en los desfiles de ropa masculina. Por su parte Calvin Klein en 1994 ya hablaba de inclusión, y la marca fue pionera en lanzar al mercado CK One, la primer fragancia unisex.

Los jóvenes intentan cada vez más desprenderse de las etiquetas, de los marcos moldeadores de la sociedad, y por el contrario, promover la libertad de expresión y acción como lo fundamental. La moda parece acompañar con entusiasmo estos cambios, y lo logra con mucha efectividad.