domingo 26 de septiembre de 2021
Sociedad cárcel | Servicio Penitenciario | sustentable

Juaga: una marca de ropa y accesorios sustentables, fabricados en la cárcel

Un joven arquitecto apostó por el diseño sustentable y con impacto social. Es por eso que en 2018 fundó Juaga, una marca de accesorios y ropa que se confecciona dentro de la Unidad N° 1 de Olmos.

Cuando el arquitecto Leandro Caamaño decidió emprender, supo que quería hacerlo con un proyecto de triple impacto: económico, social y ambiental. En 2018 el joven trabajaba en el Servicio Penitenciario bonaerense y fundó una marca de marroquinería y ropa llamada Juaga, que se fabrica dentro de la Unidad Nº 1 de Olmos, con materiales reciclados. Con este emprendimiento, el tiempo perdido en prisión se transforma en algo productivo.

Aire Digital habló con el joven, quien contó que para confeccionar la marroquinería realizan el proceso de suprareciclaje -también conocido como reutilización creativa-, que es el aprovechamiento de productos y residuos para fabricar nuevos materiales o productos de mayor calidad, valor ecológico y valor económico. En este sentido, realizan carteras y accesorios con materiales descartados como mangueras contra incendios desechadas, caucho de llantas de bicicletas falladas, y plásticos de banners que ya no sirven.

JUAGA
En Juaga realizan carteras y accesorios con materiales descartados como mangueras contra incendios desechadas, caucho de llantas de bicicletas falladas, y plásticos de banners que ya no sirven.

En Juaga realizan carteras y accesorios con materiales descartados como mangueras contra incendios desechadas, caucho de llantas de bicicletas falladas, y plásticos de banners que ya no sirven.

La ropa que confeccionan no es siempre desde la reutilización, pero también utilizan procesos con un impacto social positivo. Esto es porque todo lo que estampan lo hacen en el Taller Protegido de los Tilos, donde trabajan personas con Síndrome de Down, y es gestionado por sus padres. Lo mismo sucede con los insumos, que los compran a emprendedores locales.

image.png
Leandro Caamaño, fundador de Juaga.

Leandro Caamaño, fundador de Juaga.

Mientras Caamaño estudiaba arquitectura comenzó a trabajar en el Servicio Penitenciario, donde aún es empleado y se encarga de los talleres productivos y capacitaciones en todas las cárceles de la Provincia de Buenos Aires. Es por esta razón que conocía muy bien la problemática y decidió generar una oportunidad para el sector. "La idea surgió de los años de experiencia trabajando en el área, fue más fácil generar un impacto social en ese lugar que ya conocía y no en otro", contó.

image.png
La descripción de los materiales con los que fue confeccionada la cartera.

La descripción de los materiales con los que fue confeccionada la cartera.

Hoy en día tienen una taller chico dentro del penal, en el que trabajan tres internos. En la marca también trabaja su novia, Ana Laura Trelles, que es Licenciada en Diseño de Indumentaria. Ellos son los encargados de capacitar a los demás internos interesados en la costura, aunque hoy en día el número es reducido ya que al ser presencial, hay riesgos de contagio de coronavirus y tuvieron que adaptarse a la pandemia. Estas capacitaciones son solventadas por ellos mismos.

Emprender dentro de la cárcel tiene sus complejidades, no funciona como un taller en la calle: "Hay un chico que trabaja con nosotros que tiene problemas de asma y ahora viene poco. O hay situaciones internas dentro del penal por las que no los dejan ir al taller, por ejemplo un castigo. Pero los internos que trabajan tienen buena conducta y cuidan mucho el trabajo", contó Caamaño.

juaga - ph.anabellafc (6).jpg
En la marca también trabaja la pareja de Caamaño, Ana Laura Trelles, que es Licenciada en Diseño de Indumentaria.

En la marca también trabaja la pareja de Caamaño, Ana Laura Trelles, que es Licenciada en Diseño de Indumentaria.

A los empleados se les paga un peculio, pero Caamaño aseguró que "ahí adentro el dinero en sí es importante, pero ellos valoran más el esparcimiento, tener un trabajo, empezar a emprender un oficio nuevo y la oportunidad laboral". El joven va al taller y asegura que "uno presta mucho el oído también, porque no se levantan todos los días con el mismo ánimo. No es ir a trabajar como en cualquier otro trabajo", dijo.

Tener un emprendimiento fuera de la cárcel es complicado de por sí, pero al hacerlo dentro se suman los conflictos que pueden haber en el penal. En octubre del año pasado cuando sucedieron motines en varias cárceles del país, en el penal hubo una revuelta que fue rápidamente controlada. "Nosotros ese día no estábamos en el lugar, pero nos puede tocar. Ahí esta todo bien, hasta que de un momento para el otro está todo mal", consideró.

Sin embargo aseguró que en el taller siempre hay respeto y que la relación con los internos no es de jefe-empleado, sino que trabaja con ellos a la par. "A todos nos gusta mucho el momento laboral y se disfruta, hacemos un buen equipo", contó. La idea es que cuando concluyan su condena sigan trabajando en Juaga.

image.png
La descripción de los materiales con los que fue confeccionada la cartera.

La descripción de los materiales con los que fue confeccionada la cartera.

Según datos de Centro de Estudios sobre Justicia Restaurativa, el 82% de las personas que están detenidas cuando recuperan la libertad vuelven a la prisión. Sin embargo, en la Dirección de Promoción e Inclusión Sociolaboral (donde trabaja Caamaño), midieron cuántas personas vuelven a ser privadas de su libertad de los que realizaron capacitaciones y estudios, y los resultados fueron de menos del 10%. Es por eso que en el Ministerio de Justicia están viendo esto como algo positivo, por lo que están trabajando para hayan más proyectos así.

Según especificó, hay muchísimas personas detenidas que tienen su primer contacto con la educación pública en la cárcel, que aprenden a leer y escribir, y también hay algunas carreras universitarias. "Muchos salen siendo abogados, saben muchísimo de leyes, se empiezan a informar, a ver sus causas y deciden estudiar, por lo que hay personas recibidas que todavía están presas", aseguró.

Leer más ► Emprendedores en Santa Fe: Mylo y su cosmética natural, vegana y artesanal

JUAGA - ph.anabellafc (65).jpg
En la Dirección de Promoción e Inclusión Sociolaboral (donde trabaja Caamaño), midieron cuántas personas vuelven a ser privadas de su libertad de los que realizaron capacitaciones y estudios, y los resultados fueron de menos del 10%.

En la Dirección de Promoción e Inclusión Sociolaboral (donde trabaja Caamaño), midieron cuántas personas vuelven a ser privadas de su libertad de los que realizaron capacitaciones y estudios, y los resultados fueron de menos del 10%.

Impacto ambiental

El objetivo del proyecto también es generar conciencia en el cuidado de medioambiente, que otros emprendedores "empiecen a expandir la mente y vean que se puede hacer productos con materiales que no fueron pensados para ese fin. Es cuestión de buscar las oportunidades", aseguró Caamaño.

Leer más ► Santa Fe: Bailemos Más y su ropa deportiva en talles para todas

Ahí mismo en el penal hay un espacio de descarte tecnológico, donde trabajan algunos internos. Un día les llegó una tanda muy grande de notebooks rotas con sus fundas, que no eran reciclables. Con esos materiales en Juaga hicieron delantales para los recicladores, y luego los utilizaron para realizar accesorios de carteras.

Caamaño detalló que "es un proceso mucho más complejo que ir a comprar telas y confeccionar, ya que a todos los materiales hay que limpiarlos y hacerles determinados procesos para que queden aptos para convertirse en otro producto, y eso lleva muchas horas de trabajo".

image.png

"Made in prison", el slogan de Juaga.

La esencia de Juaga es hacer una marca de moda desde adentro de la cárcel. "Por lo general los productos que se hacen desde la cárcel están vistos como tumberos, nosotros queremos demostrar que se pueden hacer productos de buena calidad y diseño", aseguró el arquitecto y concluyó "nuestros clientes no pueden creer la calidad de los productos, y a nosotros nos enorgullece haberlo con gente que tiene un talento tremendo y está detenida."