miércoles 18 de mayo de 2022
Santa Fe Laguna Bedetti | Santo Tomé | Bajante

Rescatan tortugas que quedaron atrapadas en el barro de la laguna que se evaporó en Santo Tomé

La laguna Juan de Garay, más conocida como laguna Bedetti, se secó por la bajante histórica y la falta de lluvias. Un grupo de voluntarios rescataron a las tortugas que habían quedado atrapadas en el barro.

La laguna Juan de Garay (ex Bedetti) en Santo Tomé se secó por la bajante y la sequía histórica en las cuencas de los ríos Salado y Paraná. En el centro del lecho, un desierto de tierra seca y quebradiza, hay un pequeño charco de agua en el que quedaron atrapadas un montón de tortugas . Un grupo de voluntarios decidieron intervenir para rescatarlas, resguardarlas y soltarlas en el río Salado, acompañados de biólogos.

Salvan tortugas en la Laguna Bedetti (2).jpeg
Las tortugas rescatadas son llevadas al río Salado.

Las tortugas rescatadas son llevadas al río Salado.

Pamela Vicens, integrante de la Mesa Territorial para el Cuidado del Ambiente de Santo Tomé, contó en una entrevista con AIRE que surgió la inquietud por las tortugas porque la laguna se está secando y por las altas temperaturas con condiciones extremas de la zona. Desde el espacio acudieron al lugar para evaluar la situación y organizaron una intervención con gente idónea en el tema, como licenciados en biodiversidad y biólogos.

Leer más ► La laguna Bedetti está a punto de secarse en Santo Tomé por la bajante y la falta de lluvias

"Vimos que había tortugas de río, las cuales podían ser devueltas al Salado, y aves que están atrapadas en el agua que quedó", dijo Vicens. Además remarcó que encontraron mucha basura, por lo que "también queríamos realizar una jornada de limpieza para concientizar a los vecinos, y sumar voluntarios al rescate de la fauna con intervención de especialistas, porque hay que hacerlo adecuadamente".

Laguna Bedetti tortugas AIRE (1).jpeg
Varios voluntarios se acercaron a salvar las tortugas que quedaron atrapadas en el barro.

Varios voluntarios se acercaron a salvar las tortugas que quedaron atrapadas en el barro.

El lunes realizaron el relevamiento y se encontraron con que en la parte por fuera de la laguna se puede caminar pero adentrándose un poco más se empieza a hundir y desestabilizar por el barro, por lo que se dificultan las tareas de rescate. "Tuvimos que tomar los recaudos y medidas para no lastimarnos, sobre todo porque había voluntarios que no tenían conocimiento previo en el tema", afirmó la joven.

Leer más ► Santo Tomé: la laguna Bedetti se secó por la bajante y las fotos son impactantes

El móvil de AIRE estuvo en el lugar y explicó que las tortugas prácticamente no se ven ya que están atrapadas en el lodo y los voluntarios se acercan y tantean para encontrarlas y sacarlas.

Laguna Bedetti tortugas AIRE (4).jpeg
El móvil de AIRE estuvo en el lugar y explicó que arriba está seco el piso pero abajo hay barro, por lo que prácticamente las tortugas no se ven ya que están atrapadas en el lodo y los voluntarios se acercan y tantean para encontrarlas y sacarlas.

El móvil de AIRE estuvo en el lugar y explicó que arriba está seco el piso pero abajo hay barro, por lo que prácticamente las tortugas no se ven ya que están atrapadas en el lodo y los voluntarios se acercan y tantean para encontrarlas y sacarlas.

Bajante histórica

Alimentada por el cauce del río Salado, la laguna Juan de Garay hoy luce seca como consecuencia de la bajante en las cuencas de los ríos Salado y Paraná y la falta de lluvias. Desde el lecho de la laguna Juan de Garay, el móvil de AIRE plasmó el escenario que se atraviesa como consecuencia de la bajante del río.

"Prácticamente muerta, es una pena, es terrible ver esto. De chico yo vivía acá y esto era un balneario, con más de un metro de profundidad", recordó Mariano, vecino de Santo Tomé, que en diálogo con el móvil atribuyó la situación no solamente a la bajante del río sino también a la manipulación que se hizo en el terreno en el transcurso de los años.

Salvan tortugas en la Laguna Bedetti (5).jpeg
Alimentada por el cauce del río Salado, la laguna Juan de Garay hoy luce seca como consecuencia de la bajante en las cuencas de los ríos Salado y Paraná y la falta de lluvias.

Alimentada por el cauce del río Salado, la laguna Juan de Garay hoy luce seca como consecuencia de la bajante en las cuencas de los ríos Salado y Paraná y la falta de lluvias.

¿Se puede secar completamente? Los especialistas que hablaron con Aire Digital no lo descartan, pero tampoco pueden confirmarlo. Pablo Collins (director del Inali), Ricardo Giacosa (investigador del Instituto Nacional del Agua) y Gustavo Ferreyra (especialista de la Secretaría de Recursos Hídricos de Santa Fe) coinciden en que es una posibilidad que va a depender de la evolución del río Salado -la laguna está al lado de su desembocadura- y también del río Coronda, que influye mucho en el agua de la laguna. Hoy el humedal está aislado de los dos ríos pero existe la posibilidad de que en parte se alimente a través del agua subterránea.

Para Giacosa, que ha estudiado la cuenca del Salado, la bajante es importante y comparable a las de los años 70. “Como dato anecdótico, recuerdo que el 26 de junio por el puente sobre la ruta 70, cerca de Recreo, el Salado pasaba con un caudal de apenas un metro cúbico por segundo y la superficie del río quedó como escarchada por el frío”, contó el investigador del INA. En ese mismo punto, en la crecida de abril de 2003 el caudal del río arañó los 4.000 metros cúbicos por segundo (3.950).

Más allá de la posibilidad de que la laguna Bedetti se seque o no, lo que es una realidad es que por ahora es un área natural protegida sólo en los papeles. Hay una gran cantidad de basura en el humedal, sobre todo botellas rotas, viejos caños de hormigón y escombros.