lunes 6 de julio de 2020
Santa Fe | Vicentín | Ministerio de Trabajo |

Para Sukerman, el Gobierno "salvó una empresa argentina" de quedar en manos extrajeras

El ministro de Trabajo de la provincia se refirió a la intervención decretada por el gobierno nacional y recordó que los empresarios habían manifestado problemas para pagar los sueldos.

El sector oficialista de la provincia de Santa Fe se manifestó a favor de la intervención de la empresa Vicentín por parte del Gobierno nacional. Una de las primeras voces que celebró la medida fue la del gobernador Omar Perotti y este martes el ministro de Trabajo, Roberto Sukerman, se expresó al respecto entendiendo que "el estado nacional salvó a una empresa argentina de una crisis fenomenal y de quedar en manos extranjeras".

En diálogo con Aire de Santa Fe, el funcionario aseguró que la crisis económica de la empresa del norte santafesino fue seguida de cerca desde su rol como titular del Ministerio de Trabajo provincial. "El sindicato de aceiteros de San Lorenzo fue uno de los primeros que recibí", recordó y sostuvo que "la situación estaba complicada desde hacía varios meses". "Incluso antes del anuncio del Gobierno, los empresarios estaban manifestando problemas para pagar los sueldos", afirmó.

planta vicentin telam 4.JPG
Imagen de la planta de la empresa Vicentín que fue intervenida por el Gobierno nacional con intenciones de expropiarla.

Imagen de la planta de la empresa Vicentín que fue intervenida por el Gobierno nacional con intenciones de expropiarla.

La delegación interventora arribó este martes a la ciudad de Avellaneda. Encabezada por el subinterventor Luciano Zarich, un equipo conformado por abogados y contadores, el grupo se trasladó al Juzgado Civil y Comercial de la 2° Nominación de Reconquista a cargo del magistrado Fabián Lorenzini. Allí entregaron una copia certificada por la Escribanía General de la Nación del Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente por el cual se dispone la la intervención de la firma cerealera.

El mecanismo de intervención se dio con un marco acalorado de manifestaciones en las ciudades de Avellaneda y Reconquista, donde cientos de habitantes protestaron con banderas argentinas, carteles y cánticos alegando sobre todo, una presunta ilegalidad de la medida tomada por el presidente Alberto Fernández.

Sukerman se refirió a las expresiones de los vecinos del norte provincial. "Algunos hablan de la estatización como si estuviésemos hablando de un régimen comunista y la expropiación por causa de utilidad pública está en el artículo 17 de la Constitución Nacional", consignó. Pero sobre todo, remarcó la idea estratégica de la gestión nacional de no permitir que Vicentín estuviese en manos privadas y extranjeras. "Nación no quiere que se extranjerice una empresa que es fundamental para la actividad agropecuaria, entonces entiende que es importante que quede en manos del estado y administrada de manera empresarial", aseguró.

Con un proyecto de once artículos, el Poder Ejecutivo declara de interés público la expropiación de la empresa Vicentín. Como el estado es su principal acreedor, propuso hacerlo a cambio de la deuda que la misma mantiene con el Banco Nación y la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). El precio, como ocurre en estos casos, será establecido por el Tribunal de Tasaciones de la Nación.

Si la tasación fuera mayor a su deuda, el Ministerio de Economía queda habilitado a tomar deuda para abonar el valor de la expropiación. Además, el proyecto que se envió al Congreso prevé la creación del Fondo Fiduciario Agro Argentina, a través de YPF AGRO S.A.