martes 12 de octubre de 2021
Santa Fe Seguridad | Rosario | Aníbal Fernández

Narcotráfico: Omar Perotti puso sus demandas sobre la mesa y ahora Aníbal Fernández debe definir

El gobernador pretende que se refuerce de manera urgente la cantidad de agentes federales en la provincia. Y que cambien los operativos para que sean más efectivos, en momentos en que la policía está afectada a los juicios contra las bandas narco. También que se aceleren las investigaciones.

Tres horas después de asumir como ministro de Seguridad, Aníbal Fernández se reunió con el gobernador de Santa Fe Omar Perotti con un tema urgente sobre la mesa: el recrudecimiento de la violencia narco en Rosario. El flamante ministro escuchó por más de una hora al gobernador que desplegó una serie de demandas, que giraron en torno a dos instancias: una a corto plazo, como el refuerzo de más efectivos de fuerzas federales –actualmente hay 3.400, según datos de la gestión anterior de la cartera de Seguridad de la Nación-; y otra de fondo: como la creación de una unidad especial o “comando unificado” de combate contra el narcotráfico que enfrente a las bandas criminales en Rosario.

Perotti sabía que obtendría una respuesta inmediata de Aníbal Fernández, que había asumido hacía unas horas. El flamante ministro se reunirá este martes con los jefes de las cuatro fuerzas federales, como Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Policía de Seguridad Aeroportuaria. El gobernador espera que tendrá una respuesta a la brevedad, según le confió Aníbal Fernández, que el jueves se reunirá en Buenos Aires con el director del Organismo de Investigaciones del MPA Marcelo Sain, con quien mantiene una antigua relación.

“El problema excede a Santa Fe y el gobierno debe entender que este problema es nacional”, afirmó Perotti a AIRE, tras el primer encuentro con el ministro de Seguridad.

Leer más ► Oficio y dientes apretados, las características que destaca Omar Perotti del nuevo gabinete nacional

18-06-21 allanamientos cocaína banda tráfico narcotráfico internacional _JJG 005 _9x16.jpg
El ministro Aníbal Fernández le dijo al gobernador Omar Perotti que sus dos prioridades son el conurbano y el crecimiento del narcotráfico en Rosario.

El ministro Aníbal Fernández le dijo al gobernador Omar Perotti que sus dos prioridades son el conurbano y el crecimiento del narcotráfico en Rosario.

“Es un tema complejo de analizar, donde hay situaciones que son de público conocimiento. Hablamos de delitos complejos. Nuestras fuerzas están preparadas para ese análisis y tenemos que lograr que se pueda volcar al papel y se pueda cuantificar lo que pasa”, señaló Fernández.

La urgencia de Perotti pasa porque se cambie el esquema operativo de las fuerzas federales en Rosario, donde –según la visión del gobierno provincial- hasta ahora no funcionó tanto en materia de prevención del delito como en investigaciones profundas.

El tiempo es clave por un motivo puntual. Los juicios que se llevan adelante en Rosario contra la banda de Los Monos provocan que la policía no tenga personal para atender la calle. Hay 270 efectivos que deben cumplir tareas de custodia de testigos y víctimas de los ataques de los Cantero. Son más de 70 patrulleros. Ahora la seguridad en torno al Centro de Justicia Penal está en manos de Gendarmería y Prefectura, que cerraron un perímetro con vallas de dos cuadras para evitar que se repitan atentados contra el edificio como ocurrió un día antes que comenzara el juicio.

Fernández le respondió a Perotti que las dos prioridades de su gestión serán el conurbano bonaerense y Rosario.

“Hasta nos daban migajas. Queremos que nos envíen un contingente importante de efectivos para garantizar la seguridad y que la gente se sienta confiada”, señalaron cerca del gobernador. Eso era, de acuerdo a la visión del gobierno, lo que no entendía Sabina Frederic, que dejó la cartera este lunes.

Omar Perotti_MG_9645-MTH.jpg
El gobernador Omar Perotti necesita la cooperación de las fuerzas federales para detener a las bancas narco en Rosario.

El gobernador Omar Perotti necesita la cooperación de las fuerzas federales para detener a las bancas narco en Rosario.

Aún nadie logra entender qué hacen los gendarmes en Rosario, donde están desplegados 2.500 de un total de 3.400 que hay en la provincia, según datos suministrados por la cartera de Seguridad la semana pasada. Perotti pidió que envíen un refuerzo “importante” de efectivos fuerzas federales. “Esto no se soluciona con parches”, apuntó. Fernández le respondió que las dos prioridades de su gestión serán el conurbano bonaerense y Rosario.

“Necesitamos acciones fuertes porque el delito no puede ser una salida laboral. Hay modalidades delictivas que van mutando para lo cual se requiere el sicariato. Y eso no lo podemos permitir”, afirmó Perotti.

Fernández habló por teléfono el fin de semana con Perotti y también con el exministro de Seguridad de Santa Fe Marcelo Sain, quien actualmente está al frente del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público de la Acusación. Fernández y Sain se conocen desde hace mucho tiempo, cuando el actual titular de la cartera de Seguridad ocupaba el Ministerio del Interior en 2006 y se creó la Policía de Seguridad Aeroportuaria, cuyo exinterventor era el autor del Leviatán Azul.

Leer más ►¿La salida de Sabina Frederic es una buena noticia para Santa Fe?

Ambos se reencontraron a mediados de julio pasado cuando se estrenó el documental de la “PSA, la fuerza de la democracia”; que se exhibió en el centro cultural CCK. En ese momento hablaron del problema de violencia de Santa Fe sin saber que la derrota en las elecciones del 12 de setiembre pasado iba a poner otra vez a Fernández en el gabinete nacional y al mando de la cartera de Seguridad. Fernández se reunirá con Sain el próximo jueves para seguir con el análisis de la situación de Santa Fe.

Marcelo Sain MG 2347 -MTH-1200.jpg
Marcelo Sain, ahora a cargo del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público de la Acusación, se reunirá esta semana con el ministro Aníbal Fernández.

Marcelo Sain, ahora a cargo del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público de la Acusación, se reunirá esta semana con el ministro Aníbal Fernández.

En el gobierno de Santa Fe resultó un “alivio” que saliera Frederic del Ministerio de Seguridad, según señalaron fuentes cercanas al gobernador. En la última de la campaña electoral la exministra se negó a enviar un refuerzo de efectivos federales a Santa Fe cuando Rosario parecía en llamas, con seis crímenes en 20 horas. Lo que molestó a Perotti fue que Frederic hiciera pública su postura, horas después de que el gobernador había hablado con el presidente Alberto Fernández que le había dado su respaldo, algo que quedó desdibujado –según interpretaron en Santa Fe- con la actitud de la ministra.

Más allá de este incidente en medio de la campaña, la relación entre las autoridades del gobierno de Santa Fe y la cartera de Seguridad nunca fue buena, desde el inicio de la gestión cuando Sain dirigía el Ministerio. Saín, quien conocía desde hacía años a Frederic, ambos son docentes de la Universidad Nacional de Quilmes, nunca logró persuadir a la ministra de generar una instancia de coordinación que fuera efectiva. Las desconfianzas eran mutuas.

La coordinación entre las fuerzas federales y la policía de Santa Fe nunca terminó de funcionar de manera aceitada. Lo que siempre reclamó Santa Fe es que no se veía actividad de los efectivos desplegados en Santa Fe, más allá de los controles en algunas rutas.

En octubre del año pasado, Frederic anunció la creación de una delegación estable del Ministerio de Seguridad en Rosario. El objetivo era que los funcionarios de esa cartera siguieran de cerca las causas federales en materia de narcotráfico y que generaran un puente con el Ministerio Público de la Acusación, para tener una visión más integral de la criminalidad en Rosario.

Lograron poner en práctica esa idea. Inventariaron más de 200 causas en el fuero federal y varias de ellas avanzaron, a pesar de las falencias que existen en la justicia federal de Rosario. Una de esas investigaciones fue la que terminó con la desarticulación de una banda que traía grandes cantidades de cocaína de Bolivia y Paraguay y proveía a algunas organizaciones de Rosario, pero sobre todo del conurbano bonaerense. El 20 de junio pasado se desplegaron en la sede de la Policía Federal 400 panes de cocaína secuestrados que tenían envoltorios azul y blanco, como la bandera argentina.

Perotti también está necesitado de mostrar cambios en materia de seguridad de forma urgente.

Perotti también quiere que no sólo se refuercen los efectivos federales sino también el envío de fondos para áreas sociales. “No puede ser que el delito se transforme en una salida laboral”, afirmó. El otro pedido es que se sumen más fiscales en la justicia federal. En Rosario hay tres fiscalías federales que son las mismas desde hace 20 años. Hay muy poca coordinación con el MPA, donde la Unidad de Criminalidad Organizada, en manos de Matías Edery y Luis Schiappa Pietra llevan adelante causas en las que en la mayoría aparece el narcotráfico como eje de la violencia que se investiga. Si hubiera una coordinación más aceitada las pesquisas abarcarían un plano mayor de delitos y crímenes. Otro tema es el rol de la Unidad de Información Financiera (UIF), cuyo rol no es protagónico en momentos en que el lavado de dinero nunca aparece como nudo de las investigaciones.

Sain le llevará a Aníbal Fernández una propuesta para crear una unidad de investigación con agentes federales y provinciales de lucha contra el crimen organizado. De eso estuvieron hablando el fin de semana. El ministro de Seguridad quiere profundizar sobre esa idea después de tener un panorama más claro con la reunión que mantendrá con los jefes de las fuerzas federales. Pero anticipó que desea que la Policía Federal se transforme en una fuerza que se centre en las investigaciones complejas.

Esta semana será clave para Santa Fe en materia de seguridad, en momentos en que se renovó el gabinete nacional y Alberto Fernández pretende relanzar su gestión para intentar dar vuelta el crudo resultado electoral del 12 de setiembre. Perotti también está necesitado de mostrar cambios en materia de seguridad de forma urgente.