lunes 9 de mayo de 2022
Santa Fe Sonia Martorano | Tercera ola de covid-19 | Covid-19

La ministra Sonia Martorano admite el cansancio y el desgaste del personal de salud en la tercera ola de covid

Sonia Martorano, ministra de Salud de Santa Fe, contó que la provincia prepara un programa para asistir los efectos de la pandemia en los recursos humanos del sistema sanitario. También reconoce que la valoración económica del personal debe estar en la agenda.

La ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, sabe que el personal de salud siente “un gran desgaste”. Lo primero que aclara es que ella, si bien es funcionaria, “primero” es médica, y se siente parte de esos equipos. “Estamos distintos, estamos cansados. Son dos años en los que no hemos dormido bien, en los que hemos tenido mucha exigencia”. Y cuenta que están pensando en lanzar un programa para asistir los efectos subjetivos de la pandemia, y no sólo para los equipos de salud. “Yo trabajé en el Colegio Médico en un Programa de Asistencia Profesional en Crisis, y pensamos en replicarlo en la provincia”. Martorano es terapista, y cree que la pandemia “dejó en evidencia” muchas cosas, por ejemplo, que cada vez hay menos terapistas porque es un trabajo de mucha exigencia y poca valoración.

- Justamente, el personal de salud vive una situación de mucho cansancio y con la sensación de que su trabajo es poco valorado.

- Te lo puedo responder desde varios lugares. Hoy me toca ser funcionaria, pero primero soy médica. Venimos viniendo dos años hipercomplejos, que tienen que ver con lo sanitario pero tienen también que ver también con lo social con el económico, hay un cúmulo de cosas que hacen que la situación que atravesamos no sólo sea diferente, sino que es crítica en un montón de aspectos. En cuanto a lo sanitario, claro, esto irrumpe. Una pandemia. Nadie de los que estamos la vivimos antes. Y tuvo y tiene mucha política de preparación, en todo sentido. Desde los equipos de salud hubo que prepararse antes de la primera ola para enfrentar algo distinto, que no sabíamos qué era. Una enfermedad que desconocíamos, que escuchábamos, leíamos lo que ocurriría en otros países. En base a eso, empezamos a trabajar en simuladores, más allá de las horas de trabajo remunerado y real, son muchas horas de educación. Todo eso era tiempo que destinaban a prepararse.

"Hubo un trabajo de preparación tremendo en Santa Fe para afrontar una enfermedad desconocida, que se afrontó sin vacunas en la primera ola, no es menor eso, y sin saber qué consecuencia tenía cuando volvía a la casa", recordó la ministra Martorano.

- Eso sumó exigencia.

- Terrible. Por eso te digo, me cuesta hablarlo como funcionaria, pero me siento médica. Me siento parte del problema, más allá de que uno busca la solución. Entonces hubo mucho tiempo, muchas horas, muchos días, muchos meses de preparación, en simuladores, en simulación. Estuvimos haciendo unos vídeos pero después en cada lugar, en cada hospital, replicábamos algo tan simple como vestirse y desvestirse. Porque era el momento de infección, que no era cuando atendíamos a los pacientes, si no cuando te sacabas la ropa, porque ya estabas tan cansado de no haber podido respirar bien, de estar apretado, de pasar calor, que en el momento de sacarla, perdías ese segundo de cuidado y al tocarla los médicos se contaminaban. ¿Qué te quiero decir? Que hubo un trabajo de preparación tremendo para afrontar una enfermedad desconocida, que se afrontó sin vacunas en la primera ola, no es menor eso, y sin saber qué consecuencia tenía cuando volvía a la casa.

Enfermera Coronavirus terapia Cullen_MG_5026_MTH-1200_MTH.jpg
La tercera ola de covid-19 en Santa Fe llegó en el momento en el que el personal de salud comenzó a tomar licencias, luego de dos años de mucho esfuerzo.

La tercera ola de covid-19 en Santa Fe llegó en el momento en el que el personal de salud comenzó a tomar licencias, luego de dos años de mucho esfuerzo.

- Y eso sigue desde hace dos años…

- Eso se sostuvo y se sostiene después de dos años, porque cuando baja un poquito la ola, había que preparar vacunación, había que testear, había que rearmar camas y cambiar protocolos y ya vino la segunda ola, que fue devastadora, porque a los equipos les costó atender gente joven, ver morir gente joven y eso dejó una impronta, un cansancio, una desilusión, un desánimo. Se trabajaba a destajo. Fue mucho más impactante, con muchísima más demanda. Así llegamos a un período donde bajan los casos pero inmediatamente se viene Ómicron, con lo que estamos viviendo ahora, una gran demanda de camas en el segundo nivel, un gran trabajo en las guardias, en atención primaria, insisto en los testeos, tenemos que testear. Es una catástrofe sanitaria mundial, que en nuestro país, en nuestra provincia, la verdad es que se está afrontando bien. Y el peso recae prácticamente en el personal sanitario.

- ¿Cómo se afronta este cansancio?

- Sí, hay desgaste, desánimo. ¿Por qué? Porque es mucho tiempo, y la necesidad de parar un poco, la necesidad de ver una salida, una luz, no se ve tan cercana. Y sí, hay que hay que comenzar a pensar cómo recuperar estos equipos desde muchos niveles, que también eso se suma al reconocimiento económico, hay que decirlo. Porque también hay otras áreas que están mucho mejor reconocidas en el aspecto económico. Yo creo que es el momento de sentarse, de rever esta situación, cuando se puso en crisis la vida, la muerte, la cantidad de vidas de la gente, apareció la vocación, esa fuerza de trabajo de los equipos de salud. Hay que comenzar a revaluar desde otro lugar a este personal. Porque si no, para nosotros la salud es un derecho y la ponderamos mucho, pero faltan otros reconocimientos, que es cierto.

- ¿Pudo conversar con el gobernador la necesidad de otro tipo de valoración económica para el personal de salud?

- En el torbellino de todos los días uno va tratando de que las cosas vayan saliendo para adelante, a veces perdemos la valoración de cosas que se han dado, por ejemplo, a nuestro personal no le faltaron equipos de protección, y en el mundo faltaron. Fue un esfuerzo tremendo y teníamos, y tenemos, todos los equipos de protección personal. Esto creo que se logró, que no es menor. También se pierde de vista que se los cuidó desde ese lugar. Quizás sea momento, cuando esto pueda parar un poquito, de rever una nueva valoración.

sonia martorano
A Sonia Martorano le tocó el desafío de organizar a los equipos de salud de Santa Fe para enfrentar un escenario desconocido y con un alto nivel de incertidumbre.

A Sonia Martorano le tocó el desafío de organizar a los equipos de salud de Santa Fe para enfrentar un escenario desconocido y con un alto nivel de incertidumbre.

- Siprus reclama que a los profesionales se los está haciendo ir a trabajar con síntomas de covid (ver aparte).

- No, no, no, no. Eso lo desmiento. Que los médicos tengan que ir con síntomas, de ninguna manera. De hecho, me tuve que bancar que decían que habían cerrado guardias, que tampoco se cerraron, pero hay personas que están con síntomas, entonces, se van a su casa. Y entonces, esas horas, hasta que encontrás reemplazo, puede ser que se resienta el servicio. Nadie va a trabajar con síntomas. A veces les tenés que decir que se vaya a su casa, porque no se quieren ir, para no recargar a los compañeros.

Siprus denuncia que se está maltratando al personal de salud

Para la secretaria general del Sindicato de Profesionales Universitarios de la Sanidad (Siprus), María Fernanda Boriotti, el diagnóstico también es que “hay un desgaste y un agotamiento que parece un espiral sin fin, siempre queda un resto, pero se va notando mucho el estado psicofísico de los trabajadores”.

Su posición es muy crítica de las políticas que se han llevado desde la cartera sanitaria. “Muchos profesionales todavía no han tomado sus licencias, porque fue muy complejo poder acceder a las licencias, recién se habilitaron en noviembre, y la verdad que falta cobertura de reemplazos. Eso sobrecarga a los que quedan y nos lleva a esta situación de que hoy haya gran cantidad de trabajadores de salud infectados y otros que están haciendo uso de su licencia, que es una necesidad y un derecho. Porque no se puede sostener el grado de tensión que implicó el covid sin un descanso”, advirtió.

Boriotti describe que la confluencia del “aumento de la demanda y en paralelo de la asignación de tareas al personal de salud, eso genera la sobrecarga”.

hisopados alero 4.jpg
La ministra Sonia Martorano desmintió que se obliga al personal de salud a trabajar con síntomas.

La ministra Sonia Martorano desmintió que se obliga al personal de salud a trabajar con síntomas.

Para la dirigente sindical, “lo que no quiere hacer el gobierno es invertir lo que hace falta en personal de salud”. Enumera que “hace falta personal de limpieza, de enfermería, profesionales en distintas áreas, y si vos no ponés reemplazos frente a una jubilación, frente a la cantidad de trabajadores que hay enfermos, si no ponés reemplazos por las vacaciones, por algún lado va a hacer agua”.

Por eso, cuestiona la decisión de trabajar siendo contactos estrechos. “En algunos casos están obligando a tomar una guardia con síntomas. Eso, la verdad, es atentar contra el equipo de salud, contra el recurso humano de salud que es muy valioso porque es formado, específico y tiene un compromiso muy alto con el trabajo, con el paciente, con el rol social que tiene”. La ministra de Salud Sonia Martorano negó categóricamente que el personal de salud vaya a trabajar con síntomas.

La decisión del Consejo Federal de Salud del 11 de enero de 2022 estipula que “las personas con esquema inicial completado dentro de los cinco meses, o que hayan tenido covid-19 en los últimos 90 días, que no tengan síntomas y en función de la definición de personal prioritario de cada jurisdicción, podrán disminuir el aislamiento estricto para los contactos estrechos, asintomáticos siempre que realicen: un test diagnóstico entre el día tres y cinco; cuidados de manera estricta (usar barbijo en forma correcta y mantener ambientes ventilados); no concurrir a eventos sociales o masivos; y monitorear la aparición de síntomas diariamente”.

Para Boriotti “maltratar como se está maltratando al trabajador de la salud es incomprensible y está relacionado a lo presupuestario, que no quieren poner plata”. Deja en claro que considera que “no es la solución ni que vayan a trabajar enfermos ni que se restrinjan la atención. Hay que garantizar el derecho a la salud”.