menu
search
Santa Fe Santiago Mele | Selección | Santa Fe

La historia de Miguel Lemos, el cuidacoches de Santa Fe que ataja en la Selección de amputados

Miguel Lemos vive en barrio San Lorenzo. El miércoles de esta semana, vivió el mejor día de su vida: el arquero de Unión, Santiago Mele, apareció por sorpresa y lo ayudó a entrenar para el próximo Mundial que se jugará en Turquía.

Miguel Lemos tiene 51 años, vive en barrio San Lorenzo de la ciudad de Santa Fe, trabaja como "cuidacoche" en la zona del centro cívico y es nada menos que el arquero de la Selección Argentina de Fútbol de Personas Amputadas.

El miércoles de esta semana, poco después de las 16, Miguel vivió "el mejor momento" de su vida.

Estaba en el Parque del Sur, con su hijo, entrenando para el Mundial que se inicia el próximo 30 de septiembre. De repente, vio cómo apareció desde atrás un joven delgado, con su cabeza cubierta por una capucha. Cuando se la quitó, se dio cuenta de que se trataba de Santiago Mele, el arquero de Unión de Santa Fe, que lo observaba sonriendo.

Embed

En el programa Creo, que conduce José Curiotto cada mañana por Aire de Santa Fe, Miguel Lemos rememoró ese momento: "Cuando miro para atrás, él estaba parado. Se sacó la capucha y me sonrió como si me conociera de toda la vida. Me dijo "Hola Miguelito, cómo estás... qué gusto conocerte. Por fin se nos pudo dar"".

"Yo no podía hablar de la emoción y la alegría de que él se tome parte de su tiempo para verme. No me dejó pensar y se ofreció a colaborar conmigo. Agarró la pelota. De a poquito fui acomodando las emociones. Se quedó casi una hora y media conmigo. Para mí eso es impagable y lo valoro muchísimo", relató.

"Fue el mejor momento de mi vida. Que venga una figura inmensa habla muy bien de él y todo lo que me generó a mí", insistió Miguel.

"Te hacés el guapo porque atajás con dos brazos..."

En realidad, el vínculo había comenzado tiempo antes, aunque no se conocieran personalmente. Es que tanto Miguel, como Santiago Mele, asisten frecuentemente a la misma iglesia evangélica: "El va a una Iglesia a la que yo también voy y no nos podíamos encontrar. Y la gente de la iglesia lo cargaba: vos sos guapo porque atajás con dos brazos, le decían. Pero nosotros tenemos un arquero que ataja con uno solo".

Selección de amputados 2.jpeg
El plantel de la Selección Argentina de amputados.

El plantel de la Selección Argentina de amputados.

Fue así como Mele se interesó en conocer personalmente a Miguel: "Yo no quería que fuera ese miércoles a verme entrenar al Parque del Sur, porque ese día jugaba Colón. No quería que fuera, más que nada para cuidarlo. Por ahí alguien lo veía y había un malentendido. No quería que pasara un mal momento. Pero el partido había empezado y ya no había gente en el parque", contó Miguel.

Y allí estuvieron juntos. El arquero de la Selección argentina de amputados, y el arquero uruguayo que defiende cada semana los colores tatengues.

Una vida que nunca fue sencilla

La vida nunca fue fácil para Miguel. Nació hace 51 años en Santa Margarita, en el extremo noroeste de la provincia de Santa Fe. Su padre trabajaba para una empresa ligada con los ferrocarriles y por ese motivo vivía junto a su familia en un vagón.

Una tarde, Miguel y su hermano menor jugaban debajo de uno de los vagones detenidos, pero el tren comenzó a moverse. Miguel intentó infructuosamente salvar la vida de su hermano, y perdió su brazo derecho en el intento.

Miguel Lemos arquero Selección de amputados 1.jpeg

"Vivo en barrio San Lorenzo desde hace 23 años... Soy cuidacoches en la zona del centro cívico desde que vine del norte. Siempre hice bien mi trabajo y por eso la gente me tiene confianza. Tengo el cariño de mucha gente. Hasta me dejan las llaves de sus autos. Eso es impagable. Y uno se lo gana", remarcó Miguel en Creo.

Este "cuidacoches" de barrio San Lorenzo integra la Selección argentina para amputados desde la creación del equipo, en 2001. Tuvo la posibilidad de jugar cuatro mundiales y, en este momento, se entrena para su última competencia internacional, que será en Turquía a partir del 30 de este mes.

- ¿Creés en Dios?

- "Obviamente, siempre creo en Dios. Yo no estaría en la Selección si no creyera en él. La fe es muy importante y confiar en Dios influye en lo anímico".

En pocas semanas y aunque muy pocos argentinos lo sepan, Miguel estará representando al país. Será su último Mundial. Y llegará luego de vivir lo que para él fue el momento más importante de su vida: el día en que un arquero, como Santiago Mele, se tomó una hora y media de su tiempo para acompañarlo.

Selección de amputados 1.jpeg

Dejá tu comentario