sábado 6 de junio de 2020
Santa Fe | Coronda | Cárcel de Coronda | Seguridad

Coronda: las deudas, el virus y los disturbios en el penal ponen a la ciudad al límite

La ciudad de Coronda enfrenta un combo de situaciones complicadas. El intendente no sólo no puede pagar al día los sueldos municipales, sino que debe hacer respetar la cuarentena y lidiar con los disturbios en la cárcel.

La ciudad de Coronda enfrenta una situación delicada luego de la crisis económica que viene denunciando el intendente Ricardo "Bachi" Ramírez en el Municipio, sumado a la crisis nacional del coronavirus y tras las protestas que ocurrieron la semana pasada en la Unidad Penitenciaria N°1, cuando hubo un muerto.

Cada noche, vecinos de distintas zonas de la ciudad hacen escuchar sus cacerolas para reclamar por los motivos más diversos. Algunos piden por sus sueldos en el caso de los municipales o advierten sobre la necesidad de ayuda económica frente a la cuarentena. Otros, piden por seguridad y solicitan que se tomen medidas para proteger a los agentes del Servicio Penitenciario que siguen trabajando en la cárcel en un estado de tensión permanente.

Tienen miedo por los disturbios ocurridos en la superpoblada cárcel, que alberga a 1.700 internos. Además, las cacerolas también suenan para apoyar al Servicio Penitenciario, que logró contener la situación de descontrol en la que un guardia tuvo que arrojarse del techo para evitar ser herido con una lanza.

Leer más ► Según el intendente de Coronda, la ciudad "explota en cualquier momento"

"Bachi" Ramírez explicó este martes en el programa Ahora Vengo, que conduce Luis Mino en Aire de Santa Fe, que la ciudad atraviesa un momento muy delicado, y dijo que la Provincia no respondió al pedido de ayuda extraordinaria que hizo hace un tiempo.

coronda-bachi-ramirez-1200-675
El intendente de Coronda, Ricardo

El intendente de Coronda, Ricardo "Bachi" Ramírez, habló con Aire de Santa Fe.

Respecto a la situación del penal, el intendente dijo que buscará prohibir la llegada de los familiares de los reclusos a la ciudad, implementando un nuevo sistema. Espera poder lograr que los alimentos y el dinero que entregan los familiares, puedan ser llevados a Santa Fe los jueves y a Rosario los viernes, para luego ser trasladados por la policía hacia Coronda. Ramírez se quejó además de la cantidad de presos del penal y de los colectivos que llegaban con 30 ó 40 personas, lo que lo llevó a tomar la decisión de bloquear la llegada de familiares.

"Bachi" Ramírez explicó este martes a Aire de Santa Fe que la ciudad atraviesa un momento muy delicado, y dijo que la Provincia no respondió al pedido de ayuda extraordinaria que hizo hace un tiempo.

"Estamos trabajando para resguardad la seguridad afuera del penal", dijo. "Ya le había pedido a las fuerzas de seguridad que bloqueen la ciudad porque podían venir familiares de los internos debido al motín", agregó.

Leer más ► Otra vez, disturbios en la cárcel de Coronda durante la madrugada

Coronda está haciendo su esfuerzo, al igual que todas las ciudades de la provincia. Indignado, Ramírez dijo que la situación ocurrida en el penal fue "muy crítica y fea" y dijo que los reclusos habían quemado los barbijos de la sastrería.

Respecto a la situación del penal, el intendente dijo que buscará prohibir la llegada de los familiares de los reclusos a la ciudad, implementando un nuevo sistema.

"Son realidades que, en lo personal, pienso que no pueden ser", sostuvo."Eran unos animales en la forma de actuar, había mucho personal penitenciario poniendo su vida. A veces no son reconocidos por los derechos humanos y valorizados como debe ser", agregó y destacó el trabajo de los guardias carcelarios en durante los incidentes.

Leer más ► La madre del preso muerto en Coronda responsabilizó al Servicio Penitenciario

"Los presos destruyeron todas la celdas. Llegaron a los techos", recordó Ramírez y explicó que al salir por los patios, los reclusos empezaron a subir por las tejas al techo, "rompiendo las paredes hasta poder pasar y subir". Según él, la edad de los internos bajó y "hay más gente joven y efusiva, que además se pasan factura" y que por eso "hubo un muerto".

"Los presos destruyeron todas la celdas. Llegaron a los techos", recordó Ramírez.

"Vamos a tratar de que no vuelva a suceder", sostuvo en la entrevista.

Escuchá la nota completa en Ahora Vengo.

Embed