lunes 19 de octubre de 2020
Santa Fe | Santa Fe | Coronavirus |

Coronavirus: el restaurante del Castelar niega haber violado las normas, pero ni siquiera está habilitado para funcionar

Lo aseguró la secretaria de Control de la Municipalidad en Aire de Santa Fe. Dijo que la policía actuó por un llamado al 911 y que el Municipio lo hizo porque detectó un movimiento inusual de personas a través de las cámaras del Centro de Monitoreo. El responsable del restaurante dijo que "no fue una fiesta, sino un festejo".

Apenas habían pasado minutos desde que Aire Digital publicara la información que públicamente difundió la Policía de Santa Fe sobre una fiesta de casamiento realizada en el restaurante del Castelar Hotel -a pesar de las restricciones-, cuando los responsables del local comenzaron a negar la veracidad de tal información, a la que calificaron de "información falsa y errónea".

En un escueto parte de prensa difundido por esa empresa, se especificó lo siguiente: "En referencia a la publicación que indica que el 3 de octubre del corriente, la Municipalidad y la Policía de la Provincia desbarataron una fiesta clandestina en el Hotel Resto Castelar, haciendo uso de nuestro derecho a réplica y como responsable del Restaurant, debemos desmentir esa información por falsa y errónea. La cena se desarrolló con 55 mayores y 5 menores como invitados, todos ellos relevados en datos y en el salón principal del restaurant. No se desbarato nada, ni se clausuró. Y no era una fiesta clandestina, la cena transcurrió de manera normal, interviniendo las autoridades en su función de control de asistentes y cumplimiento del protocolo, el cual solo fue cuestionado por la cantidad de personas por mesa, dicho resto está habilitado, dicha reunión culminó en el horario habilitado sin mayores problemas".

image.png
El acta de infracción municipal labrada en el Restaurante del Castelar Hotel habla de un casamiento, servicio de música, cotillón e, incluso, de que este local no está habilitado para funcionar.

El acta de infracción municipal labrada en el Restaurante del Castelar Hotel habla de un casamiento, servicio de música, cotillón e, incluso, de que este local no está habilitado para funcionar.

La noticia publicada por Aire Digital jamás planteó que se tratara de una fiesta "clandestina", sino que planteó lo siguiente: "A las 22 del viernes, personal de la seccional 1° de Policía de Santa Fe desarticuló una fiesta de casamiento que se realizaba en el sector de gastronomía del hotel ubicado en 25 de mayo al 2300. Los novios y el dueño del local fueron identificados y se puso fin al evento por incumplimiento de las normas correspondientes con las medidas de distanciamiento que rigen en la ciudad".

El representante del restaurante, Luciano Cadoche, fue consultado por el móvil de Aire de Santa Fe: "No fue una fiesta... fue un festejo. Fue una celebración religiosa de gente evangélica", aseguró.

Además, dijo que "la Municipalidad y la Policía mienten". La Municipalidad, porque según Cadoche el local está autorizado para funcionar y no había cotillón. La Policía, porque utilizó el término "desarticular" el evento y según el empresario el encuentro no fue desarticulado.

"Nosotros no violamos ninguna ley. La habilitación pertenece al hotel y concesionamos el restaurante... Estábamos trabajando... Me extraña que justo ahora salgan a decir eso... Reconozco que algunas personas se acercaron a saludarse y no respetaron la cantidad por mesas. No había cotillón, no había fotógrafo", insistió.

El local terminó siendo clausurado durante la mañana de este sábado.

Fuentes coincidentes

Antes de publicar lo sucedido, Aire de Santa Fe no sólo se valió de un comunicado oficial de la Policía de Santa Fe, sino que incluso accedió al Acta de Infracción 12-0027110-0 labrada por los inspectores municipales que también se hicieron presentes en el evento. En dicha Acta, se plantea que se trató de "un evento privado tipo boda-casamiento... que no cumple con protocolo sanitario... con mesas ocupadas por 8, 6 y 5 personas... servicio de catering, música, cotillón y demás".

Según los inspectores municipales, se constató la violación de la ordenanza 7.882, en sus artículos 51 (Espectáculos públicos), 168 (Emergencia sanitaria) y 51 (Habilitación comercial).

La secretaria de Control de la Municipalidad de Santa Fe, Virginia Coudanes, explicó en el programa 7AM que conduce Geraldine Brezan cada sábado por Aire de Santa Fe, que los responsables de esta empresa no solo incumplieron disposiciones fijadas por el Gobierno de la Provincia de Santa Fe ante la pandemia de coronavirus, sino que además "no cuentan con las habilitaciones correspondientes para funcionar como restaurante".

presentacion testeo ciudadano en santa fe - municipalidad 1.jpg
La secretaria de Control de la Municipalidad, Virginia Coudanes, volvió a realizar un llamado a la conciencia social frente a la pandemia de coronavirus.

La secretaria de Control de la Municipalidad, Virginia Coudanes, volvió a realizar un llamado a la conciencia social frente a la pandemia de coronavirus.

"La Policía llegó al lugar por un aviso al 911. Y nosotros lo hicimos porque desde nuestro Centro de Monitoreo comenzamos a observar una presencia inusual de gente", explicó la funcionaria.

"El restaurante ni siquiera tiene completo el Certificado de Habilitación municipal, porque hubo un cambio de razón social. Por este motivo, no se realizaron las inspecciones para establecer cuál es su capacidad total permitida, cosa que sí hicimos con el resto de los restaurantes y bares de la ciudad", agregó Coudanes.

La funcionaria insistió en que los salones de eventos no están funcionando desde hace meses, por lo que "se deben igualar las condiciones en ese sentido también". Al ser consultada sobre lo que encontraron los inspectores municipales, ratificó que en el lugar había cotillón y servicio de música, además de que no se respetaba la cantidad de personas por mesa y tampoco se cuenta con el cálculo exacto -porque no está habilitado- como para que el salón estuviera ocupado sólo en el porcentaje aceptado por las disposiciones actuales.

"Había sesenta invitados al evento, a lo que hay que sumar al personal que se encontraba trabajando en el lugar. Este es un momento muy importante. Para sostener la forma en que se viene trabajando, es imprescindible que exista conciencia social. Este local no debería haber estado abierto. Todas las pruebas serán entregadas al MPA y los responsables deberán acercarse al Tribunal de Faltas de la Municipalidad para subsanar su situación", remarcó Coudanes.

La secretaria de Control ratificó que desde la Fiscalía en turno "se ordenó la identificación de las personas y la desactivación del evento".

Dejá tu comentario