jueves 19 de mayo de 2022
Santa Fe Covid-19 | Vacuna contra COVID-19 |

Coronavirus: descartan la cuarta dosis de vacuna y sugieren que no sea obligatoria

Luis Cámera, médico clínico y uno de los especialistas que integran el comité de asesores del gobierno nacional, advirtió sobre la necesidad de avanzar en la campaña de vacunación de la población; pero consideró que no es necesario que sea obligatoria. Indicó que los casos deberían comenzar a disminuir en los próximos días.

La tercer ola de covid-19 continúa avanzando en Argentina y desde el sector sanitario se buscan distintas estrategias para amortiguar los contagios, bajar el porcentaje de personas internadas y avanzar en la campaña de vacunación. En ese contexto Luis Cámera, médico clínico y uno de los especialistas que integran el comité de asesores del gobierno nacional, dialogó con AIRE y aseguró que "a partir de esta semana debería comenzar a frenarse la curva de contagios"; pero lo dejó supeditado al comportamiento social respecto a los cuidados y el uso del barbijo. Remarcó la importancia de la campaña de vacunación y que "el 70% de los internados en UTI no están vacunados".

Coronavirus: descartan la cuarta dosis y sugieren que no sea obligatoria

—¿Coincide con la mirada de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, que dijo que comienzan a bajar los casos?

—En diciembre ya habíamos dicho que para esta semana tenia que comenzar a frenarse la curva en Córdoba y Capital Federal y comenzar el descenso de casos. Es algo que no solo ocurre aquí sino en todo el mundo. Es un fenómeno increíble, todo el mundo la misma variante de forma simultanea. Lo único que espero es que retrocedamos rápido, es lo que los epidemiólogos suponen que va a pasar. Mi temor es por la inconducta de los que vuelven de los centros turísticos y eso lleve a una alta tasa de contagio. Se perdió el uso del barbijo, básicamente.

Leer más ►Vizzotti aseguró que se produjo un descenso en el número de casos de covid

—¿Entonces a partir de febrero, que es cuando comienza el ciclo escolar ya tendremos otra realidad?

—El virus ataca a todas las edades y compromete fundamentalmente a los no vacunados, es lo que dijo la ministra Vizzotti, dos de cada tres fallecidos son no vacunados. Es una perdida que duele mucho, por eso es importante que la población se vacune, no podemos esperar más.

—¿Cómo impacta el cambio de protocolo respecto a los testeos?

—No podemos seguir con testeos masivos, tenemos una capacidad limitada y queremos que fueran las personas sintomáticos, todo contacto estrecho enfermo lo importante es que se aísle. Esta epidemia es diferente al resto, lo que hay que hacer ahora es distinto a lo que hicimos los dos años anteriores.

Embed

—¿Con el autodiagnóstico se pierde algo de la estadística respecto a los casos?

—Es posible, pero seguramente habrá un sistema de reaseguro con las farmacias. Es difícil contener la cantidad de contagios reales, hay que calcular según los datos de ayer y multiplicar por tres o cuatro los infectados. Cuando haces un test a las personas que se internan por otras razones, el 15 % tiene coronavirus, implica que uno de cada 10 personas en ciudades grandes tiene coronavirus, son asintomático y eso es por las vacunas.

—¿Cómo impacta la vacuna?

—Un no vacunado que llegara a contraer la variante Delta tiene la posibilidad de que sobre 100 pacientes el 2% muere mientras que con vacuna seria el 1 por 1000. Esa es la diferencia, 15 veces menos. En las unidades de terapia intensiva el 70% de los internados es por no estar vacunados. En lugar de tener 2500 pacientes internados debería haber 600, el resto es un exceso por no haberse inmunizado hace tiempo. Es una pena porque las vacunas estaban disponible hace meses, no se bien porque se dio. No hay un movimiento antivacunas fuerte en Argentina como ocurre en Europa.

—¿Será necesaria una cuarta dosis como planteó la ministra de Salud de Santa Fe?

—No. Era una ilusión que se manejaba tres semanas atrás pero los trabajos preliminares de Israel no fueron efectivos.

—¿Debería ser obligatoria la vacunación?

—En este momento generaría mucha resistencia. Buscaría forma de seducción, que la gente se preocupe y haga lo posible por vacunarse. Políticamente no lo veo. Insistiría con tomar conciencia de la población.

Dejá tu comentario