miércoles 18 de mayo de 2022
Santa Fe Avenida Blas Parera |

A una semana de la balacera en Blas Parera, desde la escuela Julio Rubén Cao reclaman presencia policial

El martes pasado se produjo una balacera sobre avenida Blas Parera, a dos cuadras de la Escuela Julio Rubén Cao. Dos alumnos resultaron heridos. Reclaman presencia policial y municipal.

Transcurrió una semana de la terrible balacera en avenida Blas Parera que dejó como saldo parcial a dos alumnos -que salían de la Escuela Julio Rubén Cao- heridos. La comunidad educativa se mantiene sumida en la preocupación por garantizar la seguridad de quienes asisten al establecimiento educativo ubicado en Blas Parera 8700. Reclaman presencia policial y municipal.

Este martes se reunieron padres y representantes de la Cooperadora de la institución a los fines de formalizar el reclamo de presencia policial durante la entrada y salida del personal y alumnado de la escuela. También reclaman inspectores municipales para ordenar el tránsito que -al ser caótico- pone en riesgo a quienes deben movilizarse por la zona, según manifestó al periodista Ignacio Laurenti desde el móvil de AIRE, el vicepresidente de la cooperadora Sebastián Palavidini.

escuela Julio Rubén Cao.jpg
Padres, autoridades y representantes de la cooperadora escolar se reunieron este martes por la mañana.

Padres, autoridades y representantes de la cooperadora escolar se reunieron este martes por la mañana.

"Los padres solicitan seguridad porque lo que ocurrió fue un hecho trágico y terrible. No hay presencia policial, es un caos el tránsito, antes de la pandemia los inspectores de tránsito regulaban entrada y salida de los chicos pero faltan policías" expresó Palavidini porque reconocen que además del tiroteo de ese día, son constantes los arrebatos mediante los cuales los delincuentes roban carteras y celulares.

Por su parte, Eliana Muñoz -tesorera de Cooperadora- agregó la problemática que se repite en días de lluvia: como la Avenida Blas Parera se inunda, los automovilistas transitan por la ciclovía y vereda de la Escuela Julio Rubén Cao. "Niños desde los 4 que asisten al jardín hasta 12 años que concurren a la institución. La misma sociedad debería plantearse respeto y empatía por la comunidad educativa", expresó Muñoz.

Entrevista con el vicepresidente de la cooperadora de la Escuela Julio Rubén Cao, Palavidini

Cómo fue el hecho

El martes 26 de octubre alrededor de las 17.30, a la hora en que los chicos salen de la escuela, un joven que circulaba en moto fue interceptado metros antes de la intersección de la Avenida Blas Parera con calle Florencio Fernández por dos muchachos que abrieron fuego contra él. El hombre cayó herido sobre la vereda, pero los tiradores giraron en U y volvieron sobre él para dispararle de nuevo, con la intención de rematarlo, según relataron los testigos del hecho. Un hombre asesinado y cuatro heridos de arma de fuego de diferente gravedad fue el saldo de los hechos de violencia.

Tiroteo Blas Parera y Florencio Fernandez 4.jpg
El violento episodio comenzó cuando un joven que circulaba en moto fue interceptado metros antes de la intersección de la Avenida Blas Parera con calle Florencio Fernández por dos jóvenes que le dispararon varias veces con arma de fuego.

El violento episodio comenzó cuando un joven que circulaba en moto fue interceptado metros antes de la intersección de la Avenida Blas Parera con calle Florencio Fernández por dos jóvenes que le dispararon varias veces con arma de fuego.

Uno de los disparos impactó en la vidriera de un negocio de la zona. Una de las testigos del hecho habló con el móvil de Aire de Santa Fe y dio detalles de lo sucedido: "Yo estaba trabajando en el local cuando esto pasó. Cuando sentí los disparos, salgo y había un chico tirado con la moto. Me asusté, había gente gritando, salían las mamás con los nenes que me pedían que les abra. Atiné a abrir la puerta y entré a dos mamás con cuatro criaturas y en esto vi que volvieron las dos personas en moto a rematar al muchacho que estaba en la vereda".

"Siguieron disparando y una de las balas pegó en la vidriera, porque el chico estaba en la puerta del local. Es desesperante porque no podía ayudar a todas. Tiraron a mansalva. Era un tiro atrás de otro. Alcancé a entrar a las mamás y se escuchaban tiros y tiros. Si no las entraba, ellas también iban a terminar heridas", contó conmocionada la vecina.