Si te duele la regla podrías padecer endometriosis y no saberlo

Te explicamos cuáles son los síntomas de la endometriosis, un trastorno que puede afectar a la fertilidad de la mujer, y cuáles son los tratamientos.


La endometriosis es una enfermedad benigna que se caracteriza por la presencia de tejido endometrial fuera del útero, cuando debería estar dentro de este. Puede aparecer en los ovarios, en el peritoneo e incluso en lugares menos frecuentes como la vejiga, el intestino o el estómago.  Afecta a 1 de cada 10 mujeres en edad reproductiva, según datos de la Sociedad Mundial de Endometriosis. Pese a ser la primera patología ginecológica por frecuencia, la dolencia aún es bastante desconocida por la sociedad y parte de la comunidad médica, lo que hace que esté infradiagnosticada. Y es que, muchas mujeres ignoran qué es y, sobre todo, que puede ser una causa de infertilidad. Para entender esta patología, hablamos con la doctora Isabel Sánchez Magro, directora del departamento médico de Merck.

¿Se conocen las causas de la endometriosis?

Parece que son varios los posibles factores relacionados con la enfermedad: la menstruación, la reproducción, el estilo de vida y los factores genéticos.

En cuanto al comportamiento de la menstruación en una mujer, el sangrado muy abundante o la presencia de ciclos cortos pueden favorecer la aparición de endometriosis, así como situaciones estructurales anormales que afecten al paso correcto de flujo por la vagina. La endometriosis se ha asociado también con la menarquia (o primera menstruación) precoz y con la menopausia tardía.

El componente reproductivo también puede influir, ya que parece que no haber estado embarazada nunca puede incrementar el riesgo a padecerla.

En lo relacionado al estilo de vida, influyen el consumo de alcohol, tabaco, café y mantener una dieta rica en grasa saturada. Algunas teorías han señalado también la falta de actividad física, pero no hay datos concluyentes suficientes sobre ello. También se ha relacionado el sobrepeso con la endometriosis.

En último lugar, se cree que existe cierta predisposición genética, llegando a darse varios casos en una misma familia.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Los síntomas de esta enfermedad son diversos y tienen grandes implicaciones en la calidad de vida de la mujer. En general, son más intensos durante el periodo menstrual y se modulan durante la gestación y la menopausia. Los más comunes son:

  • Dolor pélvico y abdominal intenso, continuado e incapacitante. La endometriosis es la razón que suele esconderse tras este tipo de dolor (responsable del 70% de los casos). Es uno de los síntomas con los que debuta la enfermedad.
  • Dismenorrea o dolor durante las menstruaciones: si este dolor se produce de manera habitual, conviene pedir cita con el ginecólogo para que evalúe el estado de los ovarios. No debemos caer en el error de pensar que es normal que la menstruación cause dolor.
  • Dispareunia o dolor durante las relaciones sexuales.
  • Infertilidad: es la consecuencia más relevante de esta enfermedad. Se estima que el 25-50% de las mujeres con endometriosis encuentra dificultades a la hora de tener hijos.
  • Otros síntomas no ginecológicos: hemorragias o dolor en otros lugares del organismo, como la espalda.

Algunas mujeres con endometriosis no presentan síntomas y son diagnosticadas durante un proceso quirúrgico abdominal de otra causa.

¿Existe infradiagnóstico?

Sí, hay un alto grado de infradiagnóstico al haber muchas mujeres asintomáticas. De hecho, algunas mujeres con endometriosis no presentan síntomas y son diagnosticadas durante un proceso quirúrgico abdominal de otra causa.

Además de la posible infertilidad, ¿cuáles son las otras complicaciones de esta patología?

Si hablamos desde el punto de vista físico, una de las consecuencias más graves es la infertilidad que produce, ya que las lesiones que ocasiona causan adherencias en las trompas de Falopio. Por otro lado, puede derivar en otras afectaciones y enfermedades, dependiendo de las zonas en las que se haya implantado el tejido endometrial. Por ejemplo, si se encuentra en el tracto urinario puede provocar hematuria, dolor e infecciones urinarias.

A la hora de tratar la endometriosis y mejorar la calidad de vida de la paciente, no podemos dejar de lado la vertiente psicológica. El dolor crónico que caracteriza a esta enfermedad conduce a la aparición de síntomas depresivos y ansiedad en muchas de las mujeres que la presentan. Por ello, es fundamental que el tratamiento quirúrgico y médico se complemente con estrategias enfocadas a disminuir el estrés.

¿Cuál es el tratamiento y qué avances ha habido?

Se debe realizar un tratamiento individualizado para considerar los síntomas y su gravedad, si existe un deseo de embarazo, los tratamientos previos si los hubiera, la edad y, por supuesto, la localización y extensión de la endometriosis.

El tratamiento es médico, quirúrgico y en algunos casos psicológico. A diferencia de otros tratamientos, en este caso no se puede trabajar sobre la causa que desencadena la enfermedad y se perseguirán estos cuatro objetivos:

  • Eliminar los síntomas: se emplean terapia hormonal y analgésicos. Los tratamientos hormonales son eficaces para disminuir el dolor, pero no todas las mujeres responden de la misma manera. Estos fármacos reducen los efectos de los estrógenos sobre el endometrio ubicado fuera del útero, reduciendo el número de células endometriales que necesitan de estrógenos para sobrevivir. Así, esta supresión tiene implicaciones directas en la reducción también del dolor.
  • Eliminar la endometriosis visible: hoy en día se hace principalmente por laparoscopia, lo que permite diagnosticar con más precisión y operar de manera completa las lesiones permitiendo una mejor fertilidad posterior. Para ello, además, se precisa de profesionales con experiencia y en ocasiones con la colaboración multidisciplinar de ginecólogos, urólogos y cirujanos digestivos.
  • Restaurar la fertilidad.
  • Actuar sobre la progresión de la enfermedad.

¿Qué opciones de maternidad tienen estas mujeres que sufren endometriosis e infertilidad?

Los tratamientos de fertilidad se basan principalmente en conservar la función ovárica, pero esto puede ser un obstáculo a la hora de querer tratar también el dolor. Parece que el grado de severidad de la endometriosis podría tener relación con la fertilidad y, por tanto, su diagnóstico y abordaje temprano serían importantes en la conservación de la función ovárica.

Existen datos que avalan la relación entre la estimulación de la ovulación (con o sin inseminación intrauterina) en mujeres con infertilidad asociada a endometriosis y una mayor tasa de embarazo.

Fuente: Hola

NOTICIAS DESTACADAS