sábado 25 de junio de 2022
Salud | vacunación | Salud | Argentina

La baja en los niveles de vacunación infantil preocupa a los especialistas, que apuestan a la concientización

En 2020, debido al aislamiento y los inconvenientes generados por el covid-19, la vacunación de niños, niñas y adolescentes cayó en un 50% respecto al promedio de los años anteriores. En 2021 creció, pero no recuperó los niveles de prepandemia. Desde el sistema de salud buscan restablecer su alcance para evitar la reaparición de enfermedades ya erradicadas.

El Ministerio de Salud de la Nación lanzó esta semana la campaña "Nos vacunamos para ir a la escuela", que contempla una serie de acciones de concientización en todo el territorio argentino para impulsar la inmunización de todos los niños, niñas y adolescentes con las vacunas del calendario oficial. Esta iniciativa se inscribe en la preocupación creciente entre las autoridades y profesionales sanitarios, que advierten que la vacunación de los menores de edad aún no ha recuperado los niveles de la prepandemia, una situación que puede derivar en la reaparición de enfermedades ya erradicadas o controladas.

El director del hospital de Niños de Santa Fe, Osvaldo González Carillo, reveló que en 2020 la cantidad de vacunas del calendario oficial aplicadas había descendido un 50% respecto de años anteriores. En 2021 subió un poco –llegó al 75% del promedio histórico– pero no recuperó el alcance que tenía previo a la irrupción del coronavirus y el aislamiento obligatorio. Por eso, el objetivo está puesto desarrollar una fuerte campaña de concientización para que 2022 sea el año en que la vacunación vuelva a proteger a todos los menores de edad en la Argentina.

En diálogo con AIRE, González Carrillo sostuvo que, además de invitar a los adultos a cargo a que acerquen a los niños y niñas a los efectores de salud para recibir la inmunización contra el covid-19, "la idea es incentivar la vacunación del carnet habitual, con todas las vacunas que hay en el cronograma, porque sino existe el riesgo de que alguna de las enfermedades que previenen pueda resurgir", advirtió.

Leer más ► Vuelta a clases: en qué consiste la campaña nacional "Nos vacunamos para ir a la escuela"

El entrevistado pidió especialmente que se sostenga e incremente la aplicación de la vacuna denominada Triple Viral, que previene el sarampión, para evitar la aparición de algún brote. "El último año que tuvimos una epidemia de sarampión fue en 1991 y fue un gran problema, hubo muchísimos casos. Es una enfermedad que ataca sobre todo a los nenes más chiquititos y que puede dejar secuelas severas. Si la gente se acuerda o si hubiera visto lo que pasó en el 91 con la epidemia de sarampión, todos saldrían corriendo a vacunarse, porque la mortalidad fue altísima", reflexionó. Además del sarampión, la Triple Viral protege también contra la rubeola y la parotiditis infecciosa, más conocida como paperas.

González Carrillo Hospital Alassia.jpg
Osvaldo González Carrillo, director del hospital de Niños Orlando Alassia, hizo hincapié en la necesidad de sostener la vacunación infantil.

Osvaldo González Carrillo, director del hospital de Niños Orlando Alassia, hizo hincapié en la necesidad de sostener la vacunación infantil.

La misma postura sostienen desde la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). Nicolás Morello, integrante de la filial Santa Fe, afirmó que la colocación de las vacunas del calendario oficial ha disminuido, lo que configura una situación preocupante porque "son vacunas que han servido durante muchísimos años para erradicar enfermedades inmunoprevenibles como el sarampión, la rubeola, la poliomielitis; enfermedades que han aquejado por décadas a la población pediátrica y que lograron ser erradicadas gracias a las vacunas, y que ahora están resurgiendo en algunos países por la falta de inmunización".

Además, Morello recordó en diálogo con AIRE que "la vacunación contribuye a la inmunidad colectiva de toda la población, no sólo de la población pediátrica", y que por eso es importante extender sus alcances todo lo posible. Frente a este desafío, el entrevistado confirmó que el Ministerio de Salud de la Nación ha convocado "a la SAP, a Unicef y a otras entidades afines a la temática para trabajar en forma conjunta en todas las provincias con el objetivo de lograr una mayor tasa de vacunación".

placa vacunación niños.png

Vacunación contra el covid-19

Respecto a la vacunación contra la covid-19, Morello destacó que la provincia de Santa Fe tiene "una muy buena cobertura" ya que casi el 80% de la población pediátrica de 3 a 11 años tiene al menos una dosis, pero advirtió que "hay que seguir vacunando e incentivar la aplicación de la segunda dosis". "Llegar al principio del ciclo lectivo con una población infantil altamente vacunada va a impactar positivamente en la presencialidad educativa", valoró.

El entrevistado explicó que el riesgo del covid "si bien es bajo, no es cero: los niños y niñas no están exentos del riesgo de la enfermedad, que puede tener complicaciones graves en algunos casos".

En cuanto a la vacuna Sinopharm, que es la que se usa en Argentina para inocular a la franja de 3 a 11 años, Morello recordó que ésta "se prepara con la misma tecnología que las vacunas que se usan hace más de 70 años. Es una tecnología ampliamente estudiada, utilizada y segura".

Vacunacion covid docentes Sinopharm China_MG_80771200 MTH.jpg
La vacuna Sinopharm utiliza la misma tecnología que las vacunas que se usan hace más de 70 años. Es una tecnología ampliamente estudiada, utilizada y segura.

La vacuna Sinopharm utiliza la misma tecnología que las vacunas que se usan hace más de 70 años. Es una tecnología ampliamente estudiada, utilizada y segura.

"A aquellos padres que están en duda, les recomendamos asesorarse y buscar información. La información está disponible: pueden consultar a su pediatra de confianza, al centro de salud del barrio, al Ministerio de Salud de la Nación, a la Sociedad Argentina de Pediatría... hay muchos lugares donde les pueden brindar la información necesaria. Los pediatras queremos darles toda la seguridad que necesitan para vacunar tranquilos a sus hijos", destacó.

Finalmente, Morello manifestó que "todo medicamento o vacuna puede tener algún efecto adverso, incluso un medicamento como el ibuprofeno o el paracetamol. Pero es mucho mayor el riesgo de sufrir consecuencias graves al contraer enfermedades que pueden dejar secuelas severas o incluso ocasionar la muerte", concluyó.

Vacunacion covid coronavirus vacuna Viejo Iturraspe 009.jpeg
Desde la Sociedad Argentina de Pediatría recomiendan que aquellos padres que tengan dudas con la vacunación se asesoren y busquen información.

Desde la Sociedad Argentina de Pediatría recomiendan que aquellos padres que tengan dudas con la vacunación se asesoren y busquen información.

Calendario oficial de vacunación en Argentina para niños, niñas y adolescentes

A continuación, una lista de las vacunas que integran el calendario oficial de vacunación en Argentina. Todas las vacunas del Calendario Nacional son obligatorias, gratuitas y se aplican en los vacunatorios, centros de salud y hospitales públicos del país. La información fue extraída del sitio oficial www.argentina.gob.ar/salud/vacunas.

- BCG. Previene la tuberculosis. Se aplica una sola dosis antes de que el bebé recién nacido deje el hospital.

- Vacuna contra la hepatitis B. Se aplica una dosis antes de que el bebé recién nacido deje el hospital y luego se completa el esquema a partir de los 11 años.

- Neumococo conjugada 13 valente. Previene neumonía, meningitis y sepsis por neumococo. Se aplica una dosis a los dos meses de vida, otra a los cuatro y un refuerzo al cumplir un año.

- Quíntuple o pentavalente. Previene difteria, tétanos, tos convulsa, Haemophilus influenzae tipo b (Hib) y hepatitis B. Se aplica una dosis a los dos meses de vida, otra a los cuatro, otra a los seis y un refuerzo entre los 15 y los 18 meses.

- IPV, vacuna antipoliomielítica inactivada tipo Slak. Previene la poliomielitis. Se aplica una dosis a los dos meses de vida, otra a los cuatro, otra a los seis y un refuerzo al ingresar a la escolaridad primaria.

- Vacuna contra el rotavirus. El rotavirus es un virus que produce una infección intestinal (o gastroenteritis) y es la causa más común de diarrea grave en niños menores de 5 años. La complicación más frecuente es la deshidratación, que puede generar la necesidad de hospitalización e incluso la muerte. Se aplica una dosis a los dos meses de vida y otra a los cuatro.

- Antimeningocócica conjugada tetravalente (ACYW). Protege contra la enfermedad meningocócica invasiva y sus complicaciones. Las formas más frecuentes de presentación de esta enfermedad: (inflamación de la membrana que cubre el cerebro) y sepsis (infección generalizada). Puede tener consecuencias fatales o dejar secuelas irreversibles como amputaciones, pérdida de audición o secuelas neurológicas graves. La primera dosis se aplica a los tres meses de vida, la segunda a los cinco y el refuerzo a los 15 meses. También se aplica una dosis única a los 11 años.

- Antigripal. Protege contra las variantes de influenza. Se aplica anualmente entre los seis y 24 meses de vida. A partir de los dos años, sólo deben recibirla aquellos niños, niñas y adolescentes que presenten factores de riesgo o comorbilidades.

- Vacuna contra la hepatitis A. Se aplica una sola dosis, a los 12 meses de vida.

- Triple viral. Protege contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis infecciosa, más conocida como paperas. La primera dosis se aplica a los 12 meses y la segunda a los cinco años, para el ingreso a la escolaridad primaria.

- Vacuna contra la varicela. La primera dosis se aplica a los 15 meses de vida y la segunda dosis a los cinco años, para el ingreso a la escolaridad primaria.

- Triple bacteriana celular. Protege contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa. Se aplica entre los 5 y 6 años.

- Triple bacteriana acelular. Protege contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa. Se aplica a los 11 años.

- Vacuna contra el VPH. Protege contra el Virus del Papiloma Humano, una familia de virus que se dividen en dos grandes grupos: los VPH de bajo riesgo oncogénico, que generalmente se asocian con lesiones benignas (por ejemplo, las verrugas en zona genital) y los VPH de alto riesgo oncogénico, cuya infección persistente puede evolucionar en cáncer. La vacuna contra el VPH se aplica a los 11 años, son dos dosis que tienen que estar distanciadas seis meses entre sí.

Dejá tu comentario