miércoles 2 de diciembre de 2020
Salud | Santa Fe | Rafaela | Anmat

La Anmat aprobó el respirador mecánico diseñado en Rafaela

Con ese aval, el dispositivo podrá producirse en la provincia de Santa Fe y comercializarse en todo el país. El respirador automatiza el proceso manual de ventilar un paciente intubado con un resucitador.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó la realización de un respirador mecánico diseñado y desarrollado por profesionales de la empresa Grupo INBIO S.A., la Universidad Nacional de Rafaela (UNRaf) y el Centro Tecnológico Rafaela (CenTec). Se trata de un dispositivo que automatiza el proceso de ventilación manual y posee otras ventajas.

Con esta habilitación oficial, el Ciclador Automático de Resucitador para enfermos de covid-19 podrá producirse en Santa Fe y se comercializará y distribuirá en todo el territorio nacional.

Leer más ► González García: "Creo que, sobre fin de año y principio del año que viene, empezaremos a vacunar"

El dispositivo automatiza el proceso manual de ventilar un paciente intubado con un resucitador (Ambu) y además, cuenta con la ventaja de ser de fácil manejo y no requerir de aire comprimido. Esta característica es muy importante para su uso en instalaciones de campaña o recursos de gases medicinales limitados.

Su sencillez posibilita que pueda construirse a gran escala y a bajo costo para asistir a las necesidades que puedan surgir por la pandemia. El desafío de la iniciativa fue lograr un producto de rápida fabricación local y con insumos que en su mayoría son de industria nacional y con estándares de uso sanitario.

Embed

Cómo funciona el Ciclador diseñado en Rafaela

Para apoyar el ciclo de respiración de pacientes con insuficiencia respiratoria es necesario asegurar parámetros ventilatorios que no son posibles realizarlos manualmente y por tiempo prolongado. La automatización del ciclador permite al médico configurar esas variables en función de las necesidades puntuales del paciente y así sostener su ciclo respiratorio. Este es un dispositivo que puede suplir algunas de las funciones de un respirador artificial convencional.

Para garantizar que los materiales y elementos que entran en contacto directo con la persona hospitalizada –el circuito paciente- sean seguros, el equipo de profesionales decidió trabajar con elementos estándares, ya probados para uso médico, lo que da la seguridad de que todos los elementos, como mangueras y válvulas, son elementos con certificación de Anmat y no generan riesgo para el paciente. En este circuito se incluye un filtro viral-bacteriológico para evitar que las contaminaciones externas sean inhaladas y la aerosolización exhalada del paciente se libere al ambiente.

Por fuera de este “circuito paciente”, el ciclador cuenta con un circuito electromecánico que es el que permite la configuración de los parámetros por parte del médico y realiza el movimiento que comprime y expande un almacenador flexible -es una vejiga hecha de un polímero especial también llamada AMBU- del circuito paciente. De esta forma no hay interconexión entre las partes electromecánicas y el flujo de aire enviado al paciente.

Leer más ► Con un fuerte impacto del covid en el interior, Argentina superó el 1.000.000 de casos

El proyecto contó con el apoyo de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología, para la realización de ensayos avanzados sobre el respirador y acceder al financiamiento que permitió la compra de insumos y equipos de calibración para la ejecución.

La secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación, Marina Baima, sostuvo que “es vital que apoyemos este tipo de desarrollos tecnológicos para demandas específicas, estratégicas y con fuerte impacto en los grandes desafíos que tenemos en este nuevo contexto. Esto demuestra el éxito de nuestros científicos y emprendedores”.

Por su parte, el director técnico de la Fábrica de Producto Médico de Grupo INBIO habilitada por la ANMAT, Guillermo Bernasconi, expresó que “estamos orgullosos del aporte que realizamos como bioingenieros, colaborando con el sistema de salud en esta difícil situación que estamos viviendo como sociedad”.

Durante el proyecto, se hizo foco en apoyar la investigación y desarrollo a través de la vinculación institucional tanto a nivel local como en diálogo con vicepresidencia de Asuntos Tecnológicos del Conicet, con Fabricaciones Militares a través de una visita técnica y recomendaciones, así como diversos centros de investigación de otras provinciales para compartir experiencias.