sábado 15 de enero de 2022
Política | Venado Tuerto | Frente Progresista | Juntos por el Cambio

Venado Tuerto, el laboratorio de un experimento que mira la oposición para 2023

La fusión de los espacios políticos en el sur santafesino es observada por los referentes provinciales y nacionales tanto de la oposición como del oficialismo. ¿Es posible una alianza entre el Frente Progresista y Juntos por el Cambio?

La intendencia de Leonel Chiarella es ese experimento a escala local que referentes provinciales de las banderas políticas mencionadas siguen con atención, algunos de ellos con la manifiesta intención de exportar ese esquema a la provincia.

Bajo el paraguas de un nombre genérico, abarcativo, difuso y ganchero como "Primero Venado", radicales, socialistas, el PDP, el PRO y figuras independientes se integraron a la gestión municipal. La propuesta fue lo suficientemente tentadora como para que el socialismo y el PRO dejaran en segundo plano sus internas y se sumaran todos. O casi todos.

Leer más ► Venado Tuerto: consolidación del "frente de frentes", confirmación de Ciudad Futura y derrumbe del PJ

No entraron la pata del peronismo federal de Juntos por el Cambio (alineada con Miguel Pichetto) y el radical Diego Milardovich, ex jefe de Gabinete al que Chiarella echó en enero de 2021 cuando el intendente inició el proceso de acercamiento al PRO.

En las elecciones, Milardovich armó una candidatura a concejal con el respaldo del intendente de Rosario Pablo Javkin, pero no le fue bien. Claramente los votantes del Frente Progresista no castigaron al intendente por su salto a Juntos por el Cambio. De hecho lo acompañaron votando su lista.

No es casualidad que esta gran alianza haya germinado a partir de una intendencia radical, que además tiene al frente a un político muy joven. Chiarella asumió con 30 años en 2019, el año que el Frente Progresista perdió la provincia y Juntos por el Cambio, la Nación. Año bisagra ideal para el reseteo de lo que antes funcionaba y ya no más.

Por otra parte, es la UCR la que en la provincia bate el parche para sintetizar lo que era el Frente Progresista y Juntos por el Cambio, no sólo para unir fuerzas contra el oficialismo peronista, sino como una salida para el dilema que la atravesó por años: eran progresistas en la provincia y de JxC a nivel nacional.

El senador de General López Lisandro Enrico, Chiarella y el actual presidente del Concejo, Juan Ignacio Pellegrini, fueron los arquitectos de Primero Venado. En las elecciones de agosto pasado consiguió el 55% de los votos y se llevó tres de los cinco concejales en disputa, muy lejos del resto: Ciudad Futura y el Frente de Todos alcanzaron un concejal cada uno con el 17 y 15% respectivamente.

El armado

Para juntar lo que antes iba separado, Chiarella abrió la lista de candidatos a concejales y el gabinete de gobierno. Concretamente ofreció lugares en el legislativo y en la gestión.

En el primer caso la lista la encabezó Pellegrini, su nueva mano derecha desde la salida de Milardovich. El segundo lugar fue para el PRO, el tercero para el socialismo y el cuarto, para otro radical.

Primero venado.jpg
"Primero Venado", el espacio apoyado por el senador Lisandro Enrico, logró un contundente triunfo en las elecciones intermedias de noviembre de 2021.

"Primero Venado", el espacio apoyado por el senador Lisandro Enrico, logró un contundente triunfo en las elecciones intermedias de noviembre de 2021.

El gabinete municipal sigue reflejando una gestión de pertenencias heterogéneas: una secretaría a cargo del socialismo, otra para el PDP y áreas de perfil técnico para independientes que llegaron desde la actividad privada.

¿Cómo funciona en la práctica el laboratorio Venado Tuerto? El intendente Chiarella lo hace sonar fácil. “Planteamos hacer hincapié en las coincidencias. Cuando nos ponemos a hablar, es cuestión de hacer foco en las siete u ocho cuestiones básicas que la ciudad necesita para seguir creciendo”. Ejemplifica: “¿Estamos de acuerdo en que los terrenos (municipales en desuso) se vendan (para vivienda) y se sorteen públicamente? Sí, entonces lo hicimos. Hay que aumentar el control en la vía pública y en especial con el tránsito; avanzar en separación de residuos… todos temas troncales para la gestión”.

“Esto lo hacemos puertas adentro, pero también con las otras fuerzas políticas. Convoqué apenas terminaron las elecciones a los cinco concejales electos, y después a todo el Concejo para repasar la agenda de temas de interés para la ciudad. Es un ejercicio de diálogo y consenso constante con todas las fuerzas e instituciones”, aclara.

El armado electoral dio resultado, pero después sigue el día a día de la gestión. “Ojo, podés tener el mejor armado político pero si la gestión no es buena… Hay que sostenerlo”.

Dice que “el punto donde se hace el foco es el trabajo, es por eso que hay una valoración positiva de la gente, que espera que los políticos se pongan de acuerdo en los siete u ocho temas centrales”. Para el intendente no hay dudas: “Es el camino de lo que hay que hacer en la provincia y ojalá que lo vean de esa manera todos los partidos (de la oposición)”.

Afirma que “en el trabajo cotidiano los prejuicios se van limando sobre el tratamiento de las cuestiones locales. Obvio, con matices, pero se habla mucho, hay mucha participación”, asegura y alude a la distancia política e ideológica entre el PRO y el Partido Socialista.

Sin embargo, la experiencia a nivel local de esta alianza grande o, en léxico radical, “frente de frentes” tiene mucho por andar y demostrar todavía. Chiarella y todos los que son parte de Primero Venado saben que la política tiene aristas mucho más complejas que la voluntad de las partes, y que vectores como ideología, identidades partidarias, internas, competencia electoral, representación de intereses y vanidades personales, influye.

Leer más ► Paso 2021 en Venado Tuerto: el "frente de frentes" rindió sus frutos

Incluso pesa el afuera: ¿Qué pasará con esta experiencia si para 2023 no se concretase la idea de un frente único opositor en Santa Fe, y a la hora de las elecciones quienes son referentes de Primero Venado quedan divididos en proyectos políticos distintos y tienen que diferenciarse? No hay respuestas definitivas para esos interrogantes, porque la política es el arte de lo posible, pero el futuro se construye día a día.

Lo que parece seguro es que Primero Venado, como dice el periodista Mauro Camillato de Venado24.com lleva en su ADN la necesidad de blindarse de los ruidos provinciales y nacionales. “En el gran espacio antiperonista (nacional), lo que prolifera son las diferencias, los choques de miradas y las desconfianzas cruzadas… Así las cosas, habrá que esperar para poder vislumbrar si estas disidencias/internas terminan haciendo mella en Primero Venado. Por ahora, todo parece ir sobre ruedas…”.

Madurez o amontonamiento

Como en las elecciones pasadas, los partidos que integran Primero Venado jugaban con distintos candidatos a senador y diputados nacionales, acordaron un tratado de paz previo. Definieron que si bien el intendente jugaba a favor de la candidatura de Maximiliano Pullaro en las Paso y de Carolina Losada en la general, recibiría a todos. Así fue que Chiarella se sacaba fotos con Carolina Losada, Maximiliano Pullaro, Clara García, Federico Angelini, Antonio Bonfatti y referentes nacionales.

El intendente explica que “acordamos de antemano que íbamos a recibir a todos los candidatos, fue un desafío concretarlo. Después cada uno militó por su candidato a senador”. Para algunos pudo resultar un amontonamiento para ganar la elección. Chiarella no tiene dudas de que “fue un hecho de madurez política” que debe continuar.

Al tiempo que Juntos por el Cambio y el Frente Progresista inician un complejo proceso de conversaciones para 2023, el experimento Primero Venado se ofrece como el resultado positivo de la fase 1 de pruebas. Desde el gobierno provincial y el peronismo en general también miden su evolución.

Con total lógica, ven que en la ciudad del sur santafesino se está engordando el germen de un armado electoral que, de prosperar más allá de los límites de esa ciudad, podría resultar en una mala noticia. Saben que, del dicho al hecho, la oposición tiene un largo trecho por recorrer, y que no será tan fácil ordenar la mayor complejidad de la política provincial. Pero en cualquier caso, ningún oficialismo puede desatender la intención de los sectores opositores determinantes de unirse para enfrentarlo.

Cabe decir que no es la primera vez que a nivel local se construyen frentes con esta amplitud, capaces de contener a buena parte del arco político. Hay antecedentes de sobra en localidades que consiguieron conjugar lo que a nivel provincial o nacional estaba enfrentado. La experiencia de mayor escala quizás haya sido la del Frente Progresista en Rosario en su momento de apogeo. Ocurre que a medida que se amplía aparecen nuevos desafíos para contener las partes. En un punto entra a tallar el cálculo costo/beneficio. A veces para quienes conducen el precio de dejar un cabo suelto es más bajo que el de tenerlo dentro.