jueves 22 de octubre de 2020
Política | Argentina | Venezuela | Derechos Humanos

Solá aclaró la posición argentina frente a la represión ilegal en Venezuela

El canciller argentino Felipe Solá salió a aclarar los dichos del embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, que dijo que "hay una apreciación sesgada" sobre las violaciones de derechos humanos en Venezuela.

La política exterior argentina volvió a quedar en el centro de la polémica luego de que el embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, defendiera al régimen de Nicolás Maduro al justificar que “hay una apreciación sesgada” sobre las violaciones de derechos humanos.

El canciller Felipe Solá buscó quitarle dramatismo a la situación al aludir que el Ministerio de Relaciones Exteriores enfrentó a lo largo de los últimos meses “problemas serios con Brasil”, y la repatriación de 245 mil argentinos que habían quedado varados durante la pandemia de covid-19. Solá también negó que se haya puesto en juego su cargo: “No solamente no renuncié, sino que nunca me sentí más lejos de renunciar”.

Carlos Raimundi
El embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi.

El embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi.

En diálogo con Romina Manguel -por A24- aseguró que “no hubo costo político” por las declaraciones de Raimundi y confirmó que lo llamó para aclarar cuál es la postura de la Cancillería sobre Venezuela.

“Raimundi no juzgó si era bueno o malo el informe Bachelet”, justificó y reforzó la idea de que “Argentina no rechazó el informe” de la ONU que prueba la represión ilegal de la dictadura de Maduro. “El problema es que Raimundi no dijo la preocupación que tiene Argentina por los Derechos Humanos en Venezuela, decidió decir lo que pensaba y un embajador tiene que decir primero lo que le instruyen", criticó al representante nacional ante la OEA.

“El problema es que Raimundi no dijo la preocupación que tiene Argentina por los Derechos Humanos en Venezuela", dijo Solá.

Solá negó que se haya evaluado que Raimundi deje su cargo. Y afirmó que “no hubo rechazo” hacia el informe de la ONU. No obstante admitió que “en Venezuela hay violaciones de los derechos humanos”, así como también “un bloqueo financiero físico y financiero, que golpean al pueblo venezolano”.