martes 11 de enero de 2022
Política | Elecciones 2021 | Diputados | Senado

Sin quórum y con un Congreso equilibrado, el gobierno está obligado a negociar

El Frente de Todos queda con 118 bancas en la Cámara de Diputados y Juntos por el Cambio con 116. Y en el Senado, 35 contra 31. Las fuerzas provinciales emergen como una de las claves de la nueva gobernabilidad.

Si bien logró achicar la diferencia en Buenos Aires, el Gobierno no pudo revertir la derrota sufrida a nivel nacional en las primarias por lo que deberá gestionar los próximos dos años con un Congreso adverso. En efecto, el Frente de Todos perderá la cómoda mayoría que hasta ahora ostentaba en el Senado y si bien mantendrá la primera minoría en la Cámara de Diputados, se le complicará alcanzar el quórum y sancionar las leyes que demande el Poder Ejecutivo.

Aun así, el presidente Alberto Fernández celebró el resultado y anticipó que convocará a la oposición para avanzar con una agenda común. En este sentido, adelantó que enviará al Congreso un proyecto de ley que contenga el programa económico con el que buscará cerrar la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Leer más ► Juntos por el Cambio se impuso en los distritos más importantes del país

En el Senado, la vicepresidenta Cristina Kirchner no tiene demasiados motivos para festejar. El bloque oficialista se reducirá de 41 a 35 senadores tras la derrota en La Pampa, Santa Fe, Corrientes y Chubut y Córdoba, donde perdió su única representación. Solo logró mantener la mayoría en dos provincias: Tucumán y Catamarca.

Juntos por el Cambio logró así su objetivo: crecerá de 25 a 31 integrantes y, unido a otras fuerzas federales, tendrá más peso numérico en el bastión de poder de Cristina Kirchner, que estuvo ausente en el búnker partidario y ahora deberá trabajar para consolidar alianzas y evitar una sangría en su propia bancada.

Frente de todos elecciones 2 Alberto Fernandez.jpg
A pesar de la derrota, el presidente Alberto Fernández celebró el resultado y anticipó que convocará a la oposición para avanzar con una agenda común.

A pesar de la derrota, el presidente Alberto Fernández celebró el resultado y anticipó que convocará a la oposición para avanzar con una agenda común.

El Gobierno apostaba a revertir las derrotas en La Pampa y Chubut, pero no lo consiguió. En La Pampa, Juntos por el Cambio le sacó casi seis puntos de ventaja al Frente de Todos, en un duro golpe para el peronismo gobernante. Y en Chubut, la diferencia fue de casi diez puntos. Como el oficialismo arriesgaba las tres bancas en disputa, no perdió una, sino dos.

En la Cámara de Diputados, el bloque que conduce Máximo Kirchner pierde dos bancas y se aleja del quórum de 129. Pasará de 120 a 118 integrantes, mientras que Juntos por el Cambio tendrá un escaño más y pasará de 115 a 116. La aspiración de la alianza opositora era llegar a 120 miembros; no lo logró porque el Frente de Todos remontó en Buenos Aires y los libertarios encabezados por José Luis Espert incrementaron su caudal respecto de las primarias.

Leer más ► El desafío luego de la derrota: el Gobierno debe hacer en dos años lo que prometió en cuatro

Además, en la Capital –bastión del Pro–, la lista liderada por María Eugenia Vidal no pudo superar el umbral del 50% de los votos debido al avance que protagonizaron los libertarios comandados por Javier Milei. Allí también talló fuerte la izquierda que, con la renovación parlamentaria, duplicará su representación en la Cámara baja con 4 diputados.

Con este resultado, Juntos por el Cambio no tendrá mayoría numérica para reclamar la presidencia de la Cámara, como especuló la candidata María Eugenia Vidal después de las primarias. Pero sí podría pelear la titularidad de comisiones importantes para bloquear proyectos conflictivos y marcar el pulso de los debates.

Cristina Kirchner presidiendo sesión en el Senado de la Nación.
Cristina sin quórum: en la Cámara alta, el bloque oficialista se reduce de 41 a 35 senadores.

Cristina sin quórum: en la Cámara alta, el bloque oficialista se reduce de 41 a 35 senadores.

El oficialismo tendrá más complicada la tarea de alcanzar el quórum (129 diputados) en el recinto. En efecto, el lote de diputados aliados quedará drásticamente reducido a partir del 10 de diciembre próximo, y los legisladores provinciales que integrarán la llamada “bancada del medio” anticiparon que condicionarán su voto a las concesiones que realice el Gobierno a sus distritos.

Las fuerzas federales y otras expresiones no kirchneristas sumarán en total 14 bancas. Córdoba Federal, el bloque referenciado en el gobernador Juan Schiaretti, pasará de las cuatro actuales a tres. Los diputados de Río Negro, Misiones y Neuquén totalizarán cinco bancas. A ellos se suman dos diputados socialistas por Santa Fe (Enrique Estévez y, a partir de diciembre, Mónica Fein). Una vez más, la “franja del medio” será decisiva para la suerte de las leyes: estos diputados serán los primeros a los que el oficialismo tocará la puerta a la hora de negociar.

Dejá tu comentario