viernes 27 de noviembre de 2020
Política | Legislatura | Asuntos Internos | Franco Casco

Piden que Sain se presente en Diputados por su denuncia en torno al caso Franco Casco

La iniciativa fue presentada por la diputada Matilde Bruera. La semana pasada, el ministro de Seguridad reveló que en 2017 Asuntos Internos utilizó fondos de gastos reservados para pagar la defensa de los policías imputados por la desaparición forzada del joven.

La legisladora Matilde Bruera (PJ) presentó un proyecto de resolución para que la Cámara de Diputados santafesina convoque al ministro de Seguridad, Marcelo Sain, a responder preguntas y aportar documentación en torno a la denuncia que presentó días atrás, en la que advertía que en el año 2017 Asuntos Internos utilizó fondos de gastos reservados para pagar los honorarios de abogados que defendían a los policías imputados por la desaparición forzada de Franco Casco en Rosario.

En diálogo con Luis Mino por Aire de Santa Fe, la diputada explicó que la causa se había iniciado en la Justicia provincial, pero que luego pasó a la Justicia federal porque se denunció la "desaparición forzada" de la persona, lo que constituye un delito de materia federal. "Franco Casco estuvo privado de la libertad ilegalmente en la Seccional 7ª de Rosario y luego apareció ya asesinado en las aguas del río Paraná", recordó Bruera.

Leer más ► Denuncian que Asuntos Internos usó fondos reservados para defender a policías que encubrieron un homicidio

La entrevistada apuntó también que en la causa "fueron procesados muchos policías, no sólo efectivos que trabajaban en la Seccional 7ª sino también personal de Asuntos Internos. La denuncia que hace el ministro Marcelo Sain por presunto peculado, corrobora la hipótesis que tuvo siempre la causa Casco sobre la complicidad de Asuntos Internos en el encubrimiento de los policías acusados", manifestó.

Matilde Bruera diputada provincial.jpg
Matilde Bruera, diputada provincial (PJ).

Matilde Bruera, diputada provincial (PJ).

En su denuncia, tal como lo reveló Aire Digital la semana pasada, Sain pide a la Justicia que investigue al director de Asuntos Internos de aquel momento, Luis Alberto Sosa, y también a su superior político, David Reniero, que se desempeñaba como secretario de Control de Fuerzas de Seguridad del Ministerio de Seguridad.

En la denuncia se plantea la posibilidad de que ambos funcionarios incurrieran en el delito de "peculado", que básicamente significa el hecho de desviar fondos públicos que debían ser administrados. En este caso, sería utilizar dinero del Estado para pagar a abogados particulares.

Leer más ► Confirmaron el procesamiento de 19 policías por la desaparición y muerte de Franco Casco

Pero esto no es todo. El abogado contratado fue José Manuel Alcacer. Según la denuncia, este mismo abogado había trabajado poco antes como asistente técnico en Asuntos Internos. De esta manera, contaba con información privilegiada sobre el accionar de los cinco policías que él estaba defendiendo.

Bruera se mostró confiada en que el proyecto de resolución tendrá acogida favorable entre los diputados en la próxima sesión y que Sain será convocado a la Legislatura "para dar estas informaciones y también para aportar documentación que las corrobore".

La legisladora advirtió que "luego habrá que avanzar para develar las responsabilidades que pudieran haber tenido los funcionarios que estaban a cargo en ese momento". En este contexto, entra también en el radar el exministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, que actualmente es diputado y cuya palabra será la más esperada en el recinto luego de la posible visita de Sain.

Volvé a escuchar la entrevista a la diputada Bruera

El caso

El 6 de octubre de 2014, Franco Casco se dirigía a la Terminal de Ómnibus de Rosario, desde donde pretendía viajar a Florencio Varela -provincia de Buenos Aires- para visitar familiares. En las inmediaciones, fue detenido en la vía pública y trasladado a la Seccional 7ª. Una veintena de días más tarde, el cuerpo del chico de 20 años fue encontrado en el río Paraná, la altura del Monumento a la Bandera. Sus familiares denunciaron la desaparición forzada, torturas y homicidio.

Las autopsias y demás pruebas permitieron establecer que murió antes de ser arrojado al río, con un tiempo de inmersión compatible con la fecha de su desaparición. Según consta en la causa, de acuerdo a varios y coincidentes testimonios de presos alojados en esa dependencia -algunos de ellos dando cuenta de que pudieron hablar con Casco-, se escucharon golpes y fuertes gritos de auxilio, "tras lo cual se hizo silencio absoluto y no volvieron a escuchar a la víctima, ni la vieron al día siguiente cuando recibieron visitas, lo que les llamó particularmente la atención".

Dejá tu comentario