menu
search
Política | Rosario | Pablo Javkin | Narcotráfico

Javkin aseguró que Rosario es "una ciudad de buena gente, que quiere ser de paz"

El intendente de Rosario, Pablo Javkin publicó un video en sus redes sociales en el que comparte un resumen de lo actuado "para colaborar en la lucha contra las mafias", y destacó: "Somos una ciudad de un millón de gente buena. No nos van a ganar".

El intendente de Rosario, Pablo Javkin, se refirió mediante sus redes sociales a la crítica situación por la que atraviesa el sur de la provincia de Santa Fe en materia de seguridad y el violento avance de las bandas narco. En un video, el titular del Ejecutivo rosarino dio cuenta de las acciones que se vienen llevando adelante por parte del municipio para combatirla.

Leer más ► Rosario: matan a un hombre de al menos 28 puñaladas

“Somos un millón de vecinos buenos que llenamos las calles de nuestros chicos, de estudiantes, de la dignidad de la Rosario laburante y de nuestros mayores con su derecho a vivir bien después de darlo todo. Pero sabemos que también hay malos, son pocos, pero mafiosos y violentos. Con su mugre buscan que tengamos miedo para hacer sus negocios”, remarcó Javkin.

Sobre las medidas tomadas por el municipio, Javkin destacó el proyecto para informar las inversiones sospechosas de provenir del dinero narco que presentó en el Concejo. “Está comprobado que lo que más le duele a las organizaciones criminales es cuando no pueden ganar más dinero con la extorsión y la venta de sustancias ilegales”, sostuvo.

Embed

En otro tramo del video, el intendente de Rosario habló sobre la iniciativa que envió a la Legislatura de Santa Fe para poder decidir quiénes son los jefes policiales y dónde se tienen que realizar los patrullajes. “No tenemos armas, pero queremos estar en la mesa que define cómo y quiénes nos cuidan”, advirtió.

“Junto con el Gobernador, fui a ver al Presidente y al ministro de Seguridad de la Nación. Acordamos la instalación permanente del nuevo destacamento de Gendarmería, el nombramiento de un comandante único que coordine el accionar de las fuerzas y la aceleración de las urbanizaciones en los barrios donde la pobreza se aprovecha de la pobreza y las dificultades”, añadió en el repaso.

Además, el mandatario rosarino habló también de la cumbre del Poder Judicial en la facultad de derecho. “Una Justicia eficiente y rápida es esencial para combatir el terror”, afirmó. En tanto que también se refirió a la situación del servicio penitenciario y pidió que “la cárcel deje de ser un coworking del mal”.

“Frente al caos que intentan sembrar hace falta templanza y decisión. Ustedes me pidieron que defienda Rosario y lo estoy haciendo, sé perfectamente que las soluciones no pueden esperar, por eso trabajo en que las cosas no queden en reuniones o fotos. Me votaron para alumbrar, asfaltar, limpiar y cuidar. En lo que puedo actúo directamente, en lo que no depende se lo exijo hasta conseguirlo. Somos una ciudad de gente buena que quiere ser de paz, no nos van a ganar”, concluyó.

Un acto que sacudió por primera vez a la Justicia federal de Rosario que ahora está en el centro de las miradas

Mientras la ciudad de Rosario sufre los embates del narcotráfico, la Justicia federal genera un cuello de botella en las investigaciones por falta de estructura. Uno de los problemas es que la justicia federal llega tarde. En el Ministerio Público de la Acusación de Rosario se inician y se investigan las causas contra los engranajes del crimen organizado por delitos vinculados a la violencia, bajo la amplia figura de la asociación ilícita, como ocurrió el viernes de la semana pasada con Máximo Cantero, el fundador de la banda de Los Monos, cuyo perfil encarna un récord: nunca fue procesado ni detenido por delitos federales en Rosario. La única condena a seis años de prisión que carga sobre sus espaldas a nivel federal se produjo en 2001, dos años después de ser detenido en Itatí, Corrientes, con 91 kilos de marihuana. En Rosario jamás piso los tribunales federales.