menu
search
Política | Javier Milei | Juntos por el Cambio | Frente de Todos

Javier Milei, el intérprete

El diputado nacional Javier Milei supo captar un clima de época que se asocia al hartazgo y la resignación y que necesita un culpable: los políticos devenidos en casta. Un relato simple pero efectivo, según los consultores Guillermo Variego y Martín Ostolaza.

Javier Milei interpreta un clima de opinión y lo pone en palabras claras, fuertes, estruendosas, alejadas de la diplomacia, aunque de a ratos se muestre calmo. Regula, sobre todo últimamente, como para que se vea que también puede hablar pausado y equilibrarse. Está en etapa de expansión; "la base está", diría un DT ya retirado, ahora toca ampliar, ensanchar la avenida de la derecha, que tiene como novedad que también se nutre de sectores independientes, rebeldes y conservadores. Una melange que desorienta, sobre todo a Juntos por el Cambio, que es la principal víctima del diputado nacional pero, por esa versatilidad a la hora de captar, no la única.

La consultora Mora y Araujo señalaba que un clima de opinión instalado con intensidad ciertamente puede favorecer un vuelco masivo de electores hacia algún candidato. El clima de opinión consiste en un número grande de personas sosteniendo una cierta opinión con intensidad, lo que facilita el contagio y potencia la fuerza emisora de unas personas influyendo sobre otras.

Leer más ► Javier Milei "copó" la Feria del Libro al grito de "viva la libertad, carajo"

Milei supo captar ese clima que, en parte, se asocia a cierto hartazgo, odio, resignación y necesita un culpable de esa pesadumbre. Un héroe que viene a salvar a la sociedad de los políticos villanos devenidos en casta: un relato simple pero efectivo. Y desde ahí logra reunir gran cantidad de consensos combinando esa carga hipernegativa con propuestas reformistas. Todo esto le da cuerpo a su disciplinado posicionamiento, que es su principal acierto: la construcción de un perfil integral que atiende formas y contenidos.

El posicionamiento de un dirigente se construye en la mente de cada ciudadano. Cuando un dirigente tiene objetivos electorales, suele trabajar de manera estratégica para potenciar sus virtudes y atributos e intentar llegar a la mente del votante mejor posicionado que sus competidores. Suena simple pero este sencillo acto lleva por detrás mucho trabajo que involucra investigación, análisis, toma de decisiones y ejecución. Y cada uno de estos ítems continúa con sus propias subdivisiones.

milei sorteo sueldo memes
Javier Milei suele apelar a frases fuertes, estruendosas, alejadas de la diplomacia, aunque de a ratos se muestre calmo.

Javier Milei suele apelar a frases fuertes, estruendosas, alejadas de la diplomacia, aunque de a ratos se muestre calmo.

El dilema interno, de lo que él depende, está atado a las contradicciones e incoherencias, como siempre para cualquiera. En su afán de construir más allá de las fronteras porteñas, se abre una disyuntiva: purismo vs rancio. Y esa decisión impactará de lleno en su imagen.

El dilema externo, que lo excede, está atado a lo que hagan el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, padres de la criatura y hoy acusadas de todos los males por su hijo loco o cuerdo, depende de quién lo mire. El escollo está atado a la economía y hoy es el Frente de Todos quien debe mostrar resultados. Mientras eso no suceda, Milei tendrá sentido y Juntos por el Cambio lo padecerá.

Leer más ► El emotivo discurso de Javier Milei sobre la fórmula de la felicidad

Las falencias de la actual estructura estatal y política es la base principal que sostiene el relato libertario. El hilo argumental no está dirigido a un sector social específico; su base argumental está construida para que llegue de forma transversal a los ciudadanos descreídos de la política actual y de su forma de administrar el Estado, que demuestran no ser pocos. Mientras los dos frentes políticos que protagonizaron la política nacional en la última época no consigan dar respuesta desde la gestión a las demandas sociales, agregando a esta ineptitud una lucha palaciega que los exhibe ambiciosos por el poder sólo por el poder en sí mismo, y no como espacios que pelean por ganarlo o sostenerlo para lograr transformaciones en la calidad de vida de la gente, como habitualmente declaran, los libertarios sobrevivirán con creces dado que Milei parece venir a hacer lo que hay que hacer: aquel eslogan de gestión que formaba parte de la batería discursiva de Cambiemos y que él no lo dice, pero parece encarnarlo.

Nota de redacción: Guillermo Variego y Martín Ostolaza son los directores de la consultora Innova Opinión Pública.