lunes 17 de enero de 2022
Política | covid |

Emergencia productiva por covid: Santa Fe es una de las más perjudicadas

Fue tapa en AIRE con cifras exclusivas de ausentismo que hoy empeoran a diario y con el conteo de contagios. Las cámaras empresarias lograron una concesión casi absurda y que viola la Constitución Nacional y la Ley de Riesgos del Trabajo. En las sombras resiste una de las mujeres más poderosas del país (que, por cierto, no es Cristina).

El problema es casi tan complejo como el Sistema de Riesgos laborales argentino, tan intrincado como la legislación (leyes + decretos + resoluciones) con que pretenden aplicarse las disposiciones generales del artículo 14bis de la CN y más precisamente de la Ley 24.557 de Riesgos del Trabajo, que pretende prevenir accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (que el covid fue transitoriamente y ad referéndum), asegurando al trabajador adecuada y oportuna atención médica hasta su completo restablecimiento.

La inédita contagiosidad de la variable Ómicron viene superando los 130.000 contagios diarios, pero teniendo en cuenta que con la cantidad de testeos que puede y decide realizar la Argentina, la cifra de contagios reales podría ascender hasta 250.000. Si mensuramos en el triple de los oficialmente reconocidos los afectados por contactos estrechos, tenemos una emergencia epidemiológica que –pese a las previsiones de la OMS y del Ministerio de Salud- está lejos de amesetarse con vistas a la baja. Y la baja letalidad no es consuelo para el sistema productivo nacional, compuesto por un 97,8% de Pymes y Micropymes que deben dispensar a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras con testeos positivos y desarmar equipos de producción completos por contactos estrechos.

La presión de Daniel Funes de Rioja –uno de los hombres más poderosos del país, selecto integrante del círculo rojo de los milmillonarios a los cuales los gobiernos les preguntan cómo y por dónde– logró que una muy buena funcionaria como Carla Vizzotti les regalase un caramelo de madera, pues no aislando los contactos estrechos lo único que se consigue en multiplicar el efecto potencial de volteo del Covid en el resto de operarios y operarias sanos.

Leer más ► Covid: los contactos estrechos asintomáticos con vacunación completa no tendrán que aislarse

Un alto ejecutivo de Zoovet, empresa afincada en Santa Fe con un 100% de capitales nacionales, cinco plantas en el país y que exporta a más de 30 países en 4 continentes (es decir que liquida dólares necesarios para financiar cualquier reactivación o pago de deudas en moneda dura) se queja en voz alta con AIRE: “Hoy tenemos 80 operarios menos sobre una planta total de 200 en Santa Fe, es una enormidad. Sumale la decena y media que no quiere vacunarse por razones personales (Zoovet produce vacunas para salvar vidas animales, es decir gente que no le cree a sus mascotas y “no mira hacia arriba” como Di Caprio) y estamos ante un problema realmente serio”. Endurecer y despedirlos es una opción que ni los sindicatos ni el gobierno desean. Sobre la medida de Vizzotti manifiesta su escepticismo, no resuelve el problema de fondo, los testeos que pueden pactarse al 0800 Covid no llegan a tiempo, la empresa debe tomar la decisión de costearlos y en muchos casos contratar un operario de reemplazo –lo que en algunos puestos calificados es imposible– pagando dos sueldos para una misma función.

Los actores del sistema de riesgos que ha sido dispensado por el gobierno nacional de afrontar los costos de la detección y tratamientos, que las cámaras empresariales y hasta la CGT del atril + Pablo Moyano apuntan con los 10 dedos, son las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo. Para poner en foco la cuestión sólo retomaremos de la nota anterior que por Decreto 367/20 + 30/2021, sólo costeaban los contagios como enfermedades laborales hasta el 31 de diciembre del año pasado y si una Comisión Médica de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo dictaminaba la relación inequívoca entre el puesto laboral y la infección. Al ser el covid un riesgo inédito y no previsionado por las aseguradoras, lo que se hizo fue fondear el Fondo Fiduciario creado por la SRT para afrontar otras enfermedades y exigiendo una cuota aporta más elevada a las empresas afiliadas al sistema. Este aporte sostenido al hilo de la emergencia sanitaria, pasó de $40 a $45,07 por empleado, para financiar gastos médicos, tratamientos con insumos incluidos e indemnizaciones por fallecimiento.

Si bien las ARTs denunciaban que los gastos a setiembre 2021 habían sido de $60.000 millones y que el Fondo estaba agotado, con la caída del Decreto que declaraba al covid como enfermedad profesional no listada y presuntiva se produjeron los siguientes perjuicios en éste orden de prioridades para éste escriba: se desprotege la salud de los y las trabajadoras (agravado por la última decisión de Vizzotti), complica la delicada ecuación de costos de muchas PyMes y pone al gobierno en una encrucijada nacional y popular reiterada en éstos dos años: ¿cuán peronistas hay que ser para prorrogar la cobertura excepcional del covid o directamente incorporarlo al listado regular de enfermedades profesionales? O mejor dicho, y aflojando con el chantaje supremo de la correlación de fuerzas: ¿Qué clase de peronismo hay que practicar para hacerlo y negociar a pie firme con una de las mujeres más poderosas del país? Pues veamos.

La burguesía nacional no declara costos

El problema central para fijar un nivel de referencia de precios internos (porque para obligar con topes habría que ser demasiado peronistas de Perón) es el conocimiento parcial o total de la ecuación de costos de las empresas que producen bienes y servicios esenciales. Éste y las rentabilidades reales de algunas empresas (blanco + negro offshorizado) son los secretos mejor guardados de la economía nacional.

A eso habría que sumarle la desigual pulseada entre el poder real y sus nombres más prominentes y los gobiernos con genuina vocación redistributiva e inclusiva (con los otros hay negocios, no discusiones). Botón de muestra es el desafío público de Paolo Rocca a Alberto Fernández despidiendo en plena pandemia contra un Decreto que los prohibía, a más de 1.400 empleados. El presidente pasaba por su mejor momento y en una conferencia le habló directamente: “Has ganado tanta plata en tu vida, tenés una fortuna que te ubica entre los más millonarios del mundo, esta vez colaborá hermano!”. Inusualmente coloquial pero luego se envalentonó y lo tildó de “miserable”. Luego lo convocó a Olivos y se disculpó por el tono, pero Rocca confirmó los despidos.

Alberto Fernández y Rocca.jpg
Correlación de fuerzas toma 1: Rocca despidió 1450 desafiando a Alberto. El presidente lo tildó de miserable. Se reunieron en privado para armonizar. Los despidos se confirmaron / Fotos: Télam.

Correlación de fuerzas toma 1: Rocca despidió 1450 desafiando a Alberto. El presidente lo tildó de miserable. Se reunieron en privado para armonizar. Los despidos se confirmaron / Fotos: Télam.

Otro miembro pero de los que sólo suelen cobrar notoriedad en la prensa durante la Semana de la Salud y la Seguridad es la presidenta de la Unión Argentina de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo, Mara Bettiol. Un cuadro técnica y políticamente brillante que estuvo allí cuando se diseñó el sistema de riesgos en 1995 y fue la primera en conducir lo que hoy es la SRT y que en pleno menemismo funcionaba en el mismo edificio de la cavallista Fundación Mediterránea. Pocos conocen el sistema como ella –es autora del libro “Riesgos del Trabajo: la modernización de las instituciones laborales en Argentina”- y además es “Guzmanista” de la primera hora. Junto a Pablo Peralta (BST), Daniel Herrero (CEO Toyota), José Urtubey (Celulosa Argentina), Fabián Castillo (FECOBA), el cafetero Martín Cabrales y el CEO de Grupo Sanco Seguros Alejandro Simón (dueños de Prevención ART), fue una de los que sostuvo al ministro en su peor momento y cuando parte del círculo rojo pedía su cabeza.

Para decirlo con enorme simpleza, no están dadas las condiciones para que –incluso con todas las centrales sindicales y empresariales acorralando a Moroni y al presidente- se afecte la rentabilidad extraordinaria de las aseguradoras nucleadas en UART.

Mara Bettiol Unión de Aseguradoras de Riesgo de Trabajo.jpg
Mara Bettiol es un brillante cuadro técnico y político que acompañó la gestión y dialoga francamente con Martín Guzmán. Las ARTs tiene espalda para resistir la reinstalación de la cobertura / Foto: 100% Seguro.

Mara Bettiol es un brillante cuadro técnico y político que acompañó la gestión y dialoga francamente con Martín Guzmán. Las ARTs tiene espalda para resistir la reinstalación de la cobertura / Foto: 100% Seguro.

¿Cómo era eso de que tenemos un país pobre con empresas ricas y un tercio de los trabajadores registrados bajo la línea de pobreza? Veamos algunos números que publica el portal especializado Todoriesgo.com con la ganancias declaradas por las principales ARTs del país a setiembre de 2021, cuando se aumentó la cuota del Fondo a los empresarios.

cuadro resultado ejercicio julio septiembre 2021 ART.JPG

Es cierto que también hubo ARTs que tuvieron rentabilidad negativa en éste mismo período, tales como La Segunda ART, Omint ART, Mutual Petroleros ART, Mutual Rural ART, la mismísima ART del Grupo Sancor (poderoso aportante de campañas que hegemoniza el mercado santafesino de aseguradoras) y la del también poderoso y dueño del Grupo América Claudio Belocopitt, es decir Swiss Medical. Las pérdidas de las 6 primeras equiparan las ganancias de las que listamos en el cuadro.

Alguien podría sugerir que si la rentabilidad promedio del mercado de riesgos laborales y los resultados de las empresas se tradujeron en un empate o –como sugieren algunos especialistas- una pérdida de casi 2.473 millones de pesos y un déficit del 3,8% respecto del 2020, es económica y financieramente inviable que costeen los tratamientos e indemnizaciones por covid. Pero mirando la película además del último ejercicio de las aseguradoras, hay que decir que entre 2015 y 2018 tuvieron una rentabilidad promedio por encima de la rentabilidad empresaria nacional y que sus carteras de inversiones o portfolios a diciembre 2020, es decir el modo en que aseguran sus ganancias arroja cifras de impacto:

Provincia ART poseía en su cartera (entre títulos públicos, fideicomisos, plazos fijos y préstamos) $30.676.793,695 millones. La reconocida Prevención ART $27.749.424,107 millones, Experta ART $22.580.791,203 millones. Galeno ART $20.706.809,345 millones, Swiss Medical 10.842.774,442 millones. Berkeley ART$6.429.906,630 millones, entre las principales. ¿Sería razonable pensar que semejante patrimonio pudo haberse esfumado por un mal ejercicio 2021?

Con las principales controlando el mercado de manera centralizada, se puede decir que no estamos hablando de empresas en riego de quiebra ni complicaciones de financiamiento. Relanzar el Fondo que se cortó con la caducidad del Decreto 39/2021 y prolongar la cobertura a cargo de las aseguradoras es una posibilidad que el gobierno no está considerando y puede que no lo haga, a menos que las cifras de ausentismo promedian el 30% (hay que sumar al personal de vacaciones) y en Santa Fe asciende al 35% y Córdoba y Buenos Aires en 32%. Estamos en las puertas de una emergencia productiva por los estragos de la tercera ola.

Este tipo de soluciones complejas, que ameritan decisiones donde se haga valer el capital político remanente del gobierno, son las que definen el perfil real del Frente de Todos, el tipo de peronismo que ejecuta y en la realidad más que en el discurso, a quiénes representa.

Temas

Dejá tu comentario