martes 29 de septiembre de 2020
Política | Diputados | Justicia | juego clandestino

Diputados creó una comisión para investigar lo ocurrido en el MPA de Rosario

Legisladores de todos los bloques conformarán la comisión de seguimiento e información acerca de los hechos que involucran a dos fiscales del Ministerio Público de la Acusación, Patricio Serjal y Gustavo Ponce Asahad.

El escándalo institucional en el Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Rosario que involucra al ex jefe de fiscales Patricio Serjal y el ex fiscal Gustavo Ponce Asahad, se investigará en la Cámara de Diputados por medio de una comisión de seguimiento e información que será conformada por legisladores de todos los bloques.

La propuesta fue impulsada por el presidente del cuerpo, Miguel Lifschitz. El objetivo es “acompañar y apoyar a los buenos fiscales, y producir información pública sobre los hechos en cuestión”.

Leer más ► El exfiscal Serjal quedó detenido, acusado de cobrar coimas

El proyecto fue aprobado con el voto afirmativo de los bloques del Frente Progresista (Socialistas, UCR, Partido Demócrata Progresista, Creo y Partido GEN), el Frente Social y Popular - Ciudad Futura, Igualdad, Somos Vida, Somos Vida y Familia. Juntos por el Cambio se abstuvo y el Partido Justicialista votó de manera negativa.

La medida comprende la creación de una comisión de seguimiento e información acerca de los hechos de público conocimiento que involucran a dos fiscales del MPA –Patricio Serjal y Gustavo Ponce Asahad- en la presunta extorsión y cobro de coimas a una persona vinculada al juego clandestino.

La detención de Serjal

Serjal quedó detenido por manejar una red de coimas junto a Asahad, quien está preso. Sobre los pagos de coimas del empresario Leonardo Peiti a Ponce Asahad, los fiscales aportaron pruebas de que Serjal se reunió con Peiti el 14 de noviembre en el hotel Etoile, de Recoleta. El acusado admitió que se alojó allí y que fue a Buenos Aires por una cuestión laboral, pero esa versión fue refutada por los investigadores que señalaron que Serjal se alojó allí con un amigo y que –de acuerdo a las fotos que aportó este hombre– fueron a “cortar” la semana.

Peiti dijo que en esa reunión en el hotel, Serjal le pidió un aumento en el pago de las coimas que cobraba mensualmente Ponce Asahad.

Los fiscales detallaron una serie maniobras que tramaban Serjal y Ponce para controlar y manejar las causas de juego clandestino, como las que se tramitaban en Casilda, Melincué, Cañada de Gómez y Rosario.

En su descargo, Serjal les soltó la mano a Ponce Asahad y al secretario Nelson Ugolini. En ese plano, su abogado defensor lo planteó con claridad, al señalar que Serjal tenía 79 fiscales a su cargo. Los abogados del exfiscal quisieron evitar a toda costa su detención hasta el punto que llegaron a ofrecer la posibilidad de que Serjal pueda cumplir un arresto domiciliario de 90 días, algo que rechazaron tanto los acusadores como la jueza Eleonora Verón, que terminó dictando la prisión preventiva.

Leer más ► La Legislatura suspendió al fiscal Ponce Asahad, sospechado de recibir coimas

Serjal está acusado de “diseñar y ejecutar” junto con Gustavo Ponce Asahad un “plan delictivo” para “recibir dinero de Leonardo Peiti”. A cambio, los funcionarios del Ministerio Público de la Acusación “se comprometían a transmitir información reservada, no investigar hechos que podrían constituir delitos y a interferir en las investigaciones en curso, retardar u omitir dictámenes propios de su competencia todo con el objeto de que no prosperen imputaciones” por juego clandestino contra el empresario”.

La calificación que usaron los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra es la de “delitos de Incumplimiento de los deberes de funcionario público, cohecho pasivo agravado y transmisión de datos reservados. La fiscal Gisela Paoliceli dijo que si se llega a la instancia de juicio se pedirán penal muy altas porque el “tremendo daño que hizo Serjal” a la fiscalía.

Serjal nunca cobró de manos de Peiti, sino que fue el fiscal Ponce Asahad quien lo hacía. Según los fiscales, el jefe de los fiscales acordaba el monto del abono de la coima, que era de 5.000 dólares mensuales, aunque en una oportunidad le pidió 100.000 dólares para “ayudar” al empresario cuando la investigación judicial ya había avanzado.

Peiti empieza a estar en el radar de la pesquisa a partir de un mensaje que aparece en el teléfono de Maximiliano Díaz, el lugarteniente de Los Monos, que fue detenido por el ataque al casino de Rosario, en enero pasado. Ese mensaje se lo había reenviado Peiti, a quien a su vez se lo había remitido el secretario de la fiscalía Nelson Ugolini. En esa foto de un texto Ponce Asahad decía que iba a meter un comentario para operar a favor de dos soldaditos detenidos de la banda narcocriminal.

Leer más ► Por qué Los Monos quieren copar el negocio del juego clandestino

El 16 de junio, según la imputación Serjal concurrió al Organismo de Investigaciones, donde pudo observar un diagrama de la estructura criminal que se estaba siguiendo, una trama en la que figuraban el ex comisario Alejandro Torrisi, ex jefe de la Unidad Regional VI de Villa Constitución, quien fue detenido en la puerta de un casino ilegal con 150.000 pesos, y Peiti.

Al otro día Serjal regresó a esa oficina acompañado de Ponce Asahad. Miraron todo el esquema investigativo y señalaron que “Peiti era una víctima”.

El 30 de junio Ponce Asahad le avisó al empresario de la existencia de esa investigación en su contra y le advirtió que su teléfono estaba intervenido, por lo que le recomendó que destruyera el celular, que estaba siendo escuchado desde el 22 de junio. Por esa información le pidió 100.000 dólares “para evitar que prospere la investigación en su contra” y le dijo que él iba a quedar “como víctima”.

Dejá tu comentario