domingo 13 de junio de 2021
Política | Coronavirus | clases | Nicolás Trotta

Definen nuevas restricciones: ¿qué pasa con las clases presenciales en Santa Fe?

Este viernes, en el marco del Consejo Federal de Educación, los ministros de Educación de todo el país definirán la modalidad en la que se dará continuidad al ciclo lectivo en el marco de las restricciones por la segunda ola de coronavirus. En Santa Fe evalúan volver a la presencialidad en algunas zonas.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, junto con los titulares de las áreas educativas de todas las jurisdicciones del país, definirán este viernes cómo seguirán las clases en el marco de las restricciones por la segunda ola de coronavirus. Será en el marco de una nueva reunión del Consejo Federal de Educación (CFE). En Santa Fe, la ministra de Salud, Sonia Martorano, adelantó el sábado pasado que durante esta semana se evaluaría la presencialidad en las zonas con pocos o ningún caso de covid. Además, el ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, también lo confirmó en Aire de Santa Fe.

Este viernes vence el DNU presidencial que disponía que, en las regiones con alto riesgo epidemiológico y alarma sanitaria, las clases fueran bajo la virtualidad o a distancia. La última actualización del monitoreo epidemiológico realizado por Nación el 3 de junio, toma como zonas de alarma solamente a tres departamentos: La Capital, Rosario y San Lorenzo. Todos los demás están bajo la categoría de alto riesgo. Sin embargo, por la alta contagiosidad, en Santa Fe se definió la suspensión de las clases en todo el territorio.

Leer más ► Las clases presenciales continúan suspendidas en Santa Fe

En los anuncios del sábado, Martorano aclaró que durante esta semana se evaluaría la situación de las localidades rurales y pequeñas para su posible regreso progresivo a las clases presenciales. Sin embargo, este viernes Pusineri aclaró que la decisión aún no está tomada y que se evaluará en base a los criterios que establezca Nación. Desde Educación, también esperan directivas del gobierno nacional.

Escuela 440 Simón de Iriondo regreso a clases 9.jpeg
En los tres departamentos que Nación considera en alarma, La Capital, Rosario y San Lorenzo, las clases presenciales estaban suspendidas incluso desde antes del aislamiento estricto.

En los tres departamentos que Nación considera en alarma, La Capital, Rosario y San Lorenzo, las clases presenciales estaban suspendidas incluso desde antes del aislamiento estricto.

"Nuestra provincia siempre se preparó para la presencialidad", aclaró Pusineri esta mañana en el programa Creo de Aire de Santa Fe. Explicó que es una situación que necesita analizarse localidad por localidad y que esta alternativa se estudia cada semana.

El Ministerio de Educación aún no dio detalles sobre la continuidad o no de las clases. Lo cierto es que la última resolución sobre el tema es del sábado pasado y tiene vigencia hasta este viernes. Indica que las clases siguen suspendidas y que solo se permite la apertura de escuelas que tengan entrega de módulo alimentario. Mientras tanto, la educación debe continuar en la virtualidad o a la distancia.

Leer más ► La Provincia oficializó la suspensión de clases presenciales en Santa Fe, Rosario y Rafaela

En los tres departamentos de la provincia que están en alarma y las localidades de Rafaela, María Teresa y Villa Minetti, las clases presenciales están suspendidas desde antes del aislamiento estricto. Es decir, el gobierno provincial había dispuesto la suspensión desde el jueves 20 de mayo. En las demás jurisdicciones quedaron no se dictan desde el 22 de mayo.

Vacaciones de invierno

Otro de los puntos clave que deberá resolverse en el CFE es si se adelantan las vacaciones de invierno.

El ministro Trotta sostuvo que “todavía estamos lejos de la presencialidad absoluta” en las aulas, en el marco de la segunda ola de coronavirus que atraviesa el país.

Para el funcionario, el “desafío” para cuando se recupere la presencialidad en las escuelas es la de “abordar las instancias de compartir o sociabilizar que perdieron nuestros chicos, pero todavía estamos lejos de la presencialidad absoluta”.

“El impacto de la segunda ola fue sanitario, económico, social y también subjetivo. Ha tenido un costo subjetivo en nuestros chicos y adolescentes el hecho de restringir o poner mucho tiempos en suspenso las instancias de compartir y sociabilización”, sostuvo Trotta.

En ese sentido reconoció que “es un desafío para cuando recuperemos la presencialidad cómo abordamos esa realidad en nuestras aulas, acompañando a nuestros docentes para que sean ellos protagonistas de lo que debe ser ese dialogo con los estudiantes”.

Al ser consultado sobre si se cumplen los objetivos educativos, dijo que “depende de cada realidad, según lo que haya sido la priorización de la inversión”.