menu
search
Política Amba | Subsidios al transporte | Colectivos

A no ilusionarse: el dinero de la suba en los colectivos de Amba no viene al interior

"El acto de Justicia" no es tal, porque si bien porteños y el conurbano pagarán un poco más, nada de eso mejora la situación en el resto del país. Es decir, el aumento en el AMBA no tiene como fin auxiliar al transporte del interior.

El descongelamiento de las tarifas del transporte de pasajeros en el Área Metropolitana de Buenos Aires no cayó bien entre usuarios y medios periodísticos porteños porque significará un 40% de incremento de una vez. En el resto del país la noticia provocó cierto regocijo, casi se vivió como un “acto de justicia” por la fenomenal brecha que existe entre las tarifas de uno y otro lugar, pero sobre todo en el reparto de subsidios. Sin embargo, “el acto de Justicia” no es tal, porque si bien porteños y el conurbano pagarán un poco más, nada de eso mejora la situación en el resto del país. Es decir, el aumento en el Amba no tiene como fin auxiliar al transporte del interior, que sigue dependiendo de una ley que se debate en el Congreso o un aumento por decreto del Ejecutivo para llegar a fin de año.

El 1° de agosto los usuarios de colectivos de Amba pasarán a pagar 25 pesos, contra los 18 actuales en el boleto mínimo, aunque debe tenerse en cuenta que allí la tarifa se estructura con una combinación de cantidad de viajes y distancias recorridas. El viaje más largo costará 32 pesos. Un 40% es un incremento considerable para los trabajadores y trabajadoras que deberán ajustar sus estructuras de gastos en un contexto de alta inflación, pero en términos económicos esos 7 pesos apenas si alteran la enorme brecha con pasajeros de ciudades como Santa Fe y Rosario que pagan entre 200 y 300% más caro por subirse a un colectivo urbano.

Los usuarios de Ciudad de Buenos Aires y el conurbano tuvieron congeladas las tarifas de colectivos y trenes durante tres años a fuerza de mayores subsidios que, según los números que difundió el secretario de Transporte de Santa Fe, alcanzaron los 24.700 millones mensuales para el Amba contra 3.850 millones para todo el resto del país.

Leer más ► Pronóstico reservado para el proyecto de ley que incrementa los subsidios al transporte

La tarifa en el Amba era tan baja que aún con un 40% de aumento apenas ahorra el 3% de los subsidios: 750 millones por mes.

transporte caba.jpg
A pesar de que en las provincias y ciudades del interior el incremento “a los porteños” se celebró como un gol, no redundará en beneficio propio, como muchos creyeron.

A pesar de que en las provincias y ciudades del interior el incremento “a los porteños” se celebró como un gol, no redundará en beneficio propio, como muchos creyeron.

Y a pesar de que en las provincias y ciudades del interior el incremento “a los porteños” se celebró como un gol, no redundará en beneficio propio, como muchos creyeron.

“Hasta aquí es dinero que se ahorra el Estado nacional, porque no hay ninguna disposición o resolución que destine nuevos fondos para el interior. Quizás en el futuro pueda haberlos, pero dudo porque además son montos exiguos en relación con las partidas de las que estamos hablando”, le aclaró el secretario Osvaldo Miatello.

“Dicen que se van a ahorrar 750 millones. Lo más probable es que lo destinen a sostener el mismo sistema del Amba. No hay nada escrito que diga que esa plata viene para el transporte del interior”, dijo el funcionario.

Por el contrario, a pesar de que el financiamiento del servicio en el Amba se compone 90% de subsidios y 10% de tarifas, los concesionarios la semana pasada restringieron servicios en un centenar de líneas para presionar al gobierno por el impacto de la inflación en los costos y el atraso en el pago de los aportes. La medida quedó reflejada en largas colas de usuarios en las paradas.

En resumen, el aumento tarifario en el Amba después de tres años es una medida coyuntural para atender la situación de ese sistema, pero no implica un trasvasamiento de recursos o una alteración en la (des)proporción de subsidios que van al Amba (85%) y al resto del país (15%).

El interior, que por primera vez está haciendo fuerza en bloque a través de gobernadores e intendentes de las ciudades grandes, tiene sus fichas jugadas a conseguir la aprobación de una ley que le garantizaría 59.500 millones de subsidios en 2022. El proyecto tiene el empuje de los gobernadores y consiguió uno de los dictámenes necesarios para que la Cámara de Diputados le dé media sanción; sin embargo, no tiene el visto bueno de economía y entró a revisión de la ministra Silvina Batakis, comprometida con reducir el gasto, en especial en materia de subsidios, y cumplir las metas de déficit fiscal acordadas con el FMI.

La cifra garantizada hasta hoy por el Ejecutivo es de 38.000 millones de pesos. Esa cifra se fijó por decreto en junio pasado por la falta de Presupuesto nacional. Antes de octubre debería ampliar esa partida hasta los 46.000 millones, que fue el compromiso que tomó en su momento. Esa era la cifra negociada en el Congreso en diciembre pasado, pero la mayoría de las jurisdicciones descree que permita llegar al 31 de diciembre con los niveles de inflación que son sustancialmente más altos que los proyectos en aquel momento.

Leer más ► El intendente Emilio Jatón insiste con el reparto equitativo de los subsidios al transporte: "Estamos peleando por el federalismo"

Por lo pronto, la semana pasada ATAP y Cetramp, que son las dos cámaras que reúnen a las empresas de transporte de pasajeros interurbanas de Santa Fe, solicitaron aumentos de tarifas de entre 60 y 70%, a pesar de que las mismas ya tuvieron incrementos de 40% en lo que va del año. Aducen mayores costos y un retraso tarifario de arrastre del año pasado.

La política de subsidios

Hay un segundo nivel de discusión que pasa por la aplicación y controles de los subsidios en el interior del país. Sobre ese punto, el Amba corre con puntos a favor por el uso integrado de la Tarjeta Sube, cuestión que es dispar en el interior del país. Por ejemplo, la usa el transporte de Santa Fe ciudad, pero no el de Rosario, que desarrolló su propio sistema Movi hace muchos años.

comision de transporte.jpg
Queda como tarea pendiente –los diputados se comprometieron a iniciar el debate en las próximas semanas– un replanteo de fondo sobre la política subsidio del transporte de pasajeros.

Queda como tarea pendiente –los diputados se comprometieron a iniciar el debate en las próximas semanas– un replanteo de fondo sobre la política subsidio del transporte de pasajeros.

Los empresarios del Amba aducen que en parte del interior los susbidios se aplican de forma ineficiente y poco transparente por la no aplicación de la SUBE, que permite medir cantidad y flujos de pasajeros, horarios, beneficios sociales, entre otras variables, además de la combinación con sistema GPS que precisa los kilómetros recorridos por cada unidad y cantidad de servicios.

Queda como tarea pendiente –los diputados se comprometieron a iniciar el debate en las próximas semanas– un replanteo de fondo sobre la política subsidio del transporte de pasajeros y su distribución a partir de una mirada que algunos denominan “federal” y otros de “equidad”. Lo concreto es que el Estado tiene cada vez más dificultad para sostener un sistema que tiene características de financiamiento únicas en el mundo, pero no resuelve los problemas, y está bajo permanente cuestionamiento.

Leer más ► Osvaldo Miatello sobre los subsidios al transporte para AMBA: "Dos países distintos"

El tema quizás se cuele en la reunión que la Liga de Gobernadores tendrá este miércoles en Ciudad de Buenos Aires. Si bien la coyuntura inmediata se devora la agenda por la crisis financiera, la interna política, inflación, tensión con el sector agropecuario, restricciones para importación productiva, es probable que algunos gobernadores intenten sumar a la mesa la problemática de los subsidios, que es común a todas las grandes ciudades del país y provincias, ya sea para presionar al gobierno o coordinar una estrategia para seguir en el Congreso.