jueves 16 de julio de 2020
Policiales | Santa Fe | inseguridad | Justicia

Uno de los ladrones de la rotisería había salido de la cárcel 15 días antes

La fiscal Lucila Nuzzo dijo que el delincuente herido tenía antecedentes penales por robos reiterados y 15 días antes del hecho había salido de la cárcel en donde cumplía una pena por robo.

Un asalto a una rotisería del barrio Barranquitas terminó el sábado por la noche con uno de los delincuentes herido tras tirotearse con un policía y con una violenta entradera en la casa del propietario del comercio cuyas víctimas fueron dos niños de 14 y 10 años. En el programa Será Justicia que conduce Ignacio Mendoza en Aire de Santa Fe, la fiscal Lucila Nuzzo informó que el delincuente herido e imputado tenía antecedentes penales por delitos contra la propiedad y cumplía una condena por uno de ellos. Sin embargo, el joven había obtenido el beneficio de la libertad tan sólo 15 días antes de que ocurrieran el robo al local de comidas y el asalto en la casa del dueño.

El joven imputado por la fiscal tiene 21 años y se le atribuyó el delito de “robo calificado por el uso de arma de fuego". Se trata de Nahuel Maximiliano H., quien no recuerda cuándo nació ni tampoco su documento nacional de identidad.

Asalto a Rotisería 1.jpg
El robo ocurrió en una rotisería de Fray Cayetano Rodríguez al 3700 del barrio Barranquitas.

El robo ocurrió en una rotisería de Fray Cayetano Rodríguez al 3700 del barrio Barranquitas.

Nuzzo le atribuyó haber robado junto con otro hombre, cuya identidad aún no fue establecida, a dos clientes que se encontraban dentro del local gastronómico. A los mismos le robaron una billetera y dos teléfonos celulares para luego huir del lugar y no acatar la orden de un agente policial, que presta servicios en el Comando Radioeléctrico de Santa Fe, que se encontraba en la rotisería de civil.

En su imputación, la fiscal destacó que tanto Nahuel Maximiliano H. como su secuaz, efectuaron disparos de arma de fuego contra el policía por lo que se inició una persecución que terminó en Juan Díaz de Solís y Pasaje Cardona con el hoy imputado tirado en el suelo tras recibir dos balazos en el muslo y glúteo izquierdo.

Leer más ► Dos causas separadas investigan cómo fue el robo de una rotisería de barrio Barranquitas y la posterior venganza contra su dueño

Durante la audiencia, la representante del Ministerio Público de la Acusación aprovechó la oportunidad para imputar al joven de 21 años de “haber violado la cuarentena” el pasado 24 de mayo cuando transitaba Córdoba y Gaboto.

El próximo miércoles, a horario a definir por la Oficina de Gestión Judicial, se debatirá si el joven acusado del robo transita el proceso judicial que lo tiempo imputado bajo la medida cautelar de prisión preventiva.

Otra imputación tuvo lugar el sábado unos minutos después y en el banquillo de los acusados estuvo Miguel Marcelo N., un hombre de 29 años, que dijo trabajar en la Municipalidad de Santa Fe en la parte de mantenimiento y limpieza. El mismo fue formalmente imputado de haber ingresado a la casa del dueño de la rotisería, a la 1.30, junto con un menor de edad y otras tres personas más aún no identificadas.

Leer más ► Asalto a una rotisería terminó con un delincuente herido y una venganza contra el dueño del local

Tras romper el portón de ingreso se apoderaron ilegítimamente de dos televisores de 50 pulgadas, una garrafa de 10 kilos, una mochila y celulares. Además, golpearon salvajemente a dos hijos del dueño la rotisería y le dijeron “esto es porque tu papá mató a un pibe de Barranquitas”.

Por el caso, la fiscal imputó a Miguel Marcelo N. del delito de “robo calificado por ser en poblado y en banda y por la participación de un menor de edad” y también pidió que el próximo miércoles se discuta la prisión preventiva.

En relación a lo ocurrido en la vivienda del propietario, la fiscal aclaró este martes que se espera la declaración de los menores en Cámara Gesell para luego continuar con la investigación y "tener un panorama más claro".

El robo

La secuencia de delitos comenzó el sábado cerca de las 22, cuando dos delincuentes arribaron al local. A mano armada le robaron a clientes y luego huyeron. Sin embargo, un agente policial, que se encontraba de civil, advirtió la situación y dio la voz de alto. Poco les importó a los ladrones ya que continuaron su escape.

La huida de uno de los delincuentes concluyó en la cortada Perú y su intersección con Juan Díaz de Solís tras ser impactado por dos balazos en las zonas del glúteo y también del muslo izquierdo. El mismo quedó inmovilizado y fue aprehendido por agentes de la Policía de Acción Táctica (PAT) que le secuestraron de sus prendas un revolver color gris y un teléfono celular de las víctimas del robo a la rotisería.

El ladrón fue trasladado al hospital José María Cullen donde fue asistido y quedó a disposición de la fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, María Lucila Nuzzo, que dispuso que permanezca detenido. En tanto, el agente policial que disparó, fue identificado por la otra fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Ana Laura Gioria y luego quedó en libertad.

La tensa situación no concluyó en barrio Barranquitas. Es que a raíz de que el ladrón terminó herido, vecinos y allegados del mismo creyeron que había muerto por lo que se dirigieron hasta la casa del dueño de la rotisería ubicada en barrio San Pantaleón.

Según pudo saber Aire Digital, a la vivienda habrían llegado un total de cinco personas que tras romper el portón de ingreso golpearon a los hijos del dueño de la casa y después los encerraron en una habitación. Seguidamente, se robaron un televisor y dinero en efectivo.

Los gritos de los niños los escuchó su tía, que reside al lado de la casa, y llamó a la Central del 911 para informar la situación. Inmediatamente llegó al lugar personal policial que encontró in fraganti a dos delincuentes: uno menor de edad y el otro mayor. En el caso de este último, también quedó a disposición de la fiscal Nuzzo que dispuso que permanezca en calidad de detenido para la formación de una causa.