viernes 14 de enero de 2022
Policiales Los Monos | Rosario |

Un chico desaparecido, ataques a las estaciones de servicio y bombas molotov: el plan del líder de Los Monos para generar conmoción

El estado convulsionado que atraviesa la ciudad de Rosario durante los últimos días vuelve a tener como trasfondo el narcotráfico y la violencia en primera fila y como actor principal a "Guille" Cantero, actualmente preso en el penal de Marcos Paz.

Vanesa León llora sin consuelo en el pequeño comedor de su casa en el barrio Molino Blanco, en el sur de Rosario. La foto de su hijo Yahir está extendida sobre la mesa, como si fuera una estampita. También colgada en una de las paredes de su casa. Su hijo de 15 años está desaparecido desde el 23 de octubre. Fue a la casa de un amigo y nunca más se supo de él. Sospechan que los narcos lo mataron.

Hace dos semanas los parientes de Yahir recorrieron el cementerio de Villa Gobernador Gálvez. Buscaban el cuerpo incinerado del joven. Les habían llegado rumores que apuntaban que a Yahir lo habían matado y habían quemado su cuerpo que arrojaron en la parte de atrás del cementerio. “No encontramos nada. Solo había basura y animales muertos”, describió Vanesa, junto a su hermana, quienes encabezan la búsqueda del adolescente. Sospechan de los amigos de su hijo, ligados a la venta de drogas. “Fuimos a la fiscalía y nadie nos dice nada”, afirmó la mujer de 43 años, que junto a su hijo trabajaban para el municipio en el barrio Las Flores, donde realizaban trabajos de mantenimiento de una plaza. El caso lo tiene el fiscal Adrián Spelta.

“Vimos que después que desapareció los amigos de Yahir tenían puesta su ropa”, advirtió uno de los parientes del joven. La familia apunta a una banda de chicos, en su mayoría menores, ligada a Los Monos que está manejada por un tal Tavo y otro muchacho más grande apodado Culón, que salió hace poco de la cárcel.

El temor de la familia, después de tanto tiempo sin saber de Yahir, es que esté muerto, que haya sido fue asesinado por este grupo del barrio. “En el barrio la gente dice que lo mataron. Nosotros queremos encontrarlo. Estamos desesperados porque nadie nos ayuda. En la fiscalía nos atendieron pero no le dan importancia al caso”, afirmó Vanesa León.

jair león.jpg
Familiares de Jahir León en diálogo con AIRE.

Familiares de Jahir León en diálogo con AIRE.

Este miércoles la familia junto a otros vecinos tienen previsto cortar calle Ayacucho, cerca de Circunvalación, para reclamar justicia. “Si fuera un chico rico todos los estarían buscando”, argumentó su tía.

Un chico de 15 años desaparecido desde hace casi un mes, que vive en la extrema pobreza de Molino Blanco, en el sur de Rosario, no parece importarle a nadie en esa geografía atravesada por jóvenes cuyo destino más directo parece ser la de ser soldadito, empuñar un arma y salir a disparar a cambio de plata.

La otra escena del horror se dio en el barrio Triángulo de Rosario, una de las zonas de la ciudad más violentas. El lunes a la madrugada dos hombres, que se movían en una moto, entraron a una casa y lanzaron una bomba molotov contra una familia que estaba durmiendo. La molotov cayó cerca de donde estaba Víctor Leguizamón, que se prendió fuego. Las llamas lo cubrieron por completo. Su esposa Ramona trató de ayudarlo, pero el fuego y el combustible también la cubrió a ella. Un chico de 16 años, hijo de Víctor y Ramona, que dormía en la casa también fue alcanzado por el fuego.

Rosario casa incendiada.jpg
La casa donde delincuentes tiraron la bomba molotov que alcanzó a Leguizamón.

La casa donde delincuentes tiraron la bomba molotov que alcanzó a Leguizamón.

Leguizamón murió este martes como consecuencia de las heridas de gravedad que le provocaron las quemaduras de grado tres. Estaba internado en estado reservado y lo habían operado, pero no logró resistir el impacto de las llamas que cubrieron el 80 por ciento de su cuerpo. Su mujer y su hijo también están internados, pero se recuperan de las lesiones. La policía señala que la casa que sufrió el atentado funcionaba como un punto de venta de drogas.

Rosario vive conmocionada por la violencia, pero solo esa bronca se expresa en las calles cuando las víctimas salen de ese territorio hostil, donde la muerte es cotidiana, como pasó con el caso del arquitecto Joaquín Pérez.

Ese estado alterado de una ciudad no es casual. El fin de semana se produjeron seis homicidios y hace ocho días comenzaron a balear estaciones de servicio, en un plan de intimidación que únicamente tiene una explicación: la presión del líder de la banda de Los Monos Ariel Cantero, según admiten en el gobierno.

Leer más ► Cayó "Cara de Burro", buscado por homicidios y balaceras a estaciones de servicio en Rosario

Los investigadores están convencidos que detrás de la ola de disparos contra las estaciones de servicio está Guille, preso actualmente en el penal de Marcos Paz. Los ataques son contra los vidrios de los bares de las empresas que venden combustible. Hasta ahora en ningún caso se encontró un móvil definido, como sí ocurre en otros episodios, en los que aparecen mensajes en los que se reclama dinero. “Sólo se busca la intimidación pública”, afirmó la semana pasada la fiscal Valeria Haurigot.

Los investigadores están convencidos que detrás de la ola de disparos contra las estaciones de servicio está Guille, el líder de Los Monos

Una de las sospechas es que Cantero ordena estos ataques, a través de “amigos y amigas” que lo visitan los fines de semana en el penal de Marcos Paz, donde ahora tendría más controlados sus movimientos para usar teléfonos, como ocurrió a fines de agosto pasado, cuando le secuestraron en un par de allanamientos dos aparatos fijos dentro de su calabozo.

A la par de los ataques a las estaciones de servicio, se perpetraron el fin de semana pasado seis homicidios, lo que elevó a 204 la cifra de asesinatos en lo que va de este año. A eso se sumó los ataques vandálicos de los barras de Newell’s y de Rosario Central, hinchadas que domina también el líder de Los Monos. Tras la decapitación de una estatua de Isaac Newell’s, fundador del club, arrojaron bombas molotov a dos sedes de Rosario Central, la del cruce Alberdi y la de calle Mitre al 800, en pleno centro rosarino.

La información que manejan en el gobierno es que los que realizan los ataques contra las estaciones de servicio cambian en cada hecho, algo similar a lo que ocurrió en 2018 con los atentados a los edificios judiciales y residencias de magistrados. Cantero fue condenado a 22 años por siete “balaceras” contra esos blancos de la justicia.

Alberto Nicolás Martínez, un sicario que trabaja para quien le pague mejor, está sospechado de participar en el primer ataque a balazos, de acuerdo a la información del Ministerio de Seguridad, que se produjo el martes de la semana pasada contra un local de Axion, que se encuentra ubicada en San Martín y Saavedra, en la zona sur de esta ciudad. La sospecha es que este sicario fue contratado por Cantero.

cara de burro para web.jpg
A Martínez le dicen

A Martínez le dicen "Cara de Burro" y fue detenido esta semana por detectives de la Agencia de Investigación Criminal.

Daniel Giribone, dueño de esta empresa y expresidente de la cámara que agrupa a las estaciones de servicio, afirmó desde un primer momento que no tenía ningún sentido el ataque a balazos que rompió los vidrios del bar del local.

A partir de ese momento se sucedieron cinco hechos más, a pesar del refuerzo de la seguridad que dispuso el gobierno. En el ataque se realizó este martes a la madrugada en el local Dale Gas había un efectivo policía que realizaba custodia por estos episodios, pero nada pudo hacer –según manifestaron desde la Policía de Santa Fe- ante la rapidez de los atacantes que dispararon desde una moto y huyeron.

Las investigaciones condujeron a Martínez, como posible autor del primer episodio de la saga. Este joven apodado Cara de Burro fue detenido en un departamento de Sánchez de Thompson al 100, en una zona de edificios Fonavi, llamada Parque del Mercado.

Cuando los efectivos de la Agencia de Investigación Criminal entraron a la casa, Martínez estrelló el celular contra el piso y trató de averiar el chip. En el lugar se encontraron bolsas con cocaína preparadas para vender, que estaba escondida en un depósito en el baño. Allí también había otros celulares. Martínez tenía pedido de captura por tres crímenes.

Está acusado de crímenes en torno al negocio del narcomenudeo y la pelea entre bandas. Uno de ellos es el de Ramona Luque, que fue acribillada en mayo pasado. Esta mujer era pariente de Brisa Amaral, condenada a 3 años de prisión por integrar una asociación ilicita liderada por René Ungaro y fue testigo del crimen de Jonhatan Funes en el 2018.