martes 7 de abril de 2020
Policiales | coronavirus |

Tras los disturbios en Las Flores, tres presos terminaron con serias lesiones visuales

Todos perdieron un ojo e incluso uno sufrió una fractura en el cráneo tras una revuelta que se originó en el pabellón N°5 la Unidad Penitenciaria N°2.

Tres presos que se encuentran alojados en la Unidad Penitenciaria N° 2 de Las Flores terminaron este miércoles con serias lesiones en su visión luego de haber recibido postas de goma por parte del personal penitenciario que realizó tareas disuasivas para culminar con una nueva revuelta dentro del penal, el cual entre el lunes y martes registró cuatro muertes a raíz de un motín.

Se trata de tres reclusos (identificados como Maximiliano G.; Kevin B.; Ramón B.) que se encuentran guarecidos en el pabellón N°5 y que tras una serie de disturbios, originados a raíz de que la población carcelaria pidió nuevamente que cumpla con el protocolo para prevenir la circulación del coronavirus, resultaron lesionados por el accionar de los uniformados penitenciarios.

Las Flores 6.jpg
Móvil policial y familiares de los reclusos- Penal de Las Flores

Móvil policial y familiares de los reclusos- Penal de Las Flores

Leer másTerminaron los disturbios en la cárcel de Las Flores y se normalizó la situación

Los internos fueron trasladados al hospital José María Cullen, cerca de las 12.40, y rápidamente fueron asistidos por un especialista que tras tomar intervención notó que los tres presos habían perdido la vista de su ojo derecho. En tanto, el médico de guardia también detectó que uno de los internos también presentó una fractura en la zona del cráneo.

La tensa situación que se vivió este miércoles en la cárcel de Las Flores ocurrió un día después de que la jueza penal, Susana Luna, ordenó a las autoridades del Servicio Penitenciario que lleven a cabo una serie de medidas sanitarias que la pandemia no logre cruzar los muros.

Leer másCinco presos muertos en los motines por medidas contra el coronavirus en las cárceles

Dichas medidas se basaron en reforzar las partidas de alimentos destinadas a las personas privadas de su libertad; que los reclusos como así también los agentes penitenciarios se tomen la temperatura corporal de manera frecuente; y que el propio Servicio Penitenciario brinde los elementos de higiene necesarios al menos tres veces por semana.

Temas