lunes 28 de septiembre de 2020
Policiales | Santa Fe |

Tras estar doce años prófugo, cayó el principal sospechoso por el crimen de Erica López

Ocurrió en 2007 cuando la víctima festejaba el año nuevo en barrio Brigadier López. Desde entonces, el principal acusado nunca había podido ser localizado. El pasado 4 de diciembre fue indagado y ahora la Justicia debe definir su situación procesal.

A doce años del crimen de Erica López, ocurrido en una vivienda del barrio Brigadier López, la causa que investigó el asesinato sumó un capítulo central: Juan Carlos Moyano, expareja de López y principal acusado del hecho, fue detenido recientemente y se encuentra a la espera de que la Justicia provincial defina su situación procesal.

El mismo estuvo doce años prófugo y nunca pudo ser localizado hasta el pasado 26 de noviembre, tras presentarse en el Juzgado de Conclusión de Causas, a cargo del juez Darío Sánchez, con el fin de que la causa prescriba por el paso del tiempo. Sin embargo, terminó tras las rejas luego de que los fiscales del caso, Mariela Jiménez y Roberto Apullán, agravaran la figura penal por la que tenía pedido de captura y provocaran así que la causa no prescriba.

El pasado 4 de diciembre fue llevado a tribunales e indagado ante el juez Sánchez, quien deberá resolver en los próximos días si dicta el procesamiento para Moyano, tras haber sido acusado por la Fiscalía como el autor del crimen de López, o si resuelve sobreseerlo o decretar la falta de mérito. Esta última medida fue la que adoptó doce años atrás el exjuez de instrucción, Julio César Costa, para otros dos coimputados que tuvo el caso.

Doce años de impunidad

El caso se retrotrae al 1 de enero del 2007, cuando Erica López se encontraba en plenos festejos del año nuevo en su casa de Contreras al 8500 del barrio Brigadier López. Cerca de las 3.50, un grupo de hombres, según consta en la causa, ingresaron a la vivienda y en medio de una revuelta uno sacó un arma y con un disparo hirió a López en el pecho por lo que el deceso fue inmediato.

mariela jimenez 1.jpg
Mariela Jimenez, la fiscal que lleva adelante el caso.

Mariela Jimenez, la fiscal que lleva adelante el caso.

Desde ese entonces, la investigación apuntó de lleno a Moyano como el autor de aquel disparo y en razón de ello, la Justicia emitió un pedido de captura para el mismo pero la detención nunca logró concretarse hasta este año, cuando el principal acusado dio señales de vida y buscó desvincularse del caso.

Laberinto judicial

Por la reciente detención, se llevó a cabo este viernes en la sala 1 de tribunales una acalorada audiencia de habeas corpus, en la que el abogado de Moyano, Claudio Torres Del Sel, solicitó que su defendido sea liberado luego de sostener que los plazos de detención se encuentran vencidos.

El planteo del letrado penalista, fue argumentado en que el juez Sánchez nunca le informó a Moyano que podía optar por ser juzgado en el viejo sistema residual de causas -escrito- o por el que se encuentra en vigencia que es oral y acusatorio.

Tal argumento fue en razón de que la jueza Sandra Valenti, con posterioridad, convocó un día al hoy acusado para informarle que podía optar por el sistema viejo o nuevo, razón por la cual el acusado optó el juicio oral. Pese a ello, Moyano con posterioridad fue llamado a indagatoria.

El pedido fue completamente rechazado por los fiscales Jiménez y Apullán que dieron otra versión de la situación procesal de Moyano y además remarcaron que el acusado estuvo prófugo durante doce años por lo que el juez Jorge Pegassano hizo lugar al pedido y dio por desestimado el habeas corpus presentado por Torres Del Sel.

Estrategia

Tras concluir la audiencia, la fiscal Jiménez habló con Aire Digital y recordó que por el caso hubo otras personas involucradas pero que terminaron siendo beneficiadas por una falta de merito. "La Fiscalía considera que existe la posibilidad de analizarlo de otra manera y habrá que rever la situación", explicó.

De igual manera, la presunta participación de más personas llevó a que la Fiscalía configure una nueva calificación jurídica para acusar a Moyano -la de homicidio con el concurso premeditado de más de tres personas agravado por el uso de arma de fuego- y así elevar la pena a prisión perpetua en caso de una condena. Dicha elevación de la pena posibilitó que el plazo de prescripción no sea de 12 años sino de 15 años.

Temas

Dejá tu comentario