jueves 20 de enero de 2022
Policiales Santo Tomé | Crimen |

Sospechan de la exnovia: el trasfondo que rodea el crimen de un joven en Santo Tomé

Todo indica que a Ayrton Díaz lo mató su expareja en septiembre pasado. Aseguran que le enviaba mensajes diciendo que si no estaba con ella, no estaría con nadie. Este sábado, la imputada de 19 años quedó en prisión preventiva.

La jueza penal Susana Luna ordenó este sábado que Lourdes Zeniquel (19), la única detenida que tiene la causa que investiga el crimen de Ayrton Díaz, ocurrido en septiembre en Santo Tomé, permanezca detenida en un establecimiento del Servicio Penitenciario con prisión preventiva. La medida fue dispuesta luego de una audiencia que tuvo lugar en tribunales y en donde no solo se detalló cómo fue el asesinato del muchacho de 22 años sino también que fue expuesto el contexto en el que la víctima vivía: permanentemente acosado y amenazado por su exnovia.

Las evidencias del caso fueron expuestas por la fiscal Ana Laura Gioria, que imputó a Zeniquel haber matado a su expareja en el interior de una vivienda de Ituzaingó al 4700 del barrio Adelina, por lo que encuadró el caso como un “homicidio calificado por el vínculo”.

Por su parte, la defensa de Zeniquel, a cargo de la defensora pública Mónica Ileana Echaniz, rechazó los cargos endilgados por la Fiscalía tras sostener que los elementos recolectados a lo largo de la investigación no pudieron acreditar que su asistida haya sido quien estuvo en la casa de Díaz en donde ocurrió el crimen.

homicidio santoto.jpg
Ayrton Díaz fue encontrado en el comedor de su casa desnudo y sobre un charco de sangre.

Ayrton Díaz fue encontrado en el comedor de su casa desnudo y sobre un charco de sangre.

La jueza Luna, sin embargo, descartó los planteos de la defensora oficial y acreditó, por lo menos en esta instancia de la investigación, que las pruebas que tiene la causa conducen a Zeniquel como la autora material del asesinato. “Todas las secuencias narrativas la colocan a Lourdes Zeniquel en el lugar”, dijo la magistrada. “Lourdes no pudo explicar que hacía ahí”, agregó.

Las manchas de sangre

Entre las evidencias que la fiscal Gioria resaltó durante la audiencia, la que mayor peso tuvo fue una prueba de ADN que conectó a la imputada con el hecho. Se trata de un cotejo una muestra de sangre que fue encontrada en una bicicleta que estaba en la casa de Zeniquel, la cual fue allanada cuatro días después del homicidio de Díaz.

En esa bicicleta, los miembros de la AIC detectaron que el pedal izquierdo tenías rastros compatibles con sangre por lo que tomaron muestras y luego las cotejaron con la sangre de la víctima. El resultado confirmó en un cien por ciento que dichos rastros eran de la víctima.

Leer más ► Una joven de 19 años fue detenida en Sauce Viejo por el homicidio de su exnovio

Según indicó la fiscal, el crimen sucedió entre las 12 de la noche y las 3 de la madrugada del 25 de septiembre. El mismo fue cometido con un elemento corto punzante que fue asestado en la zona derecha del cuello. Producto de ese ataque, Díaz quedó tirado boca arriba en la zona del comedor de la vivienda, la cual tuvo un principio de incendio tras el homicidio.

El cadáver fue trasladado a la morgue judicial en donde el Cuerpo Médico Forense determinó también que Díaz presentaba una lesión en la zona del ante brazo izquierdo por lo que se evidencia que trató de defenderse. En tanto, el examen detectó que el cuerpo llegó a la autopsia sin sangre.

De las evidencias que posicionaron a Zeniquel en la vivienda de Díaz se desprende que distintos vecinos de la zona dijeron haberla visto pasar por la zona y a bordo de una bicicleta color claro. Esos dichos se potenciaron aún más cuando los investigadores encontraron el registro de una cámara privada de una vivienda que pudo captar cuando una mujer, de fisonomía grande (compatible con la acusada) pasó por Roverano al 2400 a las 2.23, muy cerca de la casa en donde ocurrió el asesinato.

Una mujer violenta

En la audiencia de este sábado se ventiló además que el móvil del crimen tiene un trasfondo vinculado a constantes actos de violencia y acoso que ejerció la imputada con la víctima. Es que ambos mantuvieron una relación de cuatro años de pareja, pero unas semanas antes al crimen, Díaz cortó relación.

Esa situación, según indicaron testigos que declararon durante la investigación, hizo que Zeniquel comenzara a realizar un permanente acoso contra Díaz. De hecho, en reiteradas oportunidades se presentaba en su casa y lo agredía.

“Ella le mandaba (mensajes) que si no estaba con ella no iba a estar con nadie”, declaró al respecto un amigo de la víctima que forma parte del legajo judicial que encabeza la fiscal Gioria. “Ella amenazaba con matarlo si la dejaba”, explicó otra testigo que también prestó declaración. “Lo golpeaba siempre”, agregó otro testigo.

Tal era el acoso que hacía la mujer que, en base a lo que dijeron otras personas, se develó en la audiencia que Zeniquel constantemente le mandaba mensaje a los compañeros de trabajo de Díaz para confirmar si su pareja se había presentado a trabajar.