sábado 23 de enero de 2021
Policiales | robo | barrio Sur |

Robo en barrio Sur: entraron rompiendo la puerta a patadas, les taparon el rostro y a la mujer embarazada le ataron las manos

Anoche cerca de las 23, el matrimonio junto a su hijo de 4 años estaban mirando televisión cuando tres ladrones rompieron la puerta a patadas y entraron. A la mujer embarazada le ataron las manos, a su esposo le taparon el rostro con una toalla. Se llevaron algo de dinero, un bolso y celulares.

Anoche cerca de las 23, una familia estaba mirando televisión en su casa ubicada en Corrientes 3000 -pleno barrio Sur- cuando fueron víctimas de robo. Tres ladrones entraron rompiendo la puerta a patadas. Al propietario de la casa le taparon la cara con toallas, a la esposa embarazada la sentaron en una silla y a ambos les ataron las manos. Buscaban dólares, no encontraron y se llevaron celulares, un bolso y algo de dinero en efectivo.

Leer más►Pedro Gómez Cello: detuvieron a un hombre por el cuantioso robo de colmenas

"Sentimos patadas en la puerta, voy a ver que pasaba, me tiraron al suelo y entraron. Un hombre grande me tiró al suelo, me taparon la cara, ya no pude ver", relató el dueño de casa al móvil de Bruno Ballesteros por Aire de Santa Fe.

En esta zona se produjo el violento robo

Embed

La esposa del entrevistado -embarazada de 8 meses- vio que entraban los ladrones y se tiró al piso con su hijo de 4 años que fue testigo de todo lo que pasaba. "Me hicieron sentar en la silla, uno me preguntó si quería agua. Buscaban dólares, nos decían que cómo no teníamos con semejante casa. Le entregué lo poco que tenía en la cartera que era para la obra social. Uno de los ladrones revolvió mi pieza, la pieza de los chicos, sacaron todas las cosas del baño. Nos ataron las manos y nos pusieron toallas en la cabeza para que no los miremos a la cara. Yo rezaba para que se fueran rápido pero esos minutos fueron eternos", contó la entrevistada.

Al bolso que la mujer tenía preparado para el parto previsto para el 15 de diciembre se lo llevaron. "Me dejaron la ropa, tiraron toda la ropa del bebé de la cómoda, el nene de 4 años le contó todo a los policías. Lo que menos importa es lo material pero te da bronca que no podamos vivir tranquilos".

A uno de los ladrones, el dueño de casa lo vio el día anterior. Estaba en el barrio preguntando por una familia. Ninguno de los tres tenía armas de fuego, pero portaban un destornillador. Los rostros de los delincuentes estaban cubiertos con barbijos.