menu
search
Policiales Pablo Escobar | Narcotráfico | Los Monos

"Pablo Escobar", un financista poderoso y un juez: una trama de drogas, dinero e impunidad

De un lado de la trama, los narcotraficantes. Del otro, los financistas que se dedican a lavar el dinero de la droga. En el medio, las miradas que comienzan a posarse sobre determinados nombres de la Justicia.

geLas historias se entrelazan con una densidad diferente, pero tienen un mismo nudo. En un extremo de la trama aparece un joven que se hace llamar “Pablo Escobar” y vende drogas, algo que parece obvio con ese apodo. La cocaína la provee la banda de Los Monos. En la otra punta, figura un financista poderoso, como Gustavo Shanahan, que está preso en un edificio top frente al río. En su financiera la renta del narcotráfico se transforma en “dólares blue”. Y en el medio aparece el juez federal Marcelo Bailaque, que rechazó allanar al financista, procesado por narcotráfico y operador del puerto de Rosario desde hacía una década.

La trama podría empezar por Ariel Fisher. Su nombre real no tiene nada que ver con su apodo: “Pablo Escobar”. Su admiración por el famoso narco llegó a tal grado que en su perfil de Whatsapp puso la foto del hombre que hizo temblar Colombia en los años '90, y un texto breve sacado de un meme que circuló el año pasado: “Haga su plata como quiera, que nadie va ir a su casa a preguntarle qué le falta”.

Rosario operativo Cuevas Blancas.jpg
El dinero narco se lava en cuevas financieras de Rosario y de otros puntos del país.

El dinero narco se lava en cuevas financieras de Rosario y de otros puntos del país.

Ese apodo marcaba también una contradicción en la forma de actuar en el mundo narco que tenía Fisher, porque se molestaba cuando le hablaban al teléfono, aunque se hacía llamar "Pablo Escobar". Quería que le escribieran por Whatsapp, para poder borrar los mensajes, ante la posibilidad de que su celular estuviese intervenido, una sospecha que era una realidad.

Al menos, eso le decía a su jefe José Araya, conocido como Sapo, que era una terminal de Los Monos en Arroyo Seco, a 22 kilómetros de Rosario, donde se movía a sus anchas con la cobertura del excomisario Juan Basualdo, un hombre que tiene vínculos históricos con los Cantero. En la investigación contra los Monos se detectó en 2013 que Basualdo había “comprado” una de las mansiones en Funes de Ramón Machuca, hermanastro de Ariel Cantero. En realidad, era un testaferro de "Monchi", quien está preso actualmente.

Droga en Arroyo Seco y San Nicolás

"Pablo Escobar" era el encargado de vender la droga que le aportaban Los Monos en Arroyo Seco y San Nicolás. Esas localidades del sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires estaban en manos de Araya y de Fisher. Y quien los abastecía era Sandra Calegari, una mujer que durante los últimos meses ganó peso en la rama de Los Monos que conduce Celestina Contrera, la madre de Guille Cantero, que actualmente también está presa como su hijo.

Fisher era un hombre con pasado en el mundo narco. En plena pandemia, el 15 de mayo de 2020 la Prefectura Naval lo detuvo en San Nicolás por tráfico de estupefacientes. A los prefectos les llamó la atención la escasa modestia de Fisher a quien lo llamaban “El Patrón”. "Pablo Escobar" no sólo tenía vínculos con la policía santafesina a través de Basualdo sino también en la bonaerense. Por ese motivo la fuerza que lo detuvo en ese momento fue Prefectura. Y en los 30 allanamientos que se hicieron el jueves pasado en Rosario, Arroyo Seco y San Nicolás intervino la Policía Federal. Las desconfianzas eran profundas.

La AIC realizó allanamientos contra el narcotráfico en Rosario.
Una imagen común en la ciudad de Rosario, atravesada por el narcotráfico y la muerte.

Una imagen común en la ciudad de Rosario, atravesada por el narcotráfico y la muerte.

"Pablo Escobar" había vuelto al ruedo tras salir en libertad el año pasado. Con el "Sapo" Araya recibían cocaína de la banda de Los Monos para vender en las localidades cercanas a Rosario. Junto a "Pablo Escobar" operaba también un hombre cercano a Araya, que es un pastor evangélico de la zona de nombre Javier Llanes, cuya propiedad fue allanada el jueves, pero el religioso se encontraba en un pueblo del interior de Chaco. El pastor está acusado de guardar dinero a los narcos. Su pareja dijo que los policías incautaron 300.000 pesos en ese domicilio, pero explicó que el dinero era un ahorro que había generado el pastor para arreglar una camioneta Fiat Toro que se había averiado. Llanes tuvo su minuto de fama cuando se viralizó un video machista en el que trataba de “desubicadas” a las mujeres que “no preparan el hogar para recibir a sus maridos”.

"Pablo Escobar", el excomisario y el Sapo tenían vínculos con Sandra Calegari en el negocio de la droga, según la investigación que llevó adelante la Procuraduría de Narcocriminalidad y el fiscal Javier Arzubi Calvo en coordinación con los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery.

Calegari, el otro engranaje de esta organización, no solo vendía cocaína al por mayor, sino que también se encargaba de dar órdenes desde la cárcel para convertir la renta de los búnkeres en la zona en "dólares blue".

La cueva donde compraba los "verdes"

El lugar donde Calegari compraba los “verdes” era en una financiera que pertenece a Gustavo Shanahan, extitular de Terminal Puerto Rosario, procesado por narcotráfico desde el año pasado, cuando se detectó que había cambiado más de 32 millones de pesos al narco Julio Rodríguez Granthon.

En el medio de los 30 allanamientos que pidieron los fiscales ocurrió algo particular. El juez federal Marcelo Bailaque rechazó que los agentes de la Policía Federal irrumpieran en la mutual de Shanahan, por lo que la orden para allanar ese lugar se originó en el MPA.

Marcelo Bailaque.jpg
Otra vez, el juez federal Marcelo Bailaque en la mira.

Otra vez, el juez federal Marcelo Bailaque en la mira.

En la investigación había surgido que Calegari cuando estaba en libertad, antes de que le secuestraran el año pasado dos kilos de cocaína, cambiaba dólares en la financiera ubicada en España 889, de Shanahan. Según fuentes de la investigación, Bailaque rechazó que se allanara la financiera. Consideró que se abriera una causa separada por lavado de dinero, que no tuviera contacto con el operativo que se centró en los vendedores, entre ellos, "Pablo Escobar", que al lado de Shanahan es un “perejil”, de acuerdo a la visión de las fuentes.

En la mutual la policía secuestró 6.790.000 pesos y 30.900 dólares sin registración de respaldo. Uno de los intermediarios de la financiera, Eduardo Márquez, será imputado por lavado de dinero. El nombre de Márquez figuraba en un teléfono que le allanaron a Shanahan el año pasado en la causa en la que se descubrió que en España al 800 cambiaba dólares un soldadito del peruano Rodríguez Granthon. Márquez era el que se comunicaba ahora con Calegari, una alfil en crecimiento de la banda de Los Monos, que buscaba lo mismo, hacerse de dólares para comprar cocaína y que la inflación no perforara el valor de los pesos que se recaudaban en los búnkeres.

Dejá tu comentario