menu
search
Policiales abuso sexual |

"No lo puedo perdonar": el duro relato de la mujer golpeada y abusada por su pareja en barrio Los Hornos

La jueza Rosana Carrara dispuso la prisión preventiva a Jorge Alberto Ríos, imputado por abuso sexual y tentativa de abuso. Las víctimas manifestaron temor y solicitaron que el hombre permanezca detenido.

Un hombre de 29 años identificado como Jorge Alberto Ríos quedó en prisión preventiva este martes en el marco de una causa en la que se investiga un violento ataque sexual a dos mujeres de 21 y 23 años en barrio Los Hornos, el sábado por la madrugada. La medida fue dictada por la jueza Rosana Carrara en una audiencia realizada este martes en la sala 1 de los tribunales santafesinos.

El hecho es investigado por el fiscal Matías Broggi, de la Unidad Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual; en tanto, Ríos fue asistido por la defensora pública Virginia Segado quien solicitó medidas alternativas a la prisión preventiva.

Antes del desarrollo de la audiencia declararon las dos mujeres víctimas de los ataques endilgados a Ríos: su pareja y su cuñada. Las dos manifestaron temor por lo sucedido, y una de ellas remarcó que "no importa que sea el padre de mis hijos, no le puedo perdonar lo que hizo”. Además, pidieron que al imputado “le den lo que tengan que darle -por la pena- pero que no quede libre".

carrara.jpg
La jueza Rosana Carrara dio por acreditados los hechos atribuidos y dictó la prisión preventiva del imputado

La jueza Rosana Carrara dio por acreditados los hechos atribuidos y dictó la prisión preventiva del imputado

Gritos en la madrugada: el relato de una noche de terror

El fiscal explicó que la investigación comenzó el 21 de enero cerca de las 2 de la mañana, tras una gran cantidad de llamados al 911 que solicitaban presencia policial en la zona. Los llamados alertaban que escuchaban golpes y a una mujer que gritaba y pedía ayuda; otros llamados daban cuenta que un hombre corría desnudo por la calle, que era golpeado por otros hombres y que había atacado a una mujer.

Cuando el personal policial llegó a la intersección de Zavalla y Ricardo Aldao se encontró con un grupo de vecinos y con un hombre desnudo arriba del techo de un auto, quien se arrojó contra los policías. El sospechoso fue reducido y aprehendido, mientras los testigos señalaban la dirección donde había sucedido el ataque. Allí pudieron entrevistar a una de las víctimas, la pareja del sospechoso, quien relató el ataque a ella y a su hermana y dijo que Ríos "estaba irreconocible". El mismo relato realizó en medicina legal y en la comisaría de la mujer cuando radicó la denuncia.

La mujer sostuvo que el hombre llegó a la casa cerca de las 2 de la mañana, que ella estaba durmiendo y que el hombre la despertó “a sopapos” mientras le recriminaba que “tenía otro”. Luego, comenzó a propinarle golpes de puños en el rostro y en el cuerpo, la tomó de los cabellos y la arrastró hasta el patio donde la violó. Luego, saltó el tejido, le pegó una patada a la puerta de la casa de la hermana y también golpeó a su cuñada, mientras le decía “te voy a matar” y también intentó abusarla.

Para entonces, los gritos de la mujer ya habían alertado a los vecinos que se hicieron presentes en el lugar. El imputado huyó corriendo mientras un grupo de personas lo perseguía. En tanto, las mujeres fueron asistidas por los vecinos hasta que llegó su padre y el personal policial, y fueron a radicar la denuncia. El fiscal Broggi imputó a Ríos como autor de los delitos de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de su pareja, y tentativa de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de su cuñada.

Embed

Víctimas vulnerables

La jueza dio por acreditados los hechos atribuidos a Ríos, así como también la necesidad de garantizar el proceso manteniendo la privación de la libertad del sospechoso. Carrara destacó la amplitud probatoria que establece la ley para erradicar la violencia contra las mujeres al momento de investigar delitos de violencia de género.

Las dos mujeres declararon antes del desarrollo de la audiencia y remarcaron manifestar temor por lo sucedido, y pidieron que al imputado “le den lo que tengan que darle -por la pena- pero que no quede libre”. Ríos tiene tres hijos en común con una de las víctimas, resultado de una relación de pareja de 9 años: “no importa que sea el padre de mis hijos, no le puedo perdonar lo que hizo”, sostuvo la mujer ante la jueza.

En la causa consta que en marzo de 2017 la joven ya había radicado una denuncia por lesiones contra Ríos, pero luego no quiso instar la acción penal. Al momento de declarar en el marco de la presente causa, la joven advirtió que ya la había golpeado anteriormente, y que era la primera vez que la sometía sexualmente.

broggi.jpg
Los abusos son investigados por el fiscal de la Unidad Especial Gefas, Matías Broggi

Los abusos son investigados por el fiscal de la Unidad Especial Gefas, Matías Broggi

“No le voy a mentir, le pegué pero no la violé”

Finalmente, el imputado pidió declarar en la audiencia, y admitió haber golpeado a la mujer. “La cagué a palos, no le voy a mentir”, fueron sus textuales palabras, sin embargo, negó haber abusado de ella. El hombre sostuvo que mantuvo relaciones sexuales consentidas con la mujer, y que luego comenzó a golpear la heladera y un espejo.

En cuanto a la agresión a su cuñada, sostuvo que entró a la casa, si bien no explicó con qué finalidad, y que ella lo atacó con un cuchillo y le rasguño la cara. Tras esta declaración, la defensora intentó cuestionar la imputación de abuso sexual y remarcó que puede tratarse de un hecho de lesiones en contexto de violencia de género, cuya pena es menor que la de un abuso sexual, y solicitó medidas alternativas a la prisión preventiva.

Al momento de resolver, la jueza Carrara entendió acreditados los hechos, destacó que se trata de dos víctimas vulnerables, que incluso ya se había desistido en una causa anterior. Consideró que la única manera de garantizar el proceso judicial y preservar la seguridad de las víctimas es dictar la prisión preventiva del hombre imputado.

Temas