domingo 26 de junio de 2022
Policiales |

Mataron a cuchillazos a un preso alojado en la cárcel de Coronda

Estaba condenado por un homicidio en ocasión de robo en un caso que se tramitó en la Justicia de Rafaela. Un fiscal abrió una investigación para tratar de establecer cómo fue el crimen.

Un preso alojado en la cárcel de Coronda, ubicada a 40 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, fue asesinado el miércoles por la noche en un suceso que por estas horas es investigado por policías de la Agencia de Investigación Criminal y personal de Asuntos Internos del Servicio Penitenciario.

El recluso muerto fue identificado como Lucas Amarillo, de 21 años, quien se encontraba detenido en el Pabellón 7 (evangelista), en donde purgaba una condena de 25 años de prisión por un homicidio ocurrido en la ciudad de Rafaela, en departamento Castellanos.

Fuentes policiales revelaron a AIRE, que el asesinato ocurrió cerca de las 22.30 cuando Amarillo ingresó a una celda. En ese momento, fue abordado por un grupo por lo menos tres presos, que le asestaron una serie de puñaladas y luego se retiraron, mientras que la víctima caminó unos pasos hasta desvanecerse. Según trascendió, el muchacho presentaba tres puntazos en su cuerpo, uno de ellos, a la altura del corazón.

cárcel de coronda tanque de agua _9x16.jpg
Coronda, la Unidad Penitenciaria donde ocurrió el suceso.   

Coronda, la Unidad Penitenciaria donde ocurrió el suceso.

El caso fue informado al fiscal del departamento San Jerónimo, Marcelo Nessier, quien dispuso que el cadáver sea trasladado a la Morgue Judicial de Santa Fe para su posterior examen de autopsia ante el Cuerpo Médico Forense. En tanto, ordenó relevar las cámaras instaladas en el pabellón, como así también la toma de entrevistas testimoniales y secuestros de libros de seguridad.

Sobre el recientemente fallecido Amarillo recae haber sido condenado en diciembre del 2021 a la pena de 25 años de prisión por el crimen de Héctor Mario Jesús Bongiovani cometido en una vivienda de Rafaela. Tal homicidio, sucedió minutos antes de la 1 de la madrugada del martes 23 de junio del 2020 y tuvo lugar en una casa ubicada en Marini al 500, donde la víctima vivía junto a su grupo familiar.

El caso fue investigado por el fiscal rafaelino, Javier Bottero que en su momento imputó a Amarillo llegar a esa vivienda junto a dos adolescentes. Entró al inmueble tras cruzar una reja y forzar la puerta de entrada y cuando Bongiovani advirtió la presencia del atacante y le preguntó qué estaba haciendo en la vivienda. Seguidamente, y a modo de respuesta, Amarillo lo apuñaló varias veces con un cuchillo hasta causarle la muerte.