sábado 8 de enero de 2022
Policiales Los Monos | Narcotráfico | Claudio Airel Cantero

Los Monos hicieron una megafiesta para 200 personas con fuegos artificiales y cotillón con la figura del Pájaro Cantero

Las celebraciones por el aniversario del nacimiento del líder narco comenzaron el jueves pasado y terminaron el sábado con una fiesta en la cancha de fútbol donde está pintado un mural de Claudio Ariel Cantero. Hubo un espectáculo de fuegos artificiales que duró más de 25 minutos.

Dos ciudades parecen vivir y sufrir dentro de una. Una que está aterrorizada por los ataques “narcoterroristas” a balazos, como definen algunos legisladores, y otra que celebra el nacimiento de uno de los líderes de Los Monos, como Claudio Ariel Cantero, conocido como Pájaro, que fue asesinado el 26 de mayo de 2013, una muerte que encendió un raid de venganzas en Rosario y agitó la llamada “guerra narco”, propiciada por la ayuda de un sector de la policía.

Desde el jueves a las 0 horas comenzaron las celebraciones y la liturgia pagana que terminaron el sábado a la noche en la cancha de fútbol donde hay un mural del rostro de Pájaro con fuegos artificiales, un espectáculo que duró más de 25 minutos para un selecto grupo de unas 200 personas que se reunieron a recordar al líder narco en el barrio La Granada, donde nacieron los miembros de este clan narco.

En el campo de juego construido por la familia hace más de una década, que tiene una buena iluminación artificial, y al que han venido a jugar futbolistas como Ángel Correa y Ever Banega, se montaron dos mesas largas donde estaba sentado el núcleo duro de la familia, entre ellas, Lorena Verdún, expareja de Pájaro Cantero, que fue condenada en 2019 a cinco años de prisión por el Tribunal Oral Federal Nº2, pero no está presa porque el fallo aún no está firme. Verdún agradeció a los vecinos por “el amor” que le brindan a la familia cada vez que se recuerda a Pájaro.

guille cantero allanamientos 3.jpg
El viernes pasado, Gendarmería allanó varios domicilios vinculados a los referentes de Los Monos por orden de la Justicia.

El viernes pasado, Gendarmería allanó varios domicilios vinculados a los referentes de Los Monos por orden de la Justicia.

En el fondo del predio había una barra de tragos y dos choperas con barriles de cerveza. Los vasos que se repartían tenían estampado el rostro de Claudio Cantero con la inscripción Pájaro. Era una especie de souvenir para los vecinos y familiares que asistieron.

Los autos de alta gama estacionados a un costado mostraban que no sólo había en la fiesta habitantes de ese barrio pobre y postergado, como es La Granada, que se gestó durante el Mundial 78 cuando la dictadura acarreó hacia esa zona, que en ese momento era suburbana, y la selló con un murallón que persistió durante décadas y configuró un gueto de la zona sur.

Embed

El catering era similar a un cumpleaños, que incluyó pizza, sándwiches y picadas, que se distribuía en las otras mesas donde no estaban los más allegados a Los Monos, sino vecinos del barrio, muchos de ellos atraídos por el espectáculo con fuegos artificiales que se realizó antes de la medianoche porque el clima se estaba por descomponer.

Otro de los asistentes a la celebración fueron los padres de Guille Cantero, a quienes dos días antes Gendarmería había allanado sus casas pero no los habían encontrado. En realidad se trató de allanamientos sin orden de detención, aunque por las dudas no estaban en el momento en que los efectivos rompieron las puertas.

Ariel Cantero, de 62 años, conocido como El Viejo, vestía un jean azul y una remera negra. Se quedó unos minutos y después se fue del evento. Cantero, el histórico líder de la banda, está en libertad condicional desde el año pasado, luego de que se acortara su condena a seis años beneficiado por haber terminado la escuela primaria en el penal de Piñero.

Su expareja Celestina Contreras, condenada a 10 años de prisión, también estuvo en la fiesta para recordar a su hijo Pájaro, a quien la noche anterior que lo mataron le planchó una camisa para ir al boliche Infinity Night, que está en Villa Gobernador Gálvez. La Cele, como le dicen a la madre de los Cantero, sigue viviendo en el barrio La Granada, donde el viernes irrumpieron los gendarmes. Su casa de dos plantas posee vidrios blindados.